“¿Para qué sirve la Ginebra Internacional si solo hacemos de cartero?”

El ministro suizo de Exteriores, Ignazio Cassis, con el presidente iraní, Hassan Rouhani, el 7 de septiembre pasado en Teherán. Keystone / President Office Handout

Thomas Minder, miembro del Senado, participó en una delegación suiza encabezada por el ministro de Exteriores, Ignazio Cassis. Exterior, que viajó recientemente a Irán. El legislador está convencido de que el papel de Suiza como mediador en la región puede ampliarse.

Este contenido fue publicado el 10 septiembre 2020 - 16:01

swissinfo.ch: ¿Cuál es su balance de la visita a Irán?

Thomas Minder: La situación es tensa, pero Suiza está predestinada a mediar. Puede lograrlo. Tal vez no interviniendo directamente a nivel del jefe de Estado, sino pasando directamente con el ministro de Economía, por ejemplo.

A menudo se olvida que el contexto es más amplio que el conflicto entre EE. UU. e Irán. La república islámica ya no tiene relaciones con Arabia Saudita, ya que los dos países libran una guerra por procuración en Yemen. Suiza también tiene mandatos de potencia protectora en ese contexto, las partes tienen confianza en que nuestro país neutral pueda mediar en ese conflicto.

 swissinfo.ch: ¿Lograron avances en esos temas?

La gente habla y expresa su voluntad, pero se necesitaría más valor para llevar a Irán y a EE. UU. a la mesa de negociaciones, se requiere más proactividad. Hasta ahora Suiza no ha desarrollado un papel activo de mediador, se ha limitado a transmitir mensajes.

Sin embargo, el papel de la Embajada de Suiza en Teherán puede ser ampliado. Tenemos una buena reputación ante el pueblo y los políticos iraníes. Representamos los intereses de EE. UU. sobre el terreno y mantenemos buenas relaciones con ese país. Necesitamos tomar las cosas más en nuestras manos. ¿De qué sirve la Ginebra Internacional si solo hacemos de cartero?

Visita de Ignazio Cassis a Irán

El Ministro de Relaciones Exteriores de Suiza, Ignazio Cassis, encabezó una delegación que visitó Irán del 5 al 7 de septiembre de 2020. Esta visita oficial tuvo lugar en el marco de las celebraciones del centenario de la presencia diplomática de Suiza en Irán.

Los debates se centraron en las relaciones bilaterales y en los mandatos de potencia protectora de Suiza. Desde 1980, Suiza representa los intereses de Estados Unidos en Irán. Desde 2017, los de Irán en Arabia Saudita y viceversa. Desde 2019, también representado los intereses iranís en Canadá.

End of insertion

swissinfo.ch: Es un asunto difícil. No es solamente política…

Por supuesto que podemos hablar con Irán sobre los derechos humanos durante 100 años. Sí, es una locura lo que está pasando allí. Pero no podemos seguir así, menos aún en la era de Trump, con el reforzamiento de sanciones y castigos más severos por las violaciones.

El senador Thomas Minder con el ministro suizo de Exteriores, Ignazio Cassis (der), en la Embajada de Suiza en Teherán. EDA Mediendienst

swissinfo.ch: ¿Cómo proceder?

Suiza ya tiene dos canales abiertos. Podemos exportar productos médicos y alimentos para bebés. Tal vez podamos abrir un tercer canal a pequeños pasos. No hablo de levantar sanciones o del libre comercio. Pero la economía es ciertamente el camino correcto. El simple hecho de tener una hoja de ruta para Irán no será suficiente para Suiza a largo plazo.

 swissinfo.ch: ¿Así que Suiza tiene una hoja de ruta? ¿Qué contiene?

 Doce puntos y nos movemos milímetro a milímetro.

swissinfo.ch: ¿Por ejemplo…?

Suiza no tiene una estrategia avanzada en el expediente de Irán-Arabia Saudita. Estuvimos cerca de tener la representación de los sauditas en una ciudad y la de EE. UU. en otra.

swissinfo.ch: ¿Dónde se bloquea?

Se necesita más voluntad. Se advierte con el ministro Cassis: Para su partido, él es un representante de negocios, pero en Irán tendría que centrarse más en la economía. El aspecto humanitario seguirá. En mi opinión, los predecesores de Cassis eran demasiado pasivos o se centraban demasiado en los derechos humanos. Sin embargo, está claro que la gente solamente se sienta a negociar cuando se trata de intereses económicos.

swissinfo.ch: ¿Cómo les va las empresas suizas sobre el terreno?

Mantienen su posición. Un representante de una empresa suiza que cotiza en la bolsa me dijo: “Estamos aquí, pero no hacemos nada”.

swissinfo.ch: ¿Está todo parado por las sanciones de EE. UU.?

 No. El país funciona, los estantes están llenos y los bazares también. No hay que creer que las sanciones tienen efecto. Hay una economía paralela. Condujimos un Mercedes nuevo, pasamos por una tienda de Samsung y una de Lego. Los líderes iraníes, hasta el guía supremo Alí Jamenei utilizan productos de Apple.

Vimos circular mercancías de Nestlé, Kitkat y Nespresso. El café no es un bien humanitario, pero encuentra su camino en el país. Es un problema porque a Nestlé no le interesa que sus productos sean comercializados en un mercado gris. Sin embargo, ninguna empresa suiza de renombre se atreverá a hacer negocios en Irán mientras sea ilegal. Estados Unidos castiga severamente a quienes lo intentan.

swissinfo.ch: Después de tres días en hoteles de lujo y limusinas: ¿cree que su visión de la economía de Irán es completa?

También hablé con la gente. El país sufre una increíble inflación. Las importaciones paralelas aumentan el precio de las mercancías y el mercado negro no reporta ningún impuesto.

Estoy convencido de que solamente eliminando esas malditas sanciones será posible hablar más derechos humanos y de Estado de derecho. Pero hay muchas voces muy críticas con el comercio y el diálogo con Irán. Dicen: primero los derechos humanos, luego el resto. Así que esperamos otros 100 años.

Ya hay una fuerte oposición en el país, disturbios, manifestaciones frente al edificio del Parlamento, ataques con bombas. No se puede ignorar el levantamiento popular. Y nosotros los suizos tampoco estamos con los brazos cruzados. Hemos hablado de muchas cosas: la pena de muerte para los menores, por ejemplo. Se han hecho progresos, pero es un proceso lento.

swissinfo.ch: ¿Qué impresión tiene de la diplomacia suiza y del ministro de Exteriores?

Bueno, multilingües, incluso con farsi, excelente. Pero eso es todo, son diplomáticos. Yo soy un empresario. Imagino que luego de esos días juntos en un país semejante, en el que se tiene una buena reputación, y luego de tantas reuniones de tan alto nivel, uno se sienta a negociar y firma por lo menos una declaración de intención.  

swissinfo.ch: ¿Cómo sabe que la reputación de Suiza es tan alta?

Se puede sentir y oír en todas partes. Un ejemplo: Nos reunimos con los parlamentarios iraníes que acaban de crear un grupo Irán-Suiza.

swissinfo.ch: Pero el Parlamento no es elegido democráticamente…

No, en absoluto. Los candidatos son preseleccionados y aprobados por el Consejo de Guardianes de la Constitución. Podríamos hablar del tema, pero no le veo aquí el interés. No estamos obligados a hablar primeramente de democracia. También es posible entablar un diálogo de menor alcance, por ejemplo, sobre cuestiones sen torno a la gestión del agua o la silvicultura.

swissinfo.ch: ¿Hay algún proyecto al respecto?

Mencioné la problemática a investigadores, parlamentarios y al ministro de Exteriores. Irán tiene un gran problema de sequía, sus bosques se están muriendo, y nosotros tenemos muchos conocimientos sobre el bostryche y la silvicultura. Ya hemos realizado pruebas en Etiopía con nuestros castaños del Tesino, porque este árbol es muy resistente a la sequía.

El ministro iraní de Exteriores coincidió conmigo y quiere abrir un dosier sobre esos asuntos.

Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo