Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Una joya oriental en la Universidad de Friburgo

Por , Friburgo


Manuscritos hebreos, cristianos y musulmanes enriquecen las colecciones del Museo Bible + Orient.

Manuscritos hebreos, cristianos y musulmanes enriquecen las colecciones del Museo Bible + Orient.

El espacio en el museo Bible + Orient es limitado, pero guarda un verdadero tesoro conformado por 15.000 objetos del antiguo Oriente Próximo.

Las piezas albergadas en este espacio perteneciente a la Universidad de Friburgo reúnen las raíces de tres religiones monoteístas y el museo promueve el diálogo entre ellas.

Se trata de uno de los pinacotecas más pequeñas de Suiza, pero esto no mina en absoluto su riqueza. El valor de las piezas únicas que conforman sus colecciones ronda los 8 millones de francos suizos.

Por el momento, solo una pequeña parte de ellas es exhibida en las vitrinas dispuestas en el vestíbulo del edificio histórico de la Universidad de Friburgo, sede del Instituto de Estudios Bíblicos.

El museo espera mudarse algún día a una decena de metros de su sede actual para instalarse en la Torre Henri, vestigio de fortificaciones medievales de la ciudad. Pero por ahora Bible + Orient se contenta con su exposición permanente constituida por una serie de elegantes vitrinas y por las exposiciones temporales dispuestas en los corredores del instituto. Además de ello, sus tesoros viajan por caminos diversos en Suiza y el extranjero para compartir sus exposiciones itinerantes.

La visita de swissinfo.ch por el museo es conducida por Thomas Staubli, profesor de Antiguo Testamento y director del museo, e inicia con los ‘1001 amuletos’ de la exposición homónima.

Delicadeza de formas y magia de colores que son un deleite para las miradas que descubren los amuletos turquesa venidos del antiguo Egipto, o collares también antiguos que se juraría son la inspiración de muchos de los diseñadores de joyería contemporánea.

Esta exposición comprende también un importante acervo de sellos planos y cilíndricos, de escarabajos egipcios, así como de amuletos encontrados en Palestina cuya antigüedad se estima en al menos  3.700 años. Otros más, hallados en Irán y Siria, datan de entre 5.000 y 6.000 años antes de Cristo.

55 siglos de continuidad

Desde que se recorre la primera vitrina, llama la atención el evidente lazo que existe entre los amuletos antiguos y aquellos que podrían considerarse los ‘amuletos’ contemporáneos. Un velo antiguo se halla decorado con amuletos y monedas que llevan el nombre de Dios, y se encuentra dispuesto al lado de una caja de placebos médicos.

Creer en el poder de los amuletos para proteger el cuerpo y para devolver la confianza no es una vieja y olvidada tradición, sino una constante que ha atravesado 55 siglos de historia, desde el Egipto de los faraones, o el Oriente y Mesopotamia, hasta nuestros días.

“Las tres piedras que ornamentan el lado izquierdo de este velo protegen a la mujer de los males que no alcanza a ver y las monedas fortalecen dicha protección debido a que portan el nombre de Dios”, explica Thomas Staubli.

“En nuestras sociedades, los amuletos de protección se conservan pero bajo formas muy distintas. Nosotros los llamamos, por ejemplo, medicamentos placebo. Ha sido ampliamente probado que los placebos surten efecto sobre los pacientes que los consumen si están convencidos de que se trata de un medicamento real. Y éste es exactamente el papel que juegan los amuletos tradicionales”.

La herencia de Canaán

Tras la exposición temporal, visitamos el corazón del museo: el pequeño vestíbulo cuyas vitrinas alumbradas y cajones que exhiben colecciones que se apilan a granel. Dichas piezas se dividen en cuatro categorías: Egipto antiguo, Oriente Próximo, mundo helénico y manuscritos.

Así, ejemplares de la Torá, la Biblia o el Corán conviven con deidades del panteón egipcio, encarnadas en formas humanas y animales, que invitan al visitante a descubrir las historias que están detrás de estos testigos de una región del mundo a la que “el museo desea honrar”.

“Casi nunca hablamos de la cultura de Canaán que se desarrolló entre Mesopotamia y el Nilo”, refiere Thomas Staubli.  “Se trata de una civilización magnífica que produjo cosas de las que aún nos beneficiamos como el alfabeto o la domesticación de animales como la cabra, el carnero o el burro”.

“Nosotros estudiamos la Biblia en su contexto, y no solamente como un texto sagrado que cayó del cielo”, agrega el director del museo.

Lazo vertical

En opinión de Thomas Staubli existe un lazo vertical que une a cristianos, musulmanes y judíos, y también a las tres religiones con respecto a la herencia de Canaán.


“Por lazo vertical debemos entender una historia y memoria comunes, aun cuando cada cultura posee una memoria propia. Es importante no olvidar las heridas que las religiones han sufrido. Ya que nosotros nos acordamos de algunas cosas pero olvidamos otras”, dice.

“El judaísmo, por ejemplo, es la madre del cristianismo, pero nosotros, los cristianos, hemos rechazado violentamente a los judíos”, explica el profesor. “Y el antisemitismo en el cristianismo se manifestó con todos sus horrores hasta el siglo XX, para terminar en experiencias como la de Auschwitz, lo que deja claro que dichos recuerdos y relaciones deben ser corregidos”.

Por ello, puntualiza con esperanza, “deseamos que este museo ayude a cambiar la visión de sus visitantes sobre Oriente Próximo”.

colecciones

El Museo Bible + Orient dispone de la tercera colección más importante del mundo en materia de amuletos y escarabajos, solo antecedida por el Museo del Cairo y el londinense British Museum.

Asimismo, cuenta con 9.000 piezas que la Universidad de Friburgo adquirió en 1991 con apoyo financiero del Gobierno suizo.

Entre las piezas más destacadas figura la más bella colección suiza de sellos planos y cilíndricos, un donativo privado que recibió la Universidad de Friburgo. Muchas otras piezas que se exhiben en este espacio se derivan también de donativos privados.

Desde 2005, el Museo Bible + Orient es miembro de la Asociación Suiza de Museos. Financiado directamente por mecenas privados recibe cada año 10.000 francos suizos del presupuesto perteneciente a la Universidad de Friburgo.

Y Canaán es la denominación antigua que recibe la región de Oriente Próximo ubicada entre el Mediterráneo y el río Jordán. En el presente comprende los territorios de Israel, la Franja de Gaza y Cisjordania, así como parte de Siria, Líbano y Jordania.

Fin del recuadro

ideas directrices

Simplicidad. En los territorios en los que fue escrita la Biblia, las civilizaciones poseían complicados sistemas de escritura que fueron reducidos posteriormente a un alfabeto que sobrevive hasta nuestros días.

Originalidad. En un mundo tendiente a lo virtual, el museo muestra un acervo de 15.000 piezas únicas y originales provenientes del antiguo Oriente Próximo.

Memoria. Las raíces de Oriente Próximo son frecuentemente rechazadas por nuestra cultura europea. Pero incluso al norte de los Alpes, los hombres y mujeres aprendieron a leer y escribir gracias a la Biblia.

Investigación. Los temas de exposición del museo se basan en el estado actual de conocimiento que se tiene sobre las ciencias bíblicas, y de arqueología e historia del arte.

Ecumenismo. El museo favorece el diálogo interreligioso. Y llama al ecumenismo vertical capaz de enlazar a los cristianos y los musulmanes con el judaísmo, a través de la herencia que tienen de Canaán.

Fuente: Sitio web del Museo Bible + Orient

Fin del recuadro


(Traducción: Andrea Ornelas), swissinfo.ch


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×