Navigation

"El derecho al clima es el derecho al futuro"

Sequía en Kenya, septiembre de 2009 Keystone Archive

Exhortan al Gobierno suizo a asumir su responsabilidad de "precursor" de la protección del medioambiente y a desempeñar un papel activo de "mediador" en la Conferencia Mundial sobre el Clima a realizarse en diciembre en Copenhague.

Este contenido fue publicado el 02 noviembre 2009 - 09:02

Organizaciones de la sociedad civil suiza organizaron un simposio en el que autoridades y especialistas nacionales e internacionales debatieron sobre una cumbre cuyas perspectivas no son alentadoras.

"Copenhague debe triunfar" a pesar de "que el escepticismo sobre su éxito crece día a día" señaló Rosemarie Bär, coordinadora de política de desarrollo y temas sobre el clima en la Alianza Sur.

El acuerdo que debería surgir de esa cita internacional no está asegurado debido a diferencias significativas, especialmente, entre algunas naciones industrializadas y los países en vías de desarrollo.

De ahí la iniciativa de Alianza Sur de realizar el viernes 30 de octubre un simposio en Berna con el objetivo de debatir con invitados internacionales y representantes del Gobierno, las perspectivas de esa cumbre. Y de precisar, desde la perspectiva de la sociedad civil, cuál debería ser la postura helvética.

Alianza Sur es una plataforma que reúne a seis de las más prestigiosas organizaciones helvéticas de cooperación y uno de los actores más dinámicos de la *Alianza a favor de una política climática responsable* que congrega una cincuentena de sindicatos, ONG y asociaciones ecológicas, religiosas y de desarrollo del país.

Un punto crucial de debate en la Conferencia de Copenhague será cómo evitar que el calentamiento del planeta supere en las próximas décadas un aumento de 2 grados, considerado éste como una frontera para la sobrevivencia misma de la tierra.

Tras ese objetivo general, la cumbre debería tomar decisiones urgentes para disminuir los gases que producen el efecto invernadero. Y para decidir mecanismos de financiamiento compensatorios de parte de las naciones que superen ese límite de emisión del CO2.

"El derecho al clima es el derecho al futuro", enfatizó Rosmarie Bär. Llamando al Gobierno suizo a asumir su responsabilidad de "precursor" de la protección del medioambiente. Y a desempeñar un papel activo de "mediador" en la Cumbre de diciembre para que se alcancen resultados positivos.

El desafío de Suiza

En su calidad de "país independiente, Suiza podría jugar un rol clave" dando el ejemplo en cuanto a las actitudes correctas a adoptar en el concierto internacional con respecto a los desafíos ambientales, enfatizó Simone Lovera.

El Gobierno suizo ha asumido una postura interesante "defendiendo el concepto de la integridad del Convenio del Clima. Y esto es significativo", puntualizó Lovera, reivindicando la importancia de la amplia coalición ciudadana que se moviliza en Suiza y a nivel inernacional a favor del medio ambiente.

La dirigente ecologista paraguayo-holandesa dirige la Coalición Mundial por los Bosques, con sede en Asunción del Paraguay y forma parte de Amigos de la Tierra Internacional.

Invitada para el evento de Berna, Lovera anticipó a swissinfo su preocupación por el riesgo " que la Cumbre de Copenhague sea un fracaso" .

"Estados Unidos es por el momento el principal responsable" de ese eventual fracaso, criticando su posicion de no ratificar el Convenio.

" La política climática en el mundo está hoy llena de condicionamientos", subrayó.
"Estamos hartos de esas actitudes. Cada nación dice que implementará el Protocolo de Kioto si la otra hace un gesto y viceversa. Todas se condicionan mutuamente", criticó Lovera.

"Lo esencial es evitar que se siga destruyendo el clima en forma cada vez más irreparable", exhortó la dirigente , convencida que la movilización de la sociedad civil planetaria es el reaseguro para esta meta.

Dinámica helvética

"Suiza debe contribuir a que la Conferencia de Copenhague aporte en el camino de un nuevo acuerdo sobre la protección del clima", declaraba la Alianza a favor de una política climática responsable, en un documento público emitido la tercera semana de octubre.

Dicha plataforma ciudadana hizo llegar al Consejo Federal (Ejecutivo colegiado helvético) un pliego de 15 reivindicaciones.

Entre ellas, su compromiso de promover que los países industrializados reduzcan sus emisiones de CO2 de 40% hasta 2020 (en relación a 1990). Y que definan planes de acción a nivel nacional para llegar al 2050 sin emitir ningún gas más de efecto invernadero.

El Consejo Federal (Gobierno) no ha comunicado todavía el mandato que dará a sus delegados que lo representarán en la Conferencia de Copenhague.

"Soy optimista. El después de Copenhague será mejor que el antes", afirmó José Romero, Jefe de la Sección 'Tratado de Río' en la Oficina Federal del Medioambiente.

Romero, quien forma parte de los negociadores que viajarán a Dinamarca en diciembre, anticipó que "Suiza está lista a reducir al menos un 20% las emisiones e incluso podría ir hasta un 30 % según definan los otros países desarrollados".

Sergio Ferrari, swisinfo.ch

Alianza Sur

La Alianza Sur es la comunidad de trabajo de ONG suizas.

Está conformada por Swissaid, Acción Cuaresmal, Pan para el Prójimo, Helvetas, Caritas y Eper (obra protestante).

La Alianza a favor de una política climática responsable, reúne a 51 organizaciones.

La componen, entre otras, ONG de cooperación al desarrollo, a favor del medioambiente y de diferentes iglesias.

También participan sindicatos, los Partidos Verde y Socialista y movimientos como ATTAC, a favor de la Tasa Tobin para controlar los capitales financieros internacionales.

La Alianza exige que Suiza reduzca hasta 2020 un 30% de sus emisiones de gas de efecto invernadero (en relación al año de referencia de 1990). Y un 90 % hasta el 2050.

End of insertion

Un planeta enfermo

En el último milenio la variación de temperatura media fue de apenas 1°C.

La temperatura media mundial creció 0.74 grados (promedio) en los últimos 100 años.

Desde 1970 se observa un calentamiento de la atmósfera que no se puede explicar sólo por las variaciones climáticas naturales.

Suiza, en igual período, ha visto aumentar su temperatura en 1.5°C.

Otra constatación preocupante. Durante más de 800.000 años la concentración de CO2 en la atmósfera ha sido de entre 200 y 300 ppmv (nombre de moléculas por millón en un volumen determinado).

Las emisiones de CO2 originadas por el hombre han determinado un alza masiva de dicha concentración, desde 1850 a nuestros días. Hoy se eleva a 380ppmv, que supera ampliamente la marca extrema de 350.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo