Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Votaciones del 9 de febrero Las fronteras cantonales no son intangibles

 Mapa para localizar el municipio de Clavaleyres

El municipio Clavaleyres es un enclave bernés que no tiene una frontera común con el cantón de Berna y que está más cerca de la ciudad de Murten (Morat en francés), que a su vez pertenece al cantón de Friburgo.

(srf)

Los ciudadanos de los cantones de Berna y Friburgo votan el 9 de febrero sobre un cambio territorial. El pueblo de Clavaleyres, que hoy pertenece a Berna, quiere fusionarse con un municipio friburgués. Cambiarse de cantón es posible, pero eso ocurre rara vez.

El pueblo de Clavaleyres es un enclave bernés entre los cantones de Vaud y Friburgo. Este pequeño municipio de 101 hectáreas y cincuenta habitantes no tiene escuela ni tiendas, y tampoco suficientes ciudadanos para renovar las autoridades municipales.

La solución sería unirse a un municipio más grande. Pero no ha sido posible encontrar uno dispuesto a fusionarse con Clavaleyres en el cantón de Berna. Villars-les-Moines, un enclave en el cantón de Friburgo, se ha opuesto a una fusión y otros municipios berneses están demasiado lejos.

La solución más práctica es unirse a la ciudad aledaña de Murten, con la que Clavaleyres ya colabora, por ejemplo, en el servicio de bomberos. Pero como Murten pertenece al cantón de Friburgo, esta fusión implica cambiarse de cantón.

Paisaje campestre

En Clavaleyres nunca hubo transporte público.

(Benjamin von Wyl)

Hasta la Asamblea Federal

En Suiza se puede modificar el territorio de un cantón. La Constitución Federal así lo prevé en su artículo 53 que estipula: “La rectificación de las fronteras cantonales se efectúa en acuerdo con los cantones concernidos” y “toda modificación territorial de un cantón está sujeta a la aprobación del cuerpo electoral concernido y de los cantones concernidos”.

La Constitución estipula además que esta modificación requiere la aprobación de la Asamblea Federal (las dos cámaras del Parlamento nacional) en forma de decreto federal. Antes de la última reforma de la Constitución (1999), este tipo de cambios territoriales tenían que ser sometidos a una votación popular de carácter nacional. Hoy en día, el pueblo suizo solamente se pronunciaría si hubiera un referéndum contra la decisión de la Asamblea Federal.

La consulta de los ciudadanos concernidos es obligatoria. De hecho, según la jurisprudenciaEnlace externo de las autoridades administrativas de la Confederación (formato PDFEnlace externo), el “cuerpo electoral concernido” del que habla la Constitución “está constituido por los ciudadanos domiciliados en el territorio que contempla cambiarse”. Por el contrario, para la aprobación por parte del cantón rige el derecho cantonal. En definitiva, las autoridades cantonales pueden someter su decisión a un referéndum obligatorio (automático) o facultativo (50 000 firmas ciudadanas a favor de someterla a votación).

En el caso de Clavaleyres, los ciudadanos berneses tienen que pronunciarse, ya que la legislación cantonal así lo contempla. En Friburgo, no es obligatorio, pero el gobierno cantonal ha decidido organizar una votación popular “con afán de respectar un paralelismo entre los dos cantones”.

Casos raros

Desde la creación de la Suiza moderna en 1848, se ha producido  un único cambio de cantón. En 1996, el municipio de Vellerat (hoy fusionada con Courrendlin) dejó el cantón de Berna para unirse al del Jura. Un cambio respaldado por más del 90% de los ciudadanos suizos.

Hay otro ejemplo, aunque en este caso no se trata de un municipio, sino de un distrito entero.  Históricamente unido a la región de Basilea, pero adscrito al cantón de Berna en el Tratado de Viena (1815), el distrito de Laufen se unió al cantón de Basilea-Campiña en 1994. Trece comunas y unos 200 habitantes se mudaron entonces de cantón.

No obstante, hay más intentos fallidos que intentos logrados. En 2004, el gobierno de Soleura se opuso a que el municipio de Eppenberg-Wöschnau se sumara al cantón de Argovia. En 2017, la comuna argoviense de Fisibach quiso unir su destino a Zúrich pero se topó con el veto de las autoridades de Argovia. Y en 2005, los ciudadanos de la comuna de Risch, en el cantón de Zug, rechazaron la petición de fusión de sus vecinos de Mererskappel (Lucerna).


Traducción del francés: Belén Couceiro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes