Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Votaciones federales


Suizos rechazan freno a abismo salarial


Por Por Sonia Fenazzi y agencias


El pueblo suizo dijo NO a una iniciativa socialista tendiente a reducir la brecha salarial. (Keystone)

El pueblo suizo dijo NO a una iniciativa socialista tendiente a reducir la brecha salarial.

(Keystone)

El pueblo suizo rechazó este domingo una iniciativa de la Juventud Socialista que pretendía limitar las diferencias salariales en el seno de las empresas.

También declinó una propuesta que pretendía introducir deducciones fiscales a los padres que se ocupan de sus hijos personalmente. El texto, de la Unión Demócrata del Centro (UDC/derecha conservadora), fue rechazado por el 58,5% de los ciudadanos, pero aceptado por tres cantones: Uri, Schwyz y Appenzell Rodas Interiores.

Una tercera iniciativa, que pretendía aumentar a 100 francos anuales (de los 40 actuales) el pago por el uso de autopistas recibió el NO de 60.5% de los ciudadanos y de todos los cantones.

También en forma unánime, los cantones suizos desaprobaron la iniciativa popular ‘1: 12’ de la Juventud Socialista, que pedía que el salario más alto en una empresa no fuera más de doce veces superior al más bajo. La propuesta recibió el voto contrario de 65,3% de los escrutados.

La idea era que ningún directivo de una firma pudiera ganar al mes más de lo que el empleado con salario más bajo recibe durante todo el año.

Aunque decepcionados por una derrota ampliamente anticipada por las encuestas, los promotores de la iniciativa no pierden la esperanza. “El sistema económico de los sueldos de siete cifras y la especulación financiera no tienen futuro”, señaló en un comunicado el presidente de las Juventudes Socialistas, David Roth, quien comprometió su empeño “con todas las fuerzas por una economía justa, más democracia y más libertad”.

Verdes y Socialistas subrayaron que el debate fue una oportunidad para poner de relieve la insatisfacción de buena parte de la población por las remuneraciones exorbitantes de algunos ejecutivos.

Los salarios mínimos, nuevo frente

Los ecologistas pretenden centrarse ahora en los salarios mínimos. 

Los partidos de derecha, por el contrario, consideran que la iniciativa ‘1:12’ habría sido un peligro para el éxito económico del país. Los partidos burgueses anunciaron que seguirán su movilización contra cualquier intervención estatal en el rubro.

“En el futuro, es importante combatir sistemáticamente futuros ataques de la izquierda contra el exitoso modelo suizo, como la iniciativa de los salarios mínimos, la renta básica incondicional y la iniciativa en materia de fiscalidad de las herencias, escribió el Partido Liberal en un comunicado.

Los partidos de derecha y del centro y las organizaciones patronales, según los cuales la iniciativa amenazaba el sistema económico liberal helvético suizo, se mostraron satisfechos. El resultado de la votación es la manifestación de que los suizos no quieren una nacionalización del mercado laboral, dijo el presidente de la Unión Suiza de Artes y Oficios de Suiza, Jean François Rime.

No a deducción fiscal por cuidado de los hijos

La iniciativa que pedía una deducción fiscal para los padres que cuidan a sus hijos personalmente “al menos equivalente” a la que reciben  los padres que encomiendan la custodia a un tercero fue rechazada por 58,5% de los electores, pero recibió la aprobación de tres cantones: Uri, Schwyz y Appenzell.

Para sus partidarios, la propuesta pretendía eliminar la discriminación contra los padres que renuncian a una actividad profesional con el objetivo de cuidar a sus hijos. Para los opositores, sin embargo, habría sido una señal en favor de un “modelo de familia del siglo pasado con la mujer dentro del hogar y el hombre a cargo de la manutención de la familia”.

Entre el resto de los partidos representados en el Gobierno, solamente el Evangelio y una minoría de demócratas populares apoyaron la propuesta de la UDC, que tampoco sedujo al mundo económico: las principales organizaciones empresariales se opusieron considerando que habría puesto en tela de juicio la conciliación entre vida laboral y familiar, e implicaría una disminución excesiva de la recaudación tributaria.

Semáforo rojo para el aumento de la viñeta

Por último, el 60,5% de los votantes y todos los cantones se opusieron al aumento (de 40 a 100 francos anuales) en el pago de los peajes carreteros.

El resultado fue sorpresivo en comparación con el último sondeo previo a las votaciones y que otorgaba casi la misma oportunidad a partidarios y oponentes de la medida.

El aumento habría sido destinado a financiar la inclusión de casi 400 kilómetros de carreteras cantonales en la red nacional y la  construcción de otras.

La vicepresidenta de la UDC, Nadja Pieren, en declaraciones a la televisión suiza de expresión alemana, lamentó que prevalecieran los argumentos financieros y agregó que las diversas formas de familia deben ser compatibles. "No ganó la justicia y estoy decepcionada", enfatizó.

E-voting

Más de 5,15 millones de ciudadanos suizos están  inscritos en los padrones electorales. Entre ellos, aproximadamente 150. 000 residen en el extranjero y, lo mismo que sus compatriotas en la Confederación, pueden votar por correspondencia.
Por otro lado, este 24 de noviembre, doce cantones (Grisones, Argovia, Basilea-ciudad, Berna, Lucerna, San Gall, Schaffhausen, Solothurn, Turgovia, Friburgo, Ginebra y Neuchâtel) realizaron nuevamente pruebas de voto electrónico (e-voting).

Solamente los suizos residentes en países de la UE, Liechtenstein, Andorra, Chipre del Norte, el Vaticano, Mónaco, San Marino o alguno de los 45 Estados signatarios del Convenio de Wassenaar pueden votar por vía electrónica. La restricción debería ser levantada el 1 de enero de 2014.


Traducción y adaptación, Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×