Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Joseph Blatter


Una trayectoria profesional forjada en el ejército


Por Paula Dupraz-Dobias


 Otros idiomas: 3  Idiomas: 3
Noviembre de 1966: Joseph Blatter, coronel del Ejército suizo. Muchos de los contactos clave del presidente de la FIFA se remontan a esta época. (Keystone)

Noviembre de 1966: Joseph Blatter, coronel del Ejército suizo. Muchos de los contactos clave del presidente de la FIFA se remontan a esta época.

(Keystone)

Al frente de la FIFA desde 1998, Joseph Blatter es conocido por la astucia con la que conduce los destinos del organismo rector del fútbol mundial con sede en Zúrich. Sin embargo, pocos conocen su trayectoria como coronel en el ejército de milicias suizo.

Un escenario inédito. Blatter se presenta para un quinto mandato consecutivo como presidente de la FIFA, en una contienda en la que inicialmente se enfrentaba a otros tres candidatos: Michael Van Praag, jefe de la Asociación Holandesa de Fútbol; Luis Figo, antigua estrella portuguesa del balompié, y Ali Bin Al-Hussein, príncipe jordano y vicepresidente de la FIFA.

El panorama cambió la semana pasada, cuando Figo y Van Praag decidieron no competir por el máximo cargo de la FIFA. El primero argumentó que se trata de un proceso poco transparente y antidemocrático. El segundo simplemente pidió a sus seguidores que apoyaran a Al-Hussein.

Blatter es un hombre controvertido y su gestión al frente de la FIFA ha estado marcada desde el inicio por las críticas. La palabra ‘peligro’ ha sido una constante en su vida desde el lejano periodo en el que fue coronel de una unidad del Ejército durante la Guerra Fría.

El suizo Bruno Affentranger, autor de la biografía ‘Sepp - König der Fussballwelt’ (Sepp – El rey del mundo de fútbol), publicada en 2007, afirma que Blatter (de 79 años) es muy disciplinado y gran parte de sus habilidades directivas las ha adquirido a lo largo de su trayectoria profesional”, dice.

No obstante, reconoce que si “hay una lección que aprendió bien fue a sospechar siempre, a mantenerse en guardia las 24 horas del día, a ser precavido”.

Defensas de la Guerra Fría

La carrera militar de Blatter se desarrolló durante la Guerra Fría desde mediados de los años 50 hasta los 80. En aquel periodo, el Ejército de milicias suizo entrenaba a alrededor del 10% de la población (unas 625 000 personas en 1961). Tras la reforma validada en referéndum en 2003, este número se reducirá a 100 000 personas para el año 2020.

Los suizos que recibieron formación militar después de la Segunda Guerra Mundial fueron preparados para enfrentar una posible invasión de la Unión Soviética que, al menos en la teoría, habría buscado apoderarse de rutas estratégicas de transporte en los Alpes. Esto explica que Suiza pusiera en marcha un complejo sistema de caminos y puentes minados y que decidiera construir búnkeres alpinos. Asimismo, contra la tradición de neutralidad característica de Suiza, los soldados helvéticos eran entrenados para pelear junto con las fuerzas “azules” (consideradas “amigas”) y contra los enemigos “rojos”.

En alguna ocasión, hablando sobre un escándalo que salpicó a la FIFA en 2002, Blatter expresó a Affentranger: “Nosotros construimos muros y mantenemos guardia las 24 horas del día para controlar qué hacen nuestros enemigos. Los vemos llegar tan pronto se aproximaban, lo que nos permite actuar y no solo reaccionar”.

Blatter se refería a un episodio en el que Michel Zen-Rufinnen, uno de los directivos de la FIFA, fue investigado por malos manejos financieros.

Affentranger expresó abiertamente a Blatter que le sorprendían las alegorías militares que utilizó para hablar sobre este periodo difícil, a lo que el presidente de la FIFA simplemente respondió: “Es lo que aprendí en el ejército”.

La citada tormenta derivó en un informe condenatorio, según el cual Zen-Ruffinen había causado pérdidas a la FIFA por 500 millones de dólares por mala gestión, clientelismo y corrupción, y tras el cual fue destituido. Blatter, sin embargo, fue exonerado de cualquier tipo de sospecha.

La partida de Zen-Ruffinen, por cierto, coincidió con un periodo de elecciones para renovar la Secretaría General de la FIFA. Pese a las turbulencias, Blatter recibió toda clase de apoyos. Por ejemplo, Lennart Johansson, presidente de la UEFA (órgano rector del fútbol europeo) y exrival suyo para encabezar la propia FIFA en 1998, le mostró un respaldo absoluto.

La red del coronel Blatter

En la época de coronel en la Unidad de Suministros del ejército, Blatter era responsable de unos 3.000 elementos.

Antonie Tschopp, un excompañero de clase de Sierre (cantón Valais), recuerda que era muy popular en su unidad, que por cierto, estaba conformada sobre todo por oriundos del Valais.

Tschopp mantiene una sólida amistad con Blatter desde la adolescencia y asegura que durante su paso por el ejército era reconocido como un “oficial de primera, un hombre con capacidad de motivación y un gran sentido del humor”.

“Para ascender en el ejército necesitas mostrar cualidades. Blatter tenía un gran carisma, sin el cual jamás hubiera llegado a ser coronel”, sostiene Tschopp.

Los hombres con ambiciones profesionales de la época sabían que ascender en el ejército equivalía a ganarse una plaza en las llamadas redes de viejos amigos, donde se tejían relaciones y lealtades para el futuro. “Uno podía después estar sentado en su oficina y necesitar contratar a gente. Primero, pensarías en alguien de tu red de viejos conocidos, especialmente en los del ejército”, explica Affentranger.

En el caso de Blatter, “muchas de las relaciones que hoy tiene se remontan a aquella época. Suele aprovechar todos los contactos disponibles”.

Cabe recordar que antes de incorporarse en 1975 a la FIFA, Blatter trabajó en la Oficina de Turismo del Valais y fue director de Relaciones Públicas de la compañía relojera Longines, donde negoció lucrativos contratos con organismos deportivos, una habilidad que le fue útil en los años posteriores. Y su carrera en la gestión deportiva comenzó en su cantón natal al ser nombrado secretario general de la Federación Suiza de Hockey sobre Hielo.

Y tras abandonar el ejército, Blatter creó una asociación para antiguos miembros de su regimiento que tenía como lema “Todo lo que merece la pena, merece la pena hacerlo bien” y un grupo de exalumnos de la escuela secundaria de Sierre, en la que estudió.

A cargo del regimiento

Affentranger recuerda que, en términos estrictamente jerárquicos, el regimiento de suministros no era precisamente “el nivel más alto en el ejército”.

En aquel tiempo, su función consistía en administrar provisiones como la comida, las municiones, o los vehículos del ejército. Algunos miembros del comando al que pertenecía Blatter fueron consultados por swissinfo.ch, pero declinaron ser entrevistados por razones de privacidad.

“Este regimiento tenía que servir a los otros. No es precisamente la posición de la que disfruta realmente Blatter”.

Según su biógrafo, pocos regimientos eran tan grandes como el de suministros. Y para ser coronel, “Blatter tuvo que mostrar ambición y habilidades”.

Este tipo de regimientos quedaron totalmente eliminados en la reforma Ejército XXI.

En la FIFA, al igual que en su etapa militar, Blatter suele estar “perfectamente preparado” y rodearse de un equipo que le ayuda a afrontar grandes desafíos. Así, en vísperas de la elección de este 29 de mayo (que la FIFA prevé celebrar, pese a la detención de varios de sus directivos), Blatter ha intentado protegerse en todos los frentes, como consultar regularmente un equipo médico para probar que goza de buena salud.

Primera línea

El mes pasado, Blatter rechazó participar en un debate televisivo con el resto de los candidatos a la presidencia de la FIFA con el argumento de que su manifiesto electoral son los 40 años y los cuatro mandatos presidenciales que ha concluido en esta federación.

Para los rivales de Blatter, la FIFA necesita un cambio radical tras años de sospechas de corrupción, como las que rodean designación de Catar para albergar el Mundial de 2022. Pese a ello, muchos expertos estiman que Blatter sigue siendo el líder indiscutible en esta carrera y el desistimiento de Luis Figo y Michael Van Praag lo confirma.

Para el biógrafo de Blatter, mucho más interesante que un quinto mandato al frente de la FIFA será “lo que sucederá en los días y meses posteriores a la votación; conocer cómo se organizará esta federación para poner en marcha nuevas ideas. Estoy seguro de que incorporará ideas del holandés y la energía de Figo”.

Affentranger destaca las habilidades tácticas del presidente de la FIFA y da por hecho que “no habrá ninguna sorpresa. Blatter conoce muy bien a sus contrincantes. Está preparado. Estoy seguro de que lo sabe todo, incluyendo el número de votos que va a recibir".

La oficina de prensa de la FIFA no respondió a la solicitud de swissinfo.ch para entrevistar a Blatter y conocer de primera mano su opinión sobre la inminente elección.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×