Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

V Suiza


Postfinance, ¿refugio para expatriados?


Por Marcela Águila Rubín, Aarau


Votación de delegados durante el Consejo de los Suizos en el Extranjero, este 15 de agosto en Aarau. ()

Votación de delegados durante el Consejo de los Suizos en el Extranjero, este 15 de agosto en Aarau.

“…retira su capital o bloqueamos los fondos…” “Víctimas colaterales” de las sanciones impuestas a bancos suizos por Gobiernos extranjeros, los ciudadanos helvéticos residentes en el exterior pedirán a Berna que Postfinance acoja sus cuentas bancarias en Suiza, canceladas por instituciones privadas.

“Este es el momento de actuar con nuestras historias, de narrarlas, probarlas y poner un rostro al problema”, subrayó el diputado Roland Büchel (UDC/derecha conservadora), ante el Consejo de los Suizos en el Extranjero (CSE) reunido este viernes en Aarau, capital de Argovia.

El también llamado ‘Parlamento de la Quinta Suiza’, se pronunció igualmente por preservar la obligatoriedad del registro de los expatriados ante las representaciones helvéticas de sus países de residencia y por rechazar la iniciativa Ecopop, que pretende limitar el incremento poblacional de Suiza.

Miembro del CSE, Büchel es artífice de una moción que busca dar respuesta al problema creado por la supresión en Suiza de cuentas pertenecientes a ciudadanos helvéticos afincados en el exterior. Una situación derivada de las sanciones impuestas a instituciones suizas acusadas de facilitar la evasión fiscal de ciudadanos estadounidenses y de otros países.

“Me dijeron: ‘su cuenta ha sido cancelada, tiene tres meses, retira su capital o bloqueamos los fondos’”, narró un ciudadanos suizo afincado en EEUU; otro más habló de las tres cartas que escribió en vano al banco donde mantuvo una cuenta por espacio de veinte años…

“Es una insolencia”, acusó Erich Bloch, domiciliado en Israel. “Somos víctimas colaterales”, agregó Muheim Franz, de Edimburgo. “También los bancos cantonales podrían abrirnos cuentas”, sugirió Karl Frei, de México.

Las dificultades son múltiples. Como solución, el CSE pedirá a la Confederación que encargue a la Postfinance, institución de derecho público, la apertura de cuentas para los expatriados que les permitan mantener sus ahorros -tanto para la vejez, como para la educación de sus hijos-, efectuar los pagos de sus hipotecas o realizar trámites de sucesión, por ejemplo.

“Suizo que no se registra, es medio suizo”

Otro de los temas centrales abordado por los miembros del CSE durante su  reunión anual fue el de la obligatoriedad del registro de los suizos ante las representaciones oficiales helvéticas del país en el que residen, un tema que se inscribe en la nueva ley para los suizos en el extranjero, aún en el Parlamento.

El Ministerio de Exteriores, como lo recordó el responsable de los consulados suizos en el mundo, Jürg Burri, prefiere que esa inmatriculación sea facultativa.

“Queremos tener registros llenos, pero por convicción”, subrayó el embajador.

Pero el CSE vota por la obligatoriedad de la medida. “Está en el interés del Gobierno conocer a los suizos que viven en el exterior”, anotó el presidente de la V Suiza, Jacques-Simon Eggly.

Para el CSE, la existencia de un registro de las comunidades suizas en los diversos países es una condición indispensable para poder acudir en su auxilio en caso de catástrofes naturales, conflictos armados o algún tipo de  agitación.

“En Israel -comentó Bloch-, es muy útil tener las direcciones de todos los conciudadanos para poder localizarlos”.

Los representantes de la V Suiza estiman igualmente que la inscripción constituye una manera de mantener los lazos entre los suizos que viven en el exterior y su país de origen.

“En Suiza, el que no se registra, es medio suizo solamente. Yo vivo lejos de Caracas, pero si fuera necesario, iría a pie con mis hijos para registrarnos”, comentó Pietro Lardi, domiciliado en Venezuela.

“Ningún suizo expatriado sin escuela”

Los parlamentarios de la V Suiza también pasaron revista a uno de los temas esenciales de su agenda: las escuelas suizas. “Son el testimonio de la larga historia de la migración helvética”, calificó Isabelle Chassot, directora de la Oficina Federal de Cultura, al destacar que el interés de Berna es abrir más instituciones.

En alusión a la nueva ley en materia de educación y formación para los jóvenes suizos en el exterior que entrará en vigor en 2005, destacó que sus programas cuadrienales permiten una mayor certidumbre, amén de que proporciona una mayor autonomía a las instituciones.

También hizo referencia a los apoyos adicionales a escuelas que cuenten con un mayor número de profesores suizos “que son los que dan el aspecto suizo a las escuelas, y no la presencia de más niños suizos”, pero enfatizó que en ningún caso, “un niño suizo, sea por falta de recursos o por cuestiones administrativas”, puede quedar fuera de alguna de tales instituciones.

No a Ecopop

Finalmente, los miembros del CSE escucharon las explicaciones de Alec Gagneux, miembro de la iniciativa Ecopop que pide limitar a 0,2% por año el crecimiento de la población suiza por las migraciones.

“La idea es que todos puedan vivir en dignidad”, explicó y se refirió a diversos problemas generados por la sobrepoblación en el mundo. “No es democrático hacer sufrir a otros seres”, subrayó.

Al criticar los postulados de la iniciativa, el diputado Geri Müller, alcalde de Baden, refirió, entre otros, que la disminución de la natalidad entre la población suiza es compensada por los nacimientos de los hijos de extranjeros inmigrantes y que, como ha quedado demostrado en China, la disminución de la población no implica necesariamente la disminución del consumo energético.

Corolario: el CSE decidió recomendar a la V Suiza rechazar la iniciativa el próximo mes de noviembre, cuando será sometida al escrutinio público.

swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×