Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Época de los árboles de Navidad

Hans-Peter Luder en su plantación de árboles navideños.

(swissinfo.ch)

El arbolito adornado es el gran presente en estos días. Tal vez por eso preferimos olvidar que es también parte del rentable negocio navideño.

Detrás de este cuadro, la visita a la granja de un "productor de árboles" nos enseña que éstos merecen cuidado y atención esmerada durante todo el año.

Afuera, una brisa gélida sopla los campos de la granja Luder, en la comarca bernesa de Bütikofen. Adentro, en la cocina familiar se siente -como en todas las habitaciones-, el agradable calor que genera un moderno sistema de calefacción alimentado por leña.

Hans-Peter Luder es un agricultor que acepta los retos de la época actual. Los Luder viven en una hacienda rústica cuyo entorno describiría con propiedad la pluma de Jeremias Gotthelf.

Pero en la época de Gotthelf no existía la Organización Mundial de Comercio (OMC) que, como señala el presidente de la Federación de agricultores suizos, Hansjörg Walter: "Impulsa una desenfrenada liberalización en la agricultura".

A juicio del director de la Oficina Federal de Agricultura, Manfred Bötsch, los campesinos suizos tendrían que prepararse, "estar en forma" para responder a los desafíos de la OMC".

Dicho de modo menos diplomático: el agricultor helvético debe convertirse en un empresario innovador. Caerán las garantías a los precios y se hundirán las subvenciones.

Toros en vez de vacas

Peter Luder ha tomado el reto y su granja ha optado por el engorde de toros. Actualmente cria unos 350 Munis. A ese rubro se añaden las plantaciones de invernadero y la madera.

Luder comenzó esta andadura con un socio. Hoy en día no sólo conducen con éxito la crianza de animales, sino que son propietarios de una gran parte de sus maquinarias. Al hacerlo en sociedad han roto un tabú de la agricultura suiza, más bien caraterizada por luchadores individuales.

¿Idea errónea?

Hans-Peter Luder comenzó hace 20 años a plantar y cuidar árboles para Navidad. Al principio recogió risas de su entorno, pero no desistió de su propósito.

"La gente cree todavía que un árbol navideño costaría prácticamente nada", declara Luder a swissinfo. "Están dispuestos a gastarse hasta 50 francos en flores, pero creen que ese precio es inadecuado para un arbolito navideño".

Se sigue pensando que un árbol navideño crece en el bosque y que se puede talar innumerable cantidad de pinos sin costo.

La realidad es otra. Los árboles festivos crecen en plantaciones, protegidos y cuidados con esmero. Dinamarca se dió cuenta de ello hace mucho tiempo. Por eso los daneses dominan el mercado suizo de los árboles navideños.

Principal fuente de ingreso

"La gente prefiere los abetos Nordmann que no crecen en nuestros bosques", señala Hans-Peter Luder. Para remediar esa carencia ha creado en su propiedad una plantación especial. Tal como lo hace para los abetos rojos, blancos o el picea azul.

Únicamente los árboles con certificado FSC, que testimonian producción sostenible, ecológica y equitativa de la madera viven en el bosque. Pero...en una especie de plantación.

En las tierras de Luder crecen unos 60.000 abetos, 10% de los cuales serán talados este año para convertirlos en arbolitos navideños. La mitad del ingreso que percibe la familia Luder proviene del cultivo y la venta de árboles de Navidad.

Cuidado durante años

Los futuros arbolitos navideños comienzan su vida en los viveros, donde son cuidados durante tres años. Luego los recoge Hans-Peter Luder y los planta en sus tierras de cultivo. "80% de los pinos jóvenes crecen, y 80% de esta cantidad serán árboles de Navidad", señala.

Los abetos rojos permanecen entre 4 y 6 años en el bosque o en una plantación. Los pinos Nordmann lo hacen entre 5 a 10 años. Durante ese tiempo son constantemente cuidados.

Hay que segar el subsuelo para evitar la presencia de pasto en las ramas del pino. De lo contrario no será vendible.

El suelo es abonado, la maleza retirada. los cortes correctores denominados "opraciones estéticas" son muy importantes para el árbol. Tal como lo hace un viticultor con la cepa, Hans Peter Luder cuida sus abetos. El granizo -como en los viñedos-, es el mayor enemigo de los árboles navideños tiernos.

Venta directa en la granja

"Si dejásemos los árboles librados a su destino, no llenarían los requisitos de calidad exigidos", subraya Luder.

Él vende sus árboles navideños a distribuidores, jardinerías y también en su granja. Para hacerlo invita, desde el 16 hasta el 18 de diciembre, a un gran mercado navideño en el patio de su casa familiar.

Más aún, quienes compraron un arbolito navideño de la familia Luder tienen la posibilidad de entregarlo después de las fiestas para convertrlo en material combustible.

En el cierre de nuesta visita preguntamos a Hans-Peter Luder ¿cuándo vendió por última vez un arbolito en la Navidad pasada?.

"El 27 de diciembre", nos dice. "Sí" reitera riendo. "Es que un matrimonio había vuelto de Australia y quería festejar la Navidad tal como se debe", concluye.

swissinfo, Urs Maurer, Bütikofen
Traducción: Juan Espinoza

Datos clave

Alrededor de un millón de árboles de Navidad son vendidos cada año en Suiza.
70% de esos arbolitos vienen del extranjero.
Los productores suizos de arbolitos navideños se han agrupado en la asociación IG (en su sigla alemana). La IG quiere elevar de 60 a 70% su parte en el mercado en el ramo.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×