Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Viviendas vacías Las residencias secundarias encienden los ánimos

Por


Los habitantes de Cumel se oponen a la construcción de segundas viviendas.

Los habitantes de Cumel se oponen a la construcción de segundas viviendas.

(swissinfo.ch)

Desde que se aprobó la iniciativa contra la construcción de residencias secundarias, los municipios turísticos no dan abasto. Las solicitudes de permiso de obra se multiplican antes de que entre en vigor de la nueva ley. Reportaje en Cumbel.

Salvo algunas casas antiguas, Cumbel carece de motivos para figurar en una tarjeta postal. En los últimos años, el pueblo de montaña en el valle Lumnezia (cantón de los Grisones) ha visto levantar casas como nunca antes, sobre todo segundas residencias. Y no solo en el centro o la periferia, sino incluso en áreas verdes. Esas casas suelen estar habitadas tres o cuatro semanas. Durante el resto de año tienen las persianas bajas, puertas cerradas de día y, como suele decirse en la jerga popular, las camas vacías.

Es el aspecto que vemos este lluvioso miércoles de septiembre.  Aparte de los trabajadores en las obras de construcción, el único movimiento notable en el pueblo es la circulación automotor en tránsito. No hay peatones a la vista. Es día de descanso en el restaurante céntrico de Larisch y el portón de acceso a la casa parroquial permanece cerrado los miércoles.

La cafetería de la residencia para la tercera edad Da Casa Val es el único sitio con un poco de movimiento. Gran parte de los pensionistas son originarios del valle. Algunos reciben la visita de sus hijos o nietos. La política del pueblo ya no interesa a los jubilados, dice un empleado que atiende a los huéspedes de avanzada edad y prefiere no opinar sobre la construcción de segundas residencias.

“Me parece una desfachatez que los turistas tengan más viviendas que los vecinos de valle Lumnezia”, señala su colega Ursula Solèr, quien vive en un pueblo cercano y trabaja en la residencia para la tercera edad de Cumbel. “A los jóvenes del valle les es difícil encontrar una vivienda”.

Si residiera en Cumbel, dice, hubiera firmado la iniciativa, como hicieron 45 personas, una cuarta parte de los habitantes con derecho de voto. Sus promotores exigen que el municipio de Cumbel detenga la construcción de residencias secundarias.

“Dejar de autorizar construcciones”

Desde la aprobación de la iniciativa popular contra la desmesurada construcción de segundas residencias, el pasado 11 de marzo, los municipios de montaña se ven desbordados por solicitudes de construcción. La mayoría de los interesados espera obtener la autorización antes de que la ley federal lo prohíba.

Un puñado de municipios de los Grisones ha reaccionado ante esta ola de solicitudes con un decreto de planificación de zonas. El efecto de ese instrumento es limitar la construcción de residencias secundarias. Es, precisamente, lo que los 45 firmantes de la iniciativa reclaman de su ayuntamiento.

Katharina Belser es una de ellos. No es la primera vez que emplea sus derechos ciudadanos para oponerse a la construcción de viviendas secundarias en su comuna. Ya antes de ser votada la iniciativa popular, había pedido infructuosamente a su ayuntamiento una planificación zonal.

Para evitar que la voluntad del pueblo suizo sea eludida con la inundación apresurada de solicitudes de construcción en su comuna, se unió al movimiento activado para reunir firmas de respaldo a la iniciativa en ese sentido.

“Algunos se benefician”

“Fuimos de puerta en puerta y, en cinco días, reunimos 45 firmas, es decir más de la cantidad requerida. Firmaron incluso personas del sector de la construcción. Otros no quisieron o no se atrevieron a dar su firma, pero ninguno de los que encontramos está de acuerdo con la situación actual”.

También Corinne Arpagus firmó la iniciativa. “Es una lástima que se construya dondequiera. Por todas partes aparecen casas nuevas que no encajan en el paisaje; casas cuyas contraventanas están casi siempre cerradas”.

Algunas empresas sacaron provecho de la construcción, a menudo por poco tiempo y por encargo de compañías extranjeras, señala la joven agricultora de productos orgánicos de Cumbel. Las segundas residencias, dice, no benefician a la mayoría de los vecinos, al contrario. “Muchos de los dueños de esas segundas residencias vienen a pasar unos días de vacaciones y traen sus comestibles”.

Permisos de obra

Los segundos domicilios en el municipio de 245 habitantes constituyen más del 60%. Y desde el 11 de marzo pasado se han presentado 25 solicitudes de construcción a través del estudio de arquitectura Alpine architektur+bau gmbh, perteneciente a la carpintería Arpagus SA en Cumbel. El dueño Otmar Arpagus (sin parentesco con Corinne Arpagus) es uno de los cinco miembros del Concejo Municipal y responsable de las obras de construcción municipales.

Otmar Arpagus declinó manifestar su postura a swissinfo.ch. Prefirió hacerlo mediante e-mail: “Se sobreentiende que un concejal tome distancia cuando surge un asunto específico que de alguna manera atañe a la persona en cuestión”.

Katharina Belser comprende que la oficina de arquitectos y la carpintería necesitan captar contratos para asegurar su existencia. Ella también encargó a la empresa Arpagus SA las obras de carpintería en su casa. “La carpintería ya tenía vida propia antes del auge de las residencias secundarias”.

Apenas una media docena de los 14 operarios vivían en el pueblo. “Algunos eran trabajadores temporales. Su ocupación fue aumentando en los últimos años para responder al gran volumen de las construcciones. No se puede edificar en todo el valle para mantener indefinidamente el inflado sector de la construcción “.

¿Una torpeza encausada?

Sin embargo, el presidente del Concejo Municipal y agricultor, Pius Bundi, dice a swissinfo.ch que “nada puede hacer” por la iniciativa de sus conciudadanos y deja entrever que tal torpeza habría sido encausada. “Sí señor, los recursos serán desestimados”. Las solicitudes de construcción son autorizadas por el ayuntamiento si cumplen los requisitos establecidos en la legislación correspondiente, puntualiza.

El municipio de Cumbel se fusionará con otros 7 ayuntamientos del valle  a partir del 1 de enero de 2013. “El acuerdo de fusión no permite que nosotros abordemos nuevos asuntos”, se justifica Bundi.

Sin embargo, el contrato de fusión estipula únicamente que los municipios no pueden asumir nuevas obligaciones financieras durante el periodo de transición y que las diversas legislaciones de las comunas serán armonizadas en un plazo máximo de cinco años.

Iniciativa popular

El 11 de marzo de 2012, los suizos aprobaron por estrecho margen de votos la iniciativa popular contra la construcción desmesurada de segundas residencias.

El texto exige que la cuota máxima no supere el 20%. Los municipios donde se ha excedido ese límite deben poner fin a la construcción de residencias secundarias. La medida no afecta a las existentes.

Desde marzo se discute cuándo deben entrar en vigor las nuevas normas. El Gobierno suizo decidió en agosto que en los ayuntamientos afectados puedan presentarse solicitudes de construcción hasta finales de 2012.

Los autores de la iniciativa piden que no se otorguen más permisos. En varias comunas ya han presentado recurso contra las solicitudes de construcción. El litigio legal podría ser resuelto finalmente en el Tribunal Federal después de un trámite de al menos un año.

El número de solicitudes de construcción en las regiones turísticas se ha multiplicado considerablemente en las últimas semanas, antes de que entre en vigor la nueva legislación federal, que a partir de 2013 limitará el número de residencias secundarias. Varios municipios del cantón los Grisones han decretado las denominadas planificaciones zonales que en la práctica frenan la edificación de domicilios de uso ocasional.

Fin del recuadro

Residencias secundarias

En Suiza hay alrededor de 500.000 residencias secundarias. El cantón del Valais encabeza la lista con 62.000, seguido por los Grisones (48.000), Berna (45.000) y Vaud (43.000).

En los Grisones constituyen el 37% del parque inmobiliario, delante del Valais (36%), Tesino (24%) y Obwalden (22%).

573 municipios, aproximadamente una quinta parte, tienen un 20% o algo más de residencias secundarias. Los de Saint-Luc (83%) y Grimentz (82%), en el Bajo Valais, registran los índices más altos. Le sigue la comuna grisonesa de Laax (81%).

La mayoría de estos domicilios en las regiones turísticas no son explotadas comercialmente y están habitados durante una media de 30 a 40 días por año. Su número ronda los 900.000.

La Oficina Federal de Desarrollo Territorial define como primer domicilio el que está habitado permanentemente por los vecinos del pueblo. Las residencias secundarias son aquellas ocupadas temporalmente durante las vacaciones o las que las empresas ponen a disposición de sus empleados.

Fuente: Oficina Federal de Desarrollo Territorial

Fin del recuadro


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×