Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

WEF: caricaturista suizo defiende prensa libre

Fotografía de Patrick Chappatte

El caricaturista suizo Patrick Chappatte durante un debate en el WEF 2019, en Davos.

(Keystone)

Chappatte, caricaturista suizo, ha participado varios años en el Foro Económico Mundial (WEF) de Davos. Aprovecha ahí la oportunidad para observar de cerca a sus “modelos” pero, sobre todo, para defender a sus colegas y denunciar las amenazas que penden sobre la libertad de prensa.

“Mi primer interés es estar en medio de las figuras políticas o económicas que dibujo durante todo el año”, explica en una entrevista con Keystone-ATS. “Ver a Angela Merkel, colocarme a un lado para captar su perfil bien característico, es, obviamente, una oportunidad”, añade el caricaturista que colabora con los diarios suizos Le Temps y el NZZ am Sonntag, y el New York Times.

Pero el WEF es sobre todo una oportunidad para conocer “gente interesante. Podemos encontrar personas de todos los ámbitos, incluidos el humanitario y el de los derechos humanos”. Patrick Chappatte participó esta semana en dos paneles con Kenneth Roth, director de Human Rights Watch (HRW).

Atraer la atención

Chappate -fundador de la ONG Cartooning for Peace (Caricaturizando por la paz) con su colega de Le Monde, Plantu-, aprovechó la oportunidad para defender la causa de algunos de sus colegas cuya libertad está amenazada en Siria, Irán, Turquía o en cualquier otro lugar.

Esta semana mencionó el caso del dibujante turco Musa Kart, detenido tras el intento de golpe de Estado de 2016 contra el presidente Recep Tayyip Erdogan y condenado a tres años y nueve meses de prisión.

“Y eso no debe ser subestimado. Para Musa Kart, poder decir que se habló de él en el Foro Económico Mundial puede ser muy importante”, subraya.

Cartooning for Peace también actúa fuera del Centro de Congresos de Davos. Presenta una exposición de caricaturas de prensa de todo el mundo en la calle principal de la estación alpina. Incluso si la gente “está allí principalmente para hacer negocios”, algunos se detienen, miran, sonríen, toman fotos. “Eso es lo interesante”, afirma Chappatte.

Muchas amenazas

La situación de la libertad de prensa no ha mejorado, cuatro años después del atentado contra Charlie Hebdo. La amenaza proviene de los extremistas religiosos, pero también de gobiernos, incluso en Occidente.

En Estados Unidos, “democracia vibrante”, Chappatte cita el caso de dos caricaturistas que fueron despedidos por sus dibujos críticos sobre Donald Trump. “Sin embargo, la razón de ser de las caricaturas y el humor de la prensa es atacar a los poderosos y a la clase dominante”, recuerda Patrick Chappatte.

El caricaturista ve una tercera amenaza: la indignación “un poco fácil” de las redes sociales. A causa de un dibujo, las tormentas mediáticas, las “tormentas de mierda”, pueden abatirse sobre las redacciones, que no están armadas para tratar con ellas. El año pasado, el Süddeutsche Zeitung alemán despidió a su dibujante Dieter Hanitzsch por una caricatura considerada antisemita, una acusación que Chappatte refuta.

“Apuntar correctamente”

“Los extremistas, los gobiernos y los biempensantes son mucha gente”, deplora el ginebrino. En su opinión, la caricatura de prensa debería tratar de “empujar un poco los límites”, para ver hasta dónde podemos llegar, “ser duros cuando tenemos que ser duros”.

Sin embargo, admite que practica una forma de autocensura, que es “parte del oficio”. Al trabajar para periódicos generalistas, y no para la prensa satírica, no pretende “provocar por provocar”. Lo importante es “apuntar bien”.


swissinfo.ch/Keystone-ATS/mar

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes