Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

«El gran teatro del mundo» en Einsiedeln

La fachada barroca de la Abadía de Einsiedeln, durante los ensayos de la obra.

(Keystone)

Desde hace 76 años una asociación de actores aficionados de la pequeña ciudad de la Suiza central representa la obra de Calderón de la Barca en el pórtico de su célebre Abadía. Hasta septiembre se ofrecen 3 representaciones por semana.

Pedro Calderón de la Barca es uno de los grandes autores dramáticos del barroco. En sus obras el dramaturgo español del siglo XVII plantea la cuestión de la realidad y las apariencias. En «El gran teatro del mundo», uno de sus más conocidos autos sacramentales, pone en evidencia la idea de la vida como un teatro.

Einsiedeln, pequeña ciudad del cantón de Schwyz, es uno de los centros religiosos más importantes de Suiza. En el siglo X, cerca al refugio que habitó un ermitaño mártir llamado Meinrad, se fundó un monasterio benedictino cuyo esplendor se prolongó hasta el siglo XII, antes de caer en el olvido y recuperar la prosperidad durante el siglo XVII.

En Einsiedeln, en 1493, nació Paracelso, padre de la farmacología. El célebre médico era hijo de un curandero que atendía a los peregrinos del Camino de Santiago procedentes del este y centro de Europa que se detenían en el monasterio.

Construida entre 1674 y 1735, la iglesia abacial de Einsiedeln es una de las obras más acabadas del barroco suizo. Allí los fieles veneran una Virgen negra, imagen de la Virgen de los Ermitaños, del siglo XV, originalmente policroma pero ennegrecida por el tiempo y restaurada con ese color.

«En Einsiedeln, lugar de peregrinaje, el teatro sagrado vivió grandes momentos durante la época del barroco»: explica Peter Kaelin, actual presidente y director de la asociación de 500 actores aficionados que desde 1924 preserva celosamente la tradición de representar «El gran Teatro del Mundo» en el amplio pórtico de la Abadía.

En el siglo XIX, el poeta Joseph d'Eichendorf tradujo la obra de Calderón al alemán. Inspirada en un catolicismo romántico, aquella versión fue representada a lo largo de los años pero con ópticas y sensibilidades que han correspondido a cada época.

Como la pieza no se representaba desde hacía 5 años, el director de teatro Thomas Hürlimann ha puesto ahora en escena una versión renovada y particularmente moderna de la obra, con escenas de la vida actual en forma de interrogantes sobre las inquietudes económicas, sociales y éticas del fin del siglo y del milenio.

Determinada por los relojes de las dos torres de la Abadía, la representación de la obra del dramaturgo español en Einsiedeln se desenvuelve en 7 cuartos de hora.

Para los personajes y para el público la pieza concluye con la gran pregunta: ¿estamos dispuestos a representar de nuevo la obra? Ante la falta de respuesta, el personaje que encarna a Calderón de la Barca recita el texto final original:

«Y, pues, representaciones es aquesta vida toda;
merezca alcanzar perdón de las unas y las otras »

Jaime Ortega

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes