Xavier Koller En el rodaje de ‘Una campana para el pequeño Urs’

Inserir

La aventura de Urs ha hecho soñar a millones de niños. A 70 años de la publicación de la fábula de Selina Chönz y Alois Carigiet, el realizador suizo Xabier Koller, ganador de un Oscar en 1990 por ‘El viaje de la esperanza’, lleva este clásico al cine.

La historia se desarrolla en el poblado de Guarda, en la región de la Baja Engadina, en el cantón de los Grisones, donde cada año, el 1° de marzo, los niños recorren las calles del pueblo con una campana para asustar al invierno y darle la bienvenida a la primavera. El pequeño Urs también quiere participar en esta fiesta, conocida como la ‘Chalandamarz’, pero como solo tiene una campana pequeña, es enviado al fondo del cortejo.

A escondidas, Urs huye de casa de sus padres hacia la montaña en busca de una campana más grande. Apenas el inicio de su aventura.

El libro ilustrado ‘Schellen-Ursli’ se publicó en retorromano en 1945. Traducido en nueve idiomas, alcanzó ventas de un millón de ejemplares.

El realizador Xavier Koller ha llevado a la pantalla grande ese cuento, con un presupuesto de 5,5 millones de francos. Esta producción ha causado gran interés en la región, que espera promover el turismo Enlace externoa través de la divulgación del nuevo filme.

swissinfo.ch siguió el rodaje del filme ‘Una campana para el pequeño Urs’, que se estrena en las salas de cine helvéticas a partir del 14 de octubre.

También estuvo presente un invitado especial: el ministro de Cultura de Suiza, Alain Berset.

“Es impresionante ver cuánta gente trabaja en el set, su profesionalismo y precisión. Nada se ha dejado al azar. Cuando uno está al lado de los actores tiene la impresión de entrar en esta historia, de viajar en el tiempo”, declaró a swissinfo.ch el ministro.

También Ivo Kummer, director de la sección fílmica Enlace externode la Oficina Federal de la Cultura, indicó, conmovido: “Recuerdo que de niño tenía un poco de miedo al ver los dibujos de Carigiet, que muestran un mundo real y fantástico al mismo tiempo. Era extraño… había siempre algo torcido en las casas, en las paredes, en las ventanas…