Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

«Acción limpieza» en las grandes ciudades suizas

Discusiones permanentes sobre los costos y formas de depositar la basura.

(Keystone)

Berna, Basilea, Zúrich, Lausana y Ginebra declaran la guerra contra las basuras, los «tags» y los excrementos de perros.

Fieles a la imagen que describe a Suiza como un país obsesionado por el orden y la limpieza, varias grandes ciudades suizas declaran la guerra contra las basuras, las pintadas y la mendicidad, problemas recurrentes en estas épocas de comidas rápidas, juventud marginada, droga y desajustes económicos.

A comienzos del año, Berna, la capital federal de Suiza, había dado el ejemplo al iniciar una campaña destinada a extirpar la «mendicidad organizada». «En Suiza nadie está obligado a mendigar para sobrevivir. Constitucionalmente, los necesitados tienen derecho a una ayuda»: decía la responsable de asuntos sanitarios y previsión social de la capital. Aunque formalmente autorizada, la mendicidad ya no es tolerada en Berna.

Pero esta ciudad, en muchos sentidos ejemplo de preservación de espacios verdes, fluidez urbana y conservación del patrimonio arquitectónico, ha sido también objeto de auténticas depredaciones por las bandas de artistas del «tag». A costos que llegan a varios millones de francos suizos, Berna, Basilea, Lausana, Ginebra y Zúrich lanzan acciones de limpieza para restaurar fachadas de edificios, muros, calles, pasajes peatonales y medios de transporte pintados o rayados como espacios de conquista.

Con agentes especiales, a pie, en bicicleta o a caballo, Zúrich quiere acabar con los basureros en los que se ha convertido la orilla derecha de su lago, lugar apreciado por los bañistas del verano. A partir de agosto quienes no utilicen los contenedores de vidrio, aluminio, plástico y otras basuras, corren el riesgo de recibir una multa superior a los 60 dólares.

La austera Ginebra, domicilio de numerosas organizaciones internacionales y escenario de múltiples encuentros de carácter mundial, los espíritus viven alterados por el problema de los excrementos de perros. Las autoridades ginebrinas reconocen que poco a poco las campañas educativas han dado frutos, pero aseguran que aún no se ha llegado a una solución satisfactoria.

Jaime Ortega

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×