Navigation

¿Cuál justicia para los palestinos?

Imagen casi frecuente de una confrontación desigual en los territorios palestinos ocupados. Keystone

La situación en Palestina se precipita. La diplomacia internacional tantea en la oscuridad. Suiza es uno de los primeros en denunciar la violencia.

Este contenido fue publicado el 11 abril 2002 - 14:26

El politólogo Ricardo Bocco, vicedirector del Instituto Universitario de Estudios sobre el Desarrollo, de la Universidad de Ginebra, conoce a fondo la situación de los territorios ocupados.

Bajo encargo de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude) sigue periódicamente el progreso humanitario en curso en esa zona de Medio Oriente.

En entrevista concedida a Daniele Papacella, de la redacción en italiano de swissinfo, el politólogo expuso el desafio diplomático que encara la comunidad internacional para encontrar una solución. Extractos de esta conversación:

Sólo en los últimos días la diplomacia internacional parece haber reaccionado a la escalada del conflicto, conocida ya antes a través de los medios de difusión. ¿El espectro del terrorismo islámico ha protegido en cierto modo a la acción israelí?

La etiqueta de terrorista es voluble y depende de quién la utiliza. Cuando Inglaterra era una potencia mandataria en Palestina, los líderes "terroristas" eran entonces los futuros exponentes de primer nivel de Israel, como Begin o Shamir, quienes dirigieron atentados al albergue King David de Jerusalén y aterrorizaban a la población civil palestina.

Al inicio del proceso de paz, el término de terrorista asignado a Arafat había caído en desuso. Los acuerdos internacionales legitimaron esa posición. Pero Sharon volvió a utilizar el concepto dirigiéndolo a la Autoridad Palestina, sin limitarlo sólo hacia el movimiento integrista.

En los últimos seis meses, el primer ministro acusa a la Autoridad Palestina de ser la matriz de toda una serie de atentados, claramente reivindicados por Hamas o la Yihad.

Sobre todo después del 11 de septiembre, el mensaje fue claro: declarar a la Autoridad Palestina como terrorista y fundamentalista para demostrar la falta de sentido de negociar.

¿A que se debe que la diplomacia internacional comience a reaccionar hasta ahora?

Los primeros actores del contexto internacional son los estadounidenses, pero en la actual administración, los republicanos han permanecido cerca de Israel.

El sector hebreo y los conservadores fundamentalistas cristianos se identificaron en la lucha contra el terrorismo, sosteniendo la línea dura del gobierno israelí. Sólo en las semanas recientes nació la crítica, aunque no de la política. Es la sociedad civil la que reaccionó.

Entre los primeros, el ministro suizo de Exteriores condenó explícitamente la masacre, incluso barajando posibles sanciones. ¿Se trata de un acto significativo?

Es un acto valeroso de parte de un pequeño país como Suiza, sobre todo si se piensa en la situación vivida hace unos años a raíz de los fondos judíos no reclamados.

La posición helvética es una manifestación de coherencia interna. Suiza es depositaria de las convenciones de Ginebra, y la decisión de adherirse a la ONU ha confirmado su voluntad de fomentar el respeto a los derechos humanos.

En Medio Oriente, Suiza es sólo un nuevo actor. Su presencia se hizo notar en 1994 con la apertura de su Oficina de contacto para el desarrollo y la cooperación en Palestina. Una labor muy importante que ha permitido, por otra parte, el desarrollo de proyectos de estudio internacional sobre las necesidades de la población palestina.

swissinfo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo