Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Mientras Suiza se prepara para dar a conocer la campaña nacional de vacunación contra el virus de la gripe A/H1N1, las opiniones están divididas en torno a si las vacunaciones masivas son realmente necesarias.

El Gobierno presenta sus planes de prevención este viernes (30.10) junto a la Comisión Federal de Vacunaciones, la Federación de Médicos Suizos (FMH) y 'Swissmedic', la autoridad de control de medicamentos.

Se espera que 'Swissmedic' dé el visto bueno a la autorización de dos vacunas que han sido supervisadas en laboratorios de Suiza. Los detalles adicionales de la campaña de vacunación se han mantenido hasta ahora en secreto.

Sin reparar en las posibles consecuencias, un doctor ha declarado que no va a tomar parte de la campaña. Pascal Büchler, un médico de familia de Yverdon-les-Bains y miembro de Infovaccine, un grupo de doctores que realizan un campaña de concienciación en torno a los efectos de las vacunas, expone que la de la A/H1N1 no se ha probado de forma suficiente y que se está aplicando demasiado pronto.

"Se trata de una vacuna producida muy rápidamente. No conocemos su efectividad y si es inocua o no", explicó a swissinfo.ch.

Büchler subrayó que la Agencia Europea del Medicamento autorizó que las vacunas salieran a la venta bajo "circunstancias excepcionales" –como las actuales que contempla la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la fase seis de alerta de pandemia. La agencia señala que los ensayos clínicos de las vacunas contra el virus A/H1N1 se han limitado a los adultos y a gente anciana, mientras que los efectos a largo plazo todavía se desconocen.

Respecto a los efectos a largo plazo y los efectos secundarios poco claros, 'Swissmedic' ha lanzado una página web donde se publicarán los resultados de las vacunas y se seguirán sus efectos de manera continuada. "El problema es que no se va a vacunar sólo a unas pocas personas para observar después si se producen algunos efectos secundarios nocivos," según Büchler.

"Si vacunamos a unas 2.000 o 3.000 personas podemos parar rápidamente si descubrimos efectos secundarios serios en estas personas. Si vacunamos a 10 millones de personas de inmediato, las consecuencias podrían ser dramáticas". Büchler añade: "Personalmente me niego a administrar esta vacuna. Pienso que va contra la primera norma de la medicina que es la de no causar daño."

¿Ingrediente esencial?

Suiza encargó 13 millones de dosis de vacunas a las farmacéuticas GlaxoSmithKline y Novartis.

Hasta ahora las autoridades sanitarias han recomendado las vacunación sólo a los grupos de riesgo: trabajadores de sanidad, mujeres embarazadas, enfermos crónicos a partir de seis meses de edad y gente anciana con enfermedades graves.

La campaña suiza se produce después de la vacunación en masa realizada en los Estados Unidos y Gran Bretaña. El sábado pasado, el presidente Barack Obama declaró el brote de gripe A/H1N1 como una emergencia nacional, permitiendo a los hospitales contar con salas de emergencia externas para acelerar el tratamiento. Unas 1.000 personas han muerto por el virus en los Estados Unidos.

Gran Bretaña lanzó su campaña de vacunación nacional la semana pasada. Es el país europeo más afectado con cerca de 53.000 nuevos casos detectados en los último días. En Suiza se han producido hasta ahora en torno a los 1.400 casos, uno grave pero ningún fallecimiento.

Antes de la campaña, los medios de comunicación suizos han reflejado las preocupaciones surgidas respecto a la seguridad de las vacunas surgidas por la urgencias con las que han sido desarrolladas. Entre los aspectos destacados está el uso de los adyuvantes, compuestos químicos que liberan un ingrediente activo de la vacuna para aumentar la respuesta inmunológica del cuerpo humano.

La vacunas europeas de la gripe usan frecuentemente adyuvantes, pero no hay datos suficientes sobre su grado de seguridad en grupos que incluyen niños y mujeres embarazadas. En los Estados Unidos, todavía no se han probado ni autorizado vacunas de gripe estacional con adyuvantes.

"Desagradable pero benigno"

Pietro Vernazza, director médico del hospital cantonal de San Gall, probó en su propio cuerpo una vacuna con el adyuvante AS03 que le produjo dolor en el brazo y le hizo pasó una mala noche.

"Las actuales o las inminentes vacunas disponibles han conseguido producir una excelente respuesta inmunológica, para este fin se precisa un buen adyuvante", dijo.

"Por supuesto, se pueden usar sólo más virus y obtener una respuesta inmunológica más fuerte, pero no se puede producir una buena respuesta inmunológica sin ningún efecto secundario, esto es, sin estimulación inmunológica".

Claire-Anne Siegrist, presidenta de la Comisión Federal de Vacunaciones, señaló a swissinfo.ch que "es normal que la gente tenga preguntas y preocupaciones porque es todo muy nuevo. Hace seis meses, estas personas no sabían qué era un adyuvante y ahora temen que éste sea más peligroso que la gripe".

Siegrist recordó que los estudios realizados con los adyuvante durante el último año y con el virus de la gripe A en verano han mostrado efectos secundarios de hinchazones y dolores musculares en los puntos de inyección, o en los peores casos, dolores de cabeza, fatigas y fiebre.

"Es desagradable pero benigno comparado con los riesgos de las complicaciones de la gripe en grupos de riesgo", explicó, además de añadir que pensaba que la vacuna era también segura para mujeres embarazadas y bebés. "Si mi hija estuviera embarazada ahora o tuviera nietos con problemas de salud, no dudaría en pedirles que tomaran la vacuna con el adyuvante MF59".

Jessica Dacey, swissinfo.ch
(Adaptación: Iván Turmo)

PROTECCIÓN

Evite el acercamiento con personas que tengan fiebre y tos o parezcan enfermas.

Lávese las manos con agua y jabón, con frecuencia y a fondo.

Practique hábitos de higiene de la salud incluidas suficientes horas de sueño, alimentación nutritiva y actividad física.

VIRUS A/H1N1

Suiza ha pedido 13 millones de dosis de vacunas frente a la gripe A.

La Oficina Federal de Salud Pública informó que hasta dos millones de suizos podrían contraer el virus A/H1N1 y que unas 400.000 personas podrían consultar a su médico con relación a gripes sospechosas. Unas 1.000 personas podrían ser hospitalizadas y de éstas, 150 personas necesitarían tratamiento de cuidados intensivos.

Adultos y niños que estén seriamente enfermos de la gripe A/H1N1 o en riesgo elevado de complicaciones, deben ser tratados con antivirales como Tamiflu, advirtió la OMS. Pero la gente sana que presente síntomas ligeros de gripe no requiere la administración de medicamentos para combatir el virus A/H1N1.



Enlaces

×