Uno del los autores los de atentados de París "no se avergüenza de lo que es"

 AFP internacional

La prisión de Fleury-Merogis, en el sur de París, donde esta ingresado Salah Abdeslam, único superviviente del comando que perpetró los atentados en la capital francesa en noviembre de 2015, en una imagen del 27 de abril de 2016

(afp_tickers)

El francés Salah Abdeslam, único superviviente del comando que perpetró los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París, confiesa en una carta que no se "avergüenza" de lo que es, publica este viernes el diario Libération.

La misiva está dirigida a una mujer que le envía cartas a la prisión de Fleury-Merogis (sur de París), en donde está detenido desde el 27 de abril.

Salah Abdeslam siempre ha rehusado hablar a los jueces.

"Pero, en una carta, sin fecha, integrada al expediente de la instrucción el 11 de octubre, se muestra por primera vez bastante locuaz", escribe Libération, que publica extensos pasajes.

"Te escribo sin saber por dónde empezar, recibí el conjunto de tus cartas y no podría decir que me gustan o no, lo que es seguro es que me permiten pasar algo de tiempo con el mundo exterior", comienza la misiva.

Con letra pequeña y regular, subraya Libération, Salah Abdeslam continúa: "primero no tengo miedo de hacer salir algo de mí ya que no me avergüenzo de lo que soy y además qué cosa peor podrían decir de mí".

"Eres sincera así que también lo voy a ser, si te pregunto tus intenciones es para asegurarme de que no me amas como si fuera una 'estrella o un ídolo' porque recibo cartas así y no acepto eso ya que el único que merece ser adorado es Alá, Señor del universo", escribe.

Según el diario, Abdeslam es destinatario de una numerosa correspondencia y al parecer sólo ha respondido a esta mujer, cuya última carta fue enviada desde el oeste de Francia.

"No busco ni elevarme en tierra ni cometer desorden, sólo quiero la reforma, soy musulmán, es decir sometido a Alá", añade.

La carta fue confiscada el 11 de octubre, víspera del día en que los abogados del detenido, Frank Berton y Sven Mary, anunciaron que renunciaban a defender a Abdeslam debido a su mutismo, precisa Libération.

Se desconoce el papel exacto que este hombre desempeñó en los atentados del 13 de noviembre, en los que murieron 130 personas y que fueron reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico.

Los investigadores sospechan que estaba a cargo de la logística de los ataques, que fueron planeados desde Bruselas.

AFP

 AFP internacional