Participación ciudadana ¿La democracia nos aporta felicidad?




Cuantas más opciones tienen los ciudadanos de participar en las decisiones políticas, más felices son. Esto es al menos lo que dicen algunos estudios científicos. ¿Todos los países deberían entonces introducir la democracia directa? Entrevista con la profesora de Política Comparada, Isabelle Stadelmann-Steffen.

Los miembros del comité contra la denominada ‘iniciativa de aplicación’ celebran el rechazo en las urnas de la iniciativa el 28 de febrero de 2016.

Los miembros del comité contra la denominada ‘iniciativa de aplicación’ celebran el rechazo en las urnas de la iniciativa el 28 de febrero de 2016.

(Keystone)

swissinfo.ch: ¿La democracia directa nos hace más felices?

Isabelle Stadelmann: Creo que la democracia directa tiene muchos aspectos positivos. Pero dudo que pueda determinar la felicidad de una persona. 

Este artículo forma parte de #DearDemocracy, la plataforma sobre democracia directa de swissinfo.ch

Los resultados no se sostienen desde un punto de vista científico. Hemos realizado más análisis, con base en el estudioEnlace externo al que probablemente usted se está refiriendo. Y hemos llegado a la siguiente conclusión: Si en el análisis incluimos el factor de la satisfacción con la democracia, el efecto positivo de la democracia directa sobre la felicidad se esfuma. Y creo que esto tiene más lógica. 

Isabelle Stadelmann-Steffen es profesora de Política Comparada en la Universidad de Berna.

(zvg)

Si tenemos una democracia directa y la gente está contenta con ella, esta satisfacción repercutirá probablemente en cómo perciben la democracia. Pero una relación directa con la vida personal es improbable, si partimos de la premisa de que para la mayoría de la gente la política tiene un papel secundario.

swissinfo.ch: Pero en relación con la política, la gente es más feliz si puede participar en las decisiones, ¿no?

I.S.: Hay cierta relación, por lo menos en Suiza. Pero no podemos generalizar la experiencia helvética. Si en Suiza aboliéramos la democracia directa, aumentaría el descontento de la gente porque la echarían en falta. Pero no podemos afirmar lo contrario, o sea, que la introducción de la democracia directa en un país aumente el grado de felicidad de sus ciudadanos.

Lo vemos en el caso del Brexit: Se organizó una votación porque se confiaba en que el efecto sería positivo. Pero convocar votaciones esporádicas, sin incluirlas en el sistema político, genera situaciones poco claras. Por ejemplo, no se pensó qué ocurriría si Escocia votaba diferente del resto de Gran Bretaña. Y considero que estos aspectos son muy importantes. No podemos partir de una suposición general de que la democracia directa nos hace más felices.

swissinfo.ch: ¿Qué inconvenientes podemos objetar a la democracia directa?

I.S.: Un inconveniente es la vulnerabilidad respecto al populismo. A menudo vemos que en las campañas previas a una votación el debate no se centra en el tema en cuestión. Se habla de cosas que no tienen nada que ver y se establece una relación con un determinado proyecto de ley. Esta es sin duda una desventaja.

swissinfo.ch: Si como ciudadana no pudiera participar en las decisiones sobre determinados temas, y tuviera solo la opción de elegir a nuestros representantes, me sentiría francamente insatisfecha. ¿Cómo puedo confiar en que los políticos van a representar mis ideas?

I.S.: La pregunta es si usted tiene que confiar. Un elemento central de la democracia es que los ciudadanos pueden controlar de una forma u otra a los políticos.

En Suiza, de hecho, el sistema se basa en una desconfianza generalizada: ‘esos de Berna’ [Gobierno y Parlamento] hacen lo que les viene en gana y nosotros [los votantes] tenemos luego que poner las cosas en su sitio por medio del referéndum y la iniciativa.

En una democracia representativa pura también existen medios de control – e incluso medidas más contundentes. La transparencia y la responsabilidad son mucho más claras en un modelo representativo.

Si en una democracia representativa como la alemana los ciudadanos eligen a un gobierno, cuya política luego no les gusta, tienen la opción de castigarlo y no volver a votarlo.

En Suiza [donde el gobierno lo integran siete miembros de diferentes partidos] a veces resulta difícil saber quién es el responsable. Y esto repercute negativamente en las opciones de castigar determinadas decisiones políticas o de manifestar la desconfianza ciudadana.

¿Se siente más satisfecho como ciudadano si tiene la opción de participar en las decisiones políticas? Nos interesa su opinión.

Contacte a la autora @SibillaBondolfi en FacebookEnlace externo o TwitterEnlace externo.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo


Traducción del alemán: Belén Couceiro, swissinfo.ch

×