"El deporte enseña la solidaridad y el juego limpio"

El otrora consejero federal, Adolf Ogi, durante su visita a swissinfo. swissinfo.ch

Consejero especial de la ONU, el ex ministro Adolf Ogi presentará en breve su dimisión luego de consagrar siete años a la defensa de las virtudes del deporte como escuela de vida.

Este contenido fue publicado el 19 noviembre 2007 - 13:34

En entrevista con swissinfo hace un balance de su mandato, evoca la Eurocopa 08 y habla de su partido, la UDC.

Los esfuerzos desplegados en el plano internacional por Adolf Ogi fructifican. En siete años, la ONU lanzó más de 1000 proyectos deportivos. Además, se establecerá de manera permanente el puesto de consejero especial del secretario general de las Naciones Unidas para el deporte al servicio del desarrollo y de la paz.

Para el otrora consejero federal el tiempo habría llegado de retornar el mandato para volver a ser un ciudadano cualquiera.

swissinfo: Siete años después de haber asumido sus funciones, el puesto de consejero especial del secretario general de las Naciones Unidas para el deporte al servicio del desarrollo y de la paz será institucionalizado. ¿Está orgulloso de ello?

Adolf Ogi: Creo que en el seno de la ONU, se reconoció que el deporte podía ser un medio suplementario de realizar los objetivos del milenio, definidos en 2000 para 2015. El deporte se inscribe en esta estrategia, como la política, la ciencia, la economía y la religión.

Lamentablemente, todavía no estamos en la buena dirección. Por ello hacen falta nuevas fuerzas y nuevos instrumentos -como el deporte - para crear un mundo mejor, más pacífico, menos caótico y liberado del terror. Estoy feliz de que el nuevo secretario general decidiera institucionalizar este trabajo.

swissinfo: Durante el verano, usted declaró que dejaría el mandato a otros. ¿La nueva situación le hará reconsiderar esa decisión?

A. O.: A decir verdad, quería retirarme desde el año pasado, al mismo tiempo que el antiguo secretario general Kofi Annan, pero la nueva administración quiso que me quedara para hacer el puente con mi sucesor. Acepté. Quiero dejar el mandato a fines del año, pero estamos analizando la posibilidad de que concluya a finales de diciembre o un poco más tarde. Ya es hora que alguien de nuevo, hombre o mujer, tome el relevo.

swissinfo: ¿El deporte obtuvo sus cartas de nobleza en el seno de la comunidad internacional como instrumento de promoción de la paz?

A. O.: El deporte desempeña un papel muy importante no sólo en la promoción de la paz: permite también promover la educación, la salud y otros aspectos importantes en temas de desarrollo. El deporte es una escuela de vida.

En el deporte, aprendo a ganar sin pensar que soy el mejor. Aprendo a perder sin pensar que estoy acabado. Aprendo a respetar a mi adversario, a aceptar las reglas y las decisiones del árbitro. Aprendo la integración, la solidaridad y el juego limpio.
Diría que ese mensaje ha sido muy bien comprendido en África, Asia y América del Sur. Lamentablemente, no podemos decir lo mismo acerca de Europa y de América del Norte.

swissinfo: En Suiza, estamos en la cuenta regresiva de cara a la Eurocopa 08. Empero, parece que más que la alegría, domina una especie de inquietud. ¿Suiza tiene algún problema con esa manifestación?

A. O.: Habrá que hacer las cuentas al fin del torneo. Solamente entonces se podrá decir si la EURO 08 fue o no un éxito para Suiza y Austria. Es cierto que la sensación actual pareciera más ligada a los problemas que hay que resolver y que eso impide expresar la alegría.

Pero también hay que ser realista: no podemos hacer surgir la euforia por mandato, 250 días antes del torneo, diciendo a los suizos: "regocíjense, hagan algo con este campeonato". Esto no corresponde al temperamento suizo.

Por otra parte, lamento que el regocijo pase al segundo plano. Haría falta que surgiera un cierto entusiasmo; rápidamente, de ser posible.

Por otra parte, lamento que el regocijo pase al segundo plano. Haría falta que surgiera un cierto entusiasmo; rápidamente, de ser posible.

swissinfo: ¿La organización de esta Eurocopa va a ser exitosa?

A. O.: ¡No podemos permitirnos un mal campeonato de Europa! Los portugueses mostraron el camino y los alemanes organizaron excelentes campeonatos del mundo. Pienso y espero que nosotros lo lograremos también, porque una oportunidad semejante no se volverá a presentar.

swissinfo: Otro tema... Usted declaró hace algunos años que si su partido, la Unión Democrática del Centro (UDC), mantenía el mismo estilo, tendría problemas en 2011, en las próximas elecciones federales. ¿Aún lo piensa?

A. O. Sí. Este año, nuestro partido se embolsó el 29% de los sufragios. Nuestra victoria en las elecciones parlamentarias es ciertamente histórica, pero la UDC debe contribuir ahora en la búsqueda de mejores soluciones para el país entero y no contentarse con defender sólo sus intereses.

swissinfo: ¿Acaso la UDC lo logrará?

A. O. El éxito confirma su propio valor, pero impone también obligaciones. Espero que los responsables del partido estén conscientes de esa responsabilidad y adviertan que no se hace la política de manera terminante, sino que en este país de cuatro culturas, 26 cantones y 3000 municipios, hay que encontrar soluciones que beneficien a todo el país. Confío en que la UDC lo logrará.

swissinfo: Como consejero especial de la ONU, usted debe viajar mucho. ¡Casi podríamos decir que usted es un suizo del extranjero ambulante! ¿ Estos viajes modificaron su imagen de Suiza?

A. O.: Suiza tiene una reputación excelente, sobre todo en Asia. En Europa en cambio, no tenemos derecho a alabanzas de hace 20 o 30 años. El hecho de que no seamos miembro de la Unión Europea tiene ventajas, pero nos miran de modo un poco más crítico.

En Estados Unidos, el debate sobre los fondos judíos dejó huella. Pero desde que somos miembros de la ONU, ya no pueden tratarnos de aprovechados. Nuestra misión en Nueva York efectuó un trabajo notable. Suiza goza ahora de un gran respeto en el seno de la ONU.

swissinfo: ¿Cómo podemos imaginarnos a Adolf Ogi jubilado?

A. O.: ¡Con esquís en el Mont Blanc!

Entrevista swissinfo, Christian Schmid
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Adolf Ogi

Nace el 18 de julio de 1942 en Kandersteg (Oberland bernés) y cursa estudios comerciales.

En 1964, ingresa a la Federación Suiza de Esquí, que dirige desde 1975. En 1981, se convierte en director general de 'Intersport Suisse Holding AG' y miembro del consejo de administración.

Miembro de la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha nacionalista) desde 1978, es representante en 1979 en el Consejo Nacional (cámara baja). Forma parte de la Comisión de asuntos militares de 1982 a 1987 y dirige la Cámara de 1986 hasta su elección en el Consejo Federal (Gobierno) en 1987. Entre 1984 y 1987, preside también la UDC.

Adolf Ogi entra al gobierno el 1 de enero de 1988 como ministro de Transportes, Comunicaciones y Energía. En 1996, retorna al Departamento de asuntos militar, convertido en 1998 en Ministerio de la Defensa, la Protección de la población y los Deportes.

Es presidente de la Confederación en 1993 y en 2000y deja el gobierno el 31 de diciembre de 2000.

De inmediato es nombrado consejero especial del secretario general de las Naciones Unidas para el deporte al servicio del desarrollo y de la paz. Este mandato concluía a finales de 2006 pero fue prolongado por un año.

Adolf Ogi está casado y tiene dos hijos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo