Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Una aburrida campaña electoral “Suiza no es el país de las grandes ideas”

 Foto de terreno con carteles pol´ticos

En Suiza, hay menos unidad dentro de los partidos políticos que en otros países y pocas personalidades son conocidas a nivel nacional debido al federalismo y al multilingüismo.

(Keystone / Walter Bieri)

Suiza entra en la recta final de la campaña para las elecciones legislativas del 20 de octubre. Pero, ¿dónde está la fiebre electoral que suscita debates en otros países? Las elecciones a la suiza parecen aburridas. La culpa es de la democracia directa, explica el politólogo Sean Müller.

A pesar de las huelgas y las manifestaciones por el clima o la igualdad de género, los grandes temas del momento no logran imponerse en el debate político en Suiza. Mientras que la migración y el asilo han dominado a menudo las campañas electorales, este año nada ha sido capaz de desencadenar algún fuego cruzado entre partidos políticos. Una monotonía que no sorprende al investigador del Instituto de Ciencias Políticas de la Universidad de Berna, Sean Müller.

swissinfo.ch: Aunque uno podría imaginar una fuerte disputa entre partidos en torno al clima o la cuestión de la igualdad de género, ningún tema logra animar la campaña electoral. ¿Por qué?

Sean Müller: Este año no hay ningún tema impactante en el que las partes se vean obligadas a adoptar una postura, como ocurrió con la “crisis de los refugiados” en 2015 o el accidente nuclear de Fukushima en 2011. Los temas de actualidad -clima, igualdad o sistema de salud- no son problemáticas totalmente nuevas, vinculadas a una crisis repentina. Los partidos pueden evitar plantearlos incluso si, paradójicamente, afectan a más personas que la “crisis de los refugiados”. Las dos últimas campañas electorales animadas fueron más bien la excepción, la opaca campaña de este año es la regla.

swissinfo.ch: ¿Le va demasiado bien al país?

S.M.: No es solamente eso. Ya le iba bien hace cuatro u ocho años: no hubo una crisis económica importante, ni huelgas ni bloqueos políticos como en otros países. Tal vez son las mentalidades las que van demasiado bien. Estamos acostumbrados a la “corriente normal”, y todos trabajan juntos. Los propios partidos tienen ambiciones modestas. La UDC quiere mantener su cuota electoral del 29%. Los más audaces son los Verdes, que esperan un aumento de cuatro o cinco escaños, pero eso no es nada en el total de 200 del Consejo Nacional [cámara baja del Parlamento]. Si los partidos no tienen objetivos ambiciosos, ¿cómo puede apasionarse el público por la campaña?

Sean Müller es politólogo del Instituto de Ciencias Políticas de la Universidad de Berna. Sus investigaciones se centran principalmente en el federalismo y la democracia directa.

(ldd)

swissinfo.ch: ¿Por qué son más llamativas las campañas electorales en otros países?

S.M.: Porque en Suiza tenemos democracia directa. Cuatro veces al año, los partidos pueden debatir sobre temas concretos, durante las votaciones federales. Tienen muchas oportunidades para explicar sus posiciones y los ciudadanos las conocen. Las elecciones son un poco aburridas, porque escuchamos los mismos argumentos de nuevo, a menos que haya un nuevo acontecimiento. En los países vecinos, son principalmente las elecciones las que permiten a los partidos adoptar una posición sobre diferentes cuestiones.

“Si los partidos no tienen objetivos ambiciosos, ¿cómo puede apasionarse el público por la campaña?”

Fin de la cita

swissinfo.ch: ¿Podemos deducir de eso que las campañas aburridas son inherentes al sistema político suizo?

S.M.: Sí, los partidos en Suiza son menos importantes que en los países que nos rodean. Como votamos sobre casi todo, no tienen el monopolio de la agenda política ni la última palabra, que pertenece al pueblo o a los cantones. Además, el federalismo y el multilingüismo son un obstáculo para los partidos. Idealmente, un partido debe tener un solo mensaje y estar representado por una o dos personas conocidas en todo el país. Aquí no hay figuras políticas conocidas en todas las regiones lingüísticas, excepto Christoph Blocher, de la Unión Democrática del Centro [UDC / derecha conservadora]. Algunas secciones cantonales de los partidos también están un poco más a la derecha o a la izquierda que a nivel nacional. En los países vecinos, los partidos son más profesionales, disciplinados y coherentes.

swissinfo.ch: La política de consenso en Suiza mata el debate político de alguna manera......

Por un lado, sí, pero por otro, también permite que los partidos suizos sean más ideológicos que en los países vecinos. Nuestro Partido Socialista [PS] está más a la izquierda que el alemán, mientras que la UDC está mucho más cerca de la Alternativa para Alemania [AfD / extrema derecha] que los conservadores. En Suiza los partidos pueden ser extremos porque nunca pueden lograr todo lo que dicen, sino que tienen que transigir con muchos otros actores.

“En Suiza los partidos pueden ser extremos porque nunca pueden lograr todo lo que dicen”

Fin de la cita

Hay menos unidad dentro de los partidos suizos y, por lo tanto, menos personalidades fuertes que puedan animar una campaña. La ventaja es que nuestro sistema favorece la diversidad, dando a los diferentes personajes la oportunidad de seguir una carrera en la política y hablar de sus temas.

swissinfo.ch: ¿Una campaña aburrida anuncia una legislatura sin muchos avances?

Suiza sigue siendo un país conservador. No es el país de las revoluciones o de las grandes ideas. Eso depende de quien gane. Siempre es posible que los Verdes ganen más de tres o cuatro escaños. Los partidos de derecha tampoco se mantienen estáticos en sus posiciones; han mostrado una apertura a las cuestiones sociales, como el matrimonio para todos. Las elecciones también supondrán un cambio de generación y de representantes de las regiones lingüísticas. Sin embargo, estos son solamente detalles. La próxima legislatura no permite presagiar ningún cambio importante.

En Suiza, el cambio es muy lento, pero cuando se toma una decisión, es aceptada por casi todos, porque todos han podido participar en el proceso.

Un cantón que prohíbe los carteles electorales

Ruedi Eberle es señalado por infringir las reglas de la campaña. El reproche a ese candidato de la Unión Democrática del Centro (UDC / derecha conservadora) al Consejo Nacional (cámara baja) en Appenzell Rodas Interiores: Puso carteles. Una acción que parece bastante normal para alguien que aspira a ser elegido al Parlamento, pero no en ese cantón.

En efecto, los partidos y asociaciones de Appenzell Rodas Interiores acuerdan en principio evitar exhibirse. Se supone que los 16 000 habitantes del cantón conocen a las personas que quieren tener una curul en Berna. Esta regla fue reconfirmada para la campaña federal del 20 de octubre en la última Landsgemeinde.

(Fuente: Keystone-ats)

Fin del recuadro


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes