Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Cómo serán las relaciones Berna-Roma con Berlusconi?

Silvio Berlusconi (izda) ganó, pero la victoria sobre Francesco Rutelli, candidato de la coalición El Olivo, fue más estrecha de lo esperado.

(Keystone)

Italia votó el domingo y acordó a la formación de Silvio Berlusconi la primacía sobre las otras fuerzas políticas. El futuro gobierno de la coalición encabezada por el controvertido magnate de la comunicación podría tener repercusiones desagradables para Suiza en los ámbitos de la política de transporte y de la asistencia judicial con Roma.

Las elecciones de este domingo serán recordadas por su carácter anómalo: las largas colas nocturnas en los colegios electorales y la publicación de los resultados antes del cierre de las urnas. Pero la señal clara e inequívoca de este voto político italiano 2001 es la victoria de Silvio Berlusconi.

En repetidas ocasiones se dijo que el tono feroz de la campaña terminaría por transformar la cita electoral en un referéndum sobre 'Il Cavaliere' Berlusconi, con una marcada personalización de toda la contienda electoral. La afirmación se corresponde con el escrutinio de los votos que representan una clara respuesta de los italianos.

Los resultados electorales y la victoria de Berlusconi abren algunas interrogantes que ocuparán de inmediato a los observadores internacionales y, en particular, un país como Suiza profundamente vinculado a los asuntos italianos.

Primer interrogante: ¿Será una legislatura capaz de garantizar la anhelada estabilidad a la política italiana? Aparentemente los escaños en la Cámara de Diputados y en el Senado constituyen un claro margen de seguridad para el nuevo Gobierno de la coalición de centroderecha Casa de las Libertades. Pero ahí está la fuerza y la fragilidad del resultado electoral.

La victoria de Berlusconi y de su Forza Italia, que se perfila como el primer partido en Italia, ha quitado espacio a los aliados. Disminuye así el peso condicionante de los partidos menores que conforman el Polo y, en particular, el de Lega, pero da paso a discusiones de orientación y de liderazgo que podrían provocar tensiones en el seno de la ganadora coalición de centroderecha.

Otro interrogante es que el resultado de las urnas coloca a 'Il Cavaliere' en un papel casi hegemónico en el Polo y por ende en el nuevo Gobierno; tal vez demasiado hegemónico para una figura que todavía no ha resuelto sus problemas con la justicia en Italia y en el extranjero y que por ello queda expuestos a muchos riesgos.

¿Qué puede esperar Suiza de este giro político en Italia? Interés despiertan sin duda las promesas que hizo el Polo en el terreno de la inversión industrial y la apertura de mercados.

Pero también se percibe un ambiente ensombrecido en lo que concierne la política de transportes. Durante la campaña electoral Berlusconi se desvivió ilustrando las grandes obras viales y ferroviarias que el Polo prometía llevar a cabo una vez en el poder.

Muchos kilómetros de asfalto, pero ninguna propuesta para transferir el tráfico pesado de la carretera al riel, un problema cada vez más vital para el tránsito transalpino.

De hecho, Berna recuerda todavía las dificultades encontradas con la legislatura italiana saliente, la oposición parlamentaria por parte del Polo contra toda tentativa de incentivar la conversión del tráfico de mercancías por riel en detrimento de los transportistas autónomos.

Interrogantes hay también en el ámbito judicial, desde siempre tema central en las relaciones bilaterales ítalo suizas. Justo en la víspera de las elecciones el Polo bloqueó en el Senado la ratificación del nuevo acuerdo en materia de colaboración judicial.

Un patinazo en plena campaña electoral que a la luz de las polémicas y las tensiones que se vislumbran en el horizonte del Gobierno del Polo corren el riesgo de convertirse en tema candente.

Gianni Gaggini

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×