Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Veredicto en Suiza


Sperisen: Prisión de por vida


Por Patricia Islas, en Ginebra


Erwin Sperisen. (AFP)

Erwin Sperisen.

(AFP)

El Tribunal Criminal de Ginebra dictó prisión de por vida para el ciudadano suizo-guatemalteco, Erwin Sperisen, ex jefe de la Policía Nacional Civil en Guatemala, por las ejecuciones extrajudiciales ocurridas en la prisión Pavón, en 2006.

Los elefantes pueden ser demoledores. Una sentencia, también.  A las 15:00 horas pasadas los siete miembros del Tribunal Criminal de Ginebra rindieron su dictamen en una sala de audiencias llena, en voz de la presidenta de la corte, Isabelle Cuendet.

Con todo el material de pruebas, 50 archivadores, fotografías, videos y más de una decena de testimonios, recogidos durante dos semanas de audiencias, quedó claro que los hechos que el primer procurador Yves Bertossa imputaba al ex alto funcionario guatemalteco se trataban, efectivamente, de ejecuciones extrajudiciales.

En el caso de los tres prófugos asesinados a finales de 2005, que escaparon de El Infiernito, el  tribunal dijo no estar en disposición de calificar la naturaleza del contacto que Sperisen tenía con los actores directos de los hechos, lo que era de esencial importancia para resolver el caso.

Por ello, el tribunal estimó no tener  elementos suficientes para implicar a Sperisen en esos asesinatos. En ese momento, en la sala, varias sonrisas se diseñaron en el rostro de los presentes. Ellos venían a dar sz señal de apoyo a un hombre que ha pasado dos años tras las rejas en espera de este día “cero”.

Sobre “la fiesta“ de Pavón

Pero Sperisen quedó marcado hoy de por vida por sus acciones el 25 de septiembre de 2006. Los jueces ginebrinos observaron que el señalado participó antes y durante el operativo Pavo Real en la prisión Pavón. También consideraron que estuvo implicado en un plan B, destinado a dar muerte a un grupo de reos.

Más aún, que las pruebas permiten evidenciar que Sperisen fue coautor de seis de estas ejecuciones extrajudiciales y responsable directo de una.

Subrayaron también la gravedad de los hechos, por el número total de las víctimas y, especialmente apuntaron a la ausencia de cualquier tipo de reconocimiento de los hechos por parte del acusado.

En el marco de las tres semanas de audiencia, el jurado constató que no había razón alguna para poner en duda la credibilidad de los testimonios, en respuesta a las alegaciones de la defensa. “Se trata de testimonios por motivo de interés público”, de personas que al venir a esta sala de audiencias en Ginebra han tomado un grave riesgo para ellas mismas y sus familias.

El tribunal consideró también que la escena del crimen fue maquillada de diversas maneras y que en Pavón no hubo rastros de confrontación, e incluso, tras dar muerte a los siete reos, colocaron sobre sus cadáveres  armas, en el marco de esta tarea de retocar la verdad, y demostrar así, un supuesto enfrentamiento entre los presos y las fuerzas del órden.

Veredicto

La Corte Criminal de Ginebra, Suiza, declaró culpable a Erwin Sperisen por los siguientes hechos: coautor de seis asesinatos y actor directo de otra muerte durante el operativo de seguridad realizado en el penitenciario Pavón en 2006.

La pena: cadena perpetua

Por otra parte, Sperisen fue absuelto de toda responsabilidad en las ejecuciones extrajudiciales de 3 fugitivos de la prisión El Infiernito, en 2005. La carencia de evidencia determinó la decisión.

La defensa anunció de inmediato que apelará en contra de la resolución judicial.

"Ausencia de escrúpulos"

La tan mencionada lista durante las tres semanas del proceso, en la que habrían sido marcados los nombres de los reos a matar, fue un elemento de prueba que retuvieron los jueces. Advirtieron que varios indicios pueden sostener la afirmación de que una lista fue utilizada para identificar a los reos indeseables.  A sus manos llegó un listado en el que aparecen, justamente, los nombres de varias de las víctimas.

Sobre la implicación de Sperisen: "el tribunal se fundamenta en su íntima convicción sobre la base de los elementos materiales del expediente: fotos, un dvd, e informes diversos y los testimonios, especialmente de los testigos que acudieron a Ginebra, miembros del sistema penitenciario y de las pruebas y conclusiones de los especialistas forenses y expertos de la CICIG"

Para los jueces, la ausencia de reacción y explicación por parte del suizo-guatemalteco de lo sucedido en Pavón resulta flagrante… Observaron en su comportamiento ”móviles egoístas y particularmente odiosos. Una forma de actuar que denota una ausencia particular de escrúpulos”.

Oscar Berger y compañía

“El tribunal constata con las declaraciones de Javier Figueroa, subjefe de la PNC,  que las ejecuciones han existido en Guatemala, especialmente durante la presidencia de Oscar Berger”.

Para los jueces queda claro que la existencia de estos grupos clandestinos insertos en los aparatos de seguridad del Estado ya eran un asunto bien sabido entre los responsables de la seguridad, antes de que Sperisen se convirtiera en director de la PNC.  Así que el suizo-guatemalteco, conjetura el jurado, cuando asumió su puesto  el 22 de julio de 2004, sabía lo que ocurría en el seno de su institución.

En esa época las ejecuciones eran llevadas a cabo por los grupos de Victor Soto y Victor Rivera, según se rescata en el procedimiento judicial ginebrino.

Uno de esos grupos, ‘Los elefantes demoledores’ quedarían estrechamente relacionados con el actuar del ex jefe de la PNC, y su amigo de infancia, Javier Figueroa, se deduce de todo el material que llegó a mano de los jueces en Ginebra.

Sobre el operativo en Pavón, los siete jueces suizos pudieron comprobar que el plan inicial de las fuerzas de seguridad fue cambiado al inicio de la operación. El PNC quedó al cargo, con la presencia de Sperisen, y no los servicios de seguridad de esa penitenciaria. También la corte quedó convencida de que existió una comunicación estrecha entre Sperisen y  sus subalternos, y entre Sperisen y  su jefe, el otrora ministro Vielmann, que será juzgado por los mismos cargos en España.

Mismo caso, varios juicios

En Austria:

Javier Figueroa, subdirector de la PNC de 2004 a 2007, obtuvo el estatus de refugiado en Austria.

En ese país enfrentó un juicio en 2013 por los mismos cargos que se imputan en Suiza a su amigo de infancia, Erwin Sperisen.

El tribunal popular local encargado del caso decidió librarlo de todo cargo, a falta de pruebas.

En España:

El otrora jefe directo del exdirector de la PNC, Erwin Sperisen, fue el Ministro de Gobernación, Carlos Vielmann. Hoy el doble nacional (español-guatemalteco) vive en España.

Debido a su nacionalidad española, podrá será juzgado en el país ibérico, también por las 7 ejecuciones extrajudiciales en Pavón y las muertes de 3 prófugos de El Infiernito.

swissinfo.ch



Enlaces

×