¿A quién beneficia la cooperación internacional de Suiza?

Cuando la cooperación al desarrollo se fija demasiados objetivos simultáneos corre el riesgo de verse desbordada, afirma Katharina Michaelowa, profesora de Economía Política y Política del Desarrollo en la Universidad de Zúrich.

Este contenido fue publicado el 12 octubre 2020 - 11:38
Katharina Michaelowa

El Consejo Nacional [cámara baja del Parlamento suizo] debatió en junio pasado la estrategia de cooperación internacional 2021-2024, presentada por el ministro [de Asuntos Exteriores] Ignazio Cassis. El Consejo de los Estados [cámara alta] trató el tema en la reciente sesión del Parlamento.

Katharina Michaelowa

Katharina Michaelowa es profesora de Economía Política y Política del Desarrollo en la Universidad de Zúrich. Sus investigaciones y docencia se centran en la cooperación al desarrollo y la política climática internacional, así como en los desarrollos económicos, sociales y políticos en los países del Sur.

End of insertion

Quienes siguieron el debate en el Parlamento se preguntan a quiénes debe beneficiar la cooperación internacional. Sobre todo el Partido Socialista y los Verdes han subrayado que la solidaridad internacional es más importante que nunca en plena crisis del coronavirus.

El partido Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora), en cambio, considera que es Suiza la que necesita dinero en tiempos de pandemia. También el mensaje relativo a la estrategia de cooperación internacional refleja – probablemente anticipando las críticas – que el presupuesto público para los próximos cuatro años debe ser invertido en beneficio de los intereses de Suiza. ¿Este enfoque no constituye un problema para la eficacia de la cooperación internacional (CI)?

Intereses a largo o a corto plazo

¿En qué piensa cuando escucha el término “ayuda al desarrollo”? Personalmente, pienso sobre todo en reducir el número de personas en situación de necesidad y en la lucha contra la pobreza –no en Suiza, sino en los países que carecen de un sistema de seguridad social capaz de proteger a la población de crisis y situaciones que ponen en peligro su vida. Es precisamente en los logros en este ámbito donde se mide la eficacia de la ayuda al desarrollo.

"Cuando los intereses de Suiza se entienden a corto plazo y la reducción de la pobreza, un objetivo central de la ayuda al desarrollo, se relega a un segundo plano, tenemos un problema."

End of insertion

Sin embargo, cuando la ayuda al desarrollo se concentra sobre todo en fomentar las exportaciones, respaldar a las empresas suizas en los países pobres, proteger a Suiza de la inmigración y preservar el medioambiente, persigue otros objetivos que son solo en parte complementarios.

Si los intereses económicos u otros de Suiza se entienden a largo plazo, la complementariedad no es un problema.

En cambio sí lo es, cuando los intereses de Suiza se entienden a corto plazo y la reducción de la pobreza, que es un objetivo central de la ayuda al desarrollo, se relega a un segundo plano. En política, los resultados a corto plazo se miden cuando se avecinan unas elecciones. Esta orientación cortoplacista constituye un serio riesgo.

¿Quienes critican hoy estrategia de cooperación internacional no querrán ver enseguida cómo, gracias al presupuesto asignado, se ha logrado frenar la inmigración o respaldar a las empresas suizas frente a la competencia internacional? ¿No van a reivindicar que es precisamente lo que se les ha prometido?

Ejemplos concretos

Las últimas décadas en Europa han demostrado cómo el intercambio con otros países puede aumentar la prosperidad y el crecimiento económico. Si Suiza contribuye a reforzar la democracia, el Estado de derecho, el sistema de educación y salud en un país en desarrollo, sienta las bases para formar un capital humano productivo que será beneficioso no solo para la economía local, sino también para las empresas helvéticas y los intercambios comerciales.

En cambio, si la ayuda al desarrollo y las relaciones diplomáticas de Suiza se utilizan para favorecer a algunas empresas helvéticas, que se aprovechan de las lagunas legislativas en materia de protección de los trabajadores y del medioambiente en un país pobre, este enfoque puede coincidir con los intereses cortoplacistas de las empresas (también para garantizar los puestos de trabajo en ese país), pero no es sostenible. 
 

Va en contra del desarrollo de las instituciones, daña el medio ambiente, perjudica a la salud y, por ende, reduce la prosperidad del país en cuestión. La iniciativa a favor de multinacionales responsables, que será sometida a votación popular en Suiza en noviembre, pretende poner fin a este tipo de prácticas y ofrece a las empresas suizas que ya respetan las reglas de juego protección frente a la competencia.

Esto vale también para la migración. Si la ayuda al desarrollo brinda a las personas nuevas perspectivas de futuro para que no se vean obligadas a abandonar sus países, tendrá también una repercusión positiva en el ámbito de la política migratoria. Por el contrario, si el interés cortoplacista de frenar la inmigración pasa a un primer plano, los efectos serán negativos para los verdaderos objetivos que persigue la cooperación al desarrollo. Un ejemplo: si Suiza concede ayuda al desarrollo a un país como recompensa por readmitir a los refugiados o frenar la emigración, consolida en el poder a regímenes no democráticas e inhumanos, lo que – a largo plazo – no hará sino acrecentar los problemas.  

Los objetivos de la política climática no siempre coinciden con los objetivos de reducir la pobreza en el mundo. El crecimiento económico requiere energía y sería una presunción negar a los países en desarrollo lo que pretendemos que sea la norma para nosotros.

"Si la cooperación internacional tiene que responder a demasiados objetivos a la vez, se verá desbordada enseguida."

End of insertion

También pueden surgir conflictos de intereses en los proyectos de desarrollo, por ejemplo, cuando la construcción de una gran central hidroeléctrica provoca el desplazamiento de la población local. Pero son precisamente las regiones más pobres del mundo las que se ven más afectadas por las consecuencias del cambio climático global. Por lo tanto es importante tener en mente los objetivos económicos, sociales y medioambientales y sopesarlos cuidadosamente en cada caso.

No sobrecargar la ayuda al desarrollo

Si la cooperación internacional tiene que responder a demasiados objetivos a la vez, se verá desbordada enseguida.
También en términos de volumen, la ayuda al desarrollo es demasiado modesta para conseguir progresos a nivel mundial en una serie de ámbitos. Del presupuesto previsto para la ayuda al desarrollo, la partida destinada a la cooperación bilateral y multilateral (que no incluye la suma asignada a la ayuda humanitaria que se brinda a la población, por ejemplo, en caso de catástrofe) se eleva a 6 600 millones de francos para un cuatrienio, es decir, corresponde a 1 650 millones por año. Esta suma apenas supera el presupuesto de 1 450 millones de francos que se le asignaron en 2019 a mi empleador, la Universidad de Zúrich. 

Además, si se sigue la voluntad del Consejo Nacional [cámara baja], será imposible hacer una planificación precisa para los próximos cuatro años, ya que solamente se ha aprobado un crédito marco para la cooperación internacional. Esto significa que cada año habrá que decidir si se puede agotar la partida anual correspondiente. 

Al tratarse de una cifra no solo modesta, sino también incierta, tendremos que revisar a la baja nuestras expectativas respecto a lo que podemos conseguir en el mundo y, en definitiva, para Suiza. Además, para que la política de desarrollo sea un éxito, otros ámbitos de la política suiza (por ejemplo, el comercio, la agricultura o el ejército), que reciben más medios financieros, apoyen –o por lo menos no obstaculicen– los objetivos de la cooperación internacional (CI).

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autora y no reflejan necesariamente la posición de swissinfo.ch. 

Traducción del alemán: Belén Couceiro

Serie de opiniones

swissinfo. ch publica artículos de opinión escritos por colaboradores sobre una amplia gama de temas - temas suizos o que afectan a Suiza. La selección de artículos presenta una diversidad de opiniones para enriquecer el debate sobre los temas tratados.

End of insertion

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo