Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Absolución para el gobierno de Colombia con el TLC?

(Keystone)

El Congreso de Estados Unidos, antes de aprobar su tratado comercial con Colombia, exige a Bogotá protección a sindicalistas, blanco de violencia y muerte en ese país. El legislativo suizo también debe ratificar el TLC entre Colombia y la EFTA, o ¿seguirá los pasos de EE UU?

Una minoría de la diputación helvética se opone al documento y pide cambios en la discusión política con países que no respeten los derechos humanos.

"El lunes 25 de mayo discutiremos ese asunto en el Consejo Nacional, es decir, la Cámara de Representantes de Suiza. Habrá una propuesta de minoría que yo presento para no concluir el acuerdo, reenviar el dossier al Consejo Federal (Ejecutivo suizo) y obtener más garantías sobre los derechos humanos, además de introducir cláusulas sociales y ambientales en él", indica el legislador Carlo Sommaruga.

Este diputado socialista, junto con los otros miembros de su partido y de Los Verdes, se opone al Tratado de Libre Comercio entre Colombia y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) y exige un nuevo modo de que Suiza se relacione a nivel económico y financiero con países como Colombia, para dar prioridad a la cuestión humana.

"Pedido político de Colombia"

En opinión de Sommaruga, este tratado es un pedido político de Colombia:

"Si hay un acuerdo con Colombia es porque ese país pidió a Suiza concluir ese acuerdo, es un pedido político. El gobierno actual en Colombia quiere tener ese éxito con Suiza para después mostrarlo a la Unión Europea, a los Estados Unidos y a Canadá para activar los otros acuerdos que ahora están bloqueados por reflexiones sobre los derechos humanos y la violación del derecho social de los trabajadores y sindicalistas en Colombia".

El senador colombiano Jorge Enrique Robledo, de visita en Europa hace unas semanas, reforzó las convicciones de Sommaruga y otros diputados suizos de los círculos de izquierda de rechazar el acuerdo, firmado en Ginebra el 25 de noviembre de 2008.

"El tratado de libre comercio que se está tramitando significa una absolución al gobierno de Colombia en el tema de los crímenes de los sindicalistas y la violencia grave que hay en Colombia", advirtió el legislador del Polo Democrático Alternativo.

Andar sobre hielo

La suiza Regula Erazo de la organización Caritas, escuchó atenta las informaciones del político colombiano. Ella ha vivido muchos años en Colombia, la quiere y sigue la situación de cerca y con los menos favorecidos:

"Hay un contexto de mucho atropello a derechos fundamentales, al sindicalismo, al derecho a organizarse, reunirse, tener una voz, una participación activa, pública, pues hay muchas represiones. Es una Colombia de mucho temor, de mucha represión. Es grave la situación en Colombia, porque cuando yo hablo de represión no es meramente de palabras, sino amenazas a vidas humanas. Poniéndose a pensar lo que esto significa para la ciudadanía sencilla u organizada, es siempre un andar sobre el hielo".

3.000 ataques a sindicalistas

Durante el gobierno de Álvaro Uribe han ocurrido más de 3.000 ataques a los representantes sindicales, acusa, por su parte, Stephan Suhner, miembro del grupo Suiza-Colombia y profundo conocedor de la lucha gremial en el país sudamericano.

Explica porqué los defensores de los derechos laborales y humanos en Colombia y las organizaciones civiles helvéticas relacionadas con ellos consideran "inmoral" la ratificación del TLC:

"Creemos que este tipo de acuerdos que se están firmando (no sólo por parte de la EFTA), son muy inequitativos para los países del Sur. En el caso helvético, la propiedad intelectual, las disposiciones del sector de servicios, compras públicas, banca y seguros son aspectos fundamentales donde Suiza lleva una ventaja de oferta frente a Colombia".

Detrás de los fármacos y el oro: la gente

Suiza exporta químicos, farmacéuticos, maquinaria e instrumental de precisión a Colombia. A cambio, compra allá piedras y metales preciosos (oro para sus reservas de oro y para su joyería de lujo, esmeraldas), además de petróleo, café y plantas, en un intercambio de nivel modesto.

No obstante, para los opositores al acuerdo, la preocupación no radica en los productos, sino en la gente que está al final de la cadena de los beneficiados por estos intercambios.

El sector farmacéutico tendrá beneficios a costa de los más necesitados, opina Suhner. En concreto, su queja es que las patentes impuestas a los medicamentos tardarán más en caer con el TLC, afectando a la producción de genéricos locales.

También Suhner advierte de las modificaciones a la legislación laboral en detrimento de los derechos del trabajador. "De eso se benefician empresas suizas, porque la jornada diurna va hasta las 22.00 horas y el recargo para dominicales y festivos se bajó".

La sanción moral de EE. UU.

Pero la exigencia de no ratificar el TLC con Colombia se fundamenta principalmente en la crisis de derechos humanos en ese país.

"Creemos que es un acto inmoral ratificar un acuerdo de libre comercio sin hacer la más mínima alusión a los derechos humanos y sindicales, viendo que las empresas suizas no son del todo ajenas a esta problemática", concluye Stephan Suhner.

Al respecto, agrega el legislador colombiano de izquierda, Jorge Enrique Robledo: "Asesinato de sindicalistas, impunidad en los crímenes, secuestros y asesinatos de jóvenes para presentarlos como si fueran guerrilleros, relaciones del paramilitarismo con dirigentes políticos: esto es un problema tan grave, que el propio Partido Demócrata de los Estados Unidos le tiene una especie de sanción moral, política al gobierno de Colombia, no ratificándole un tratado de libre comercio, precisamente porque allá consideran que no gana un examen de derechos humanos".

Y a esto, Robledo añade el tema político actual en Bogotá: "La idea del presidente Álvaro Uribe de perpetuarse, de estar cambiando por segunda vez la Constitución para quedarse un tercer periodo demanda una idea demasiado mala con respecto a su concepción de lo que es un país democrático".

Patricia Islas Züttel, swissinfo.ch

Los TLC de Colombia

En el ámbito internacional, Colombia busca obtener de aquí al 2010 un acceso preferencial para el 80% de sus exportaciones.

Firmó un Acuerdo de Libre Comercio con Estados Unidos, cuya aprobación ha quedado bloqueada en Washington. En el Legislativo estadounidense, la mayoría democrática pide pruebas más convincentes en materia de derechos humanos para respaldar el documento.

Colombia ha firmado otros acuerdos con Chile, Honduras, Guatemala y el Salvador e inició en 2007 -junto con Bolivia, Ecuador y Perú-, las negociaciones para un TLC con la Unión Europea.

El 22 de noviembre de 2008, Colombia firmó un TLC con Canadá.

El 25 de noviembre firmó el TLC con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA: Suiza, Islandia, Noruega y Liechtenstein).

Fin del recuadro

EFTA

La Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA por sus siglas en inglés) es un bloque comercial creado en 1960 por la Convención de Estocolmo como alternativa a la Comunidad Económica Europea (CEE) que desembocaría en la Unión Europea (UE).

Su objetivo es promover la expansión económica y comercial de sus miembros. Actualmente está conformada por Suiza, Noruega, Liechtenstein e Islandia.

Fin del recuadro

Preocupación de ONG suizas

El Grupo de Trabajo Suiza-Colombia, la Declaración de Berna y Alliancesud -la comunidad de trabajo compuesta por Swissaid, Acción Cuaresmal, Pan para el Prójimo, Helvetas, Caritas y EPER/HEKS-, organizaron en Berna un encuentro con el diputado colombiano Jorge Enrique Robledo para abordar la situación de derechos humanos y laborales en Colombia, de cara a la ratificación del Acuerdo de Libre Comercio entre ese país sudamericano y la EFTA.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×