Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Estados Unidos no ataca, se defiende"

Suiza debe mostrarse más creativa en sus propuestas y salir del esquema: negro o blanco, advierte Raymond Loretan.

(Keystone)

El UBS cometió una falla y EE UU le pide cuentas. Pero Suiza no supo anticipar le faltó anticipar la crisis, sostiene Raymond Loretan, otrora diplomático helvético en Nueva York. Ahora es necesario comunicar, desarrollar una estrategia clara y negociar.

Suiza debe evitar su inscripción en la lista negra de los Estados no cooperativos en materia de fraude fiscal del G-20, estima Raymond Loretan. "Consideramos ser cooperativos y eso nos pondría en una posición mucho más difícil frente a nuestros socios de negociación."

swissinfo: UBS, secreto bancario, muchos suizos se sienten atacados por los Estados Unidos. ¿Tienen razón?

Raymond Loretan: Pienso que no. Los Estados Unidos tuvieron una dura reacción e insistente sobre el caso del UBS porque el banco violó su ley. Están en su derecho de pedirle cuentas.

Dicho esto, Estados Unidos tienen una cultura diferente de la nuestra. Constituye una superpotencia, se impacienta y actúa más rápidamente. Nosotros no estamos acostumbrados a esta manera de actuar, pero deberíamos conocerlos por experiencia. Tendríamos que haber reaccionado más rápidamente a su petición.

Pero esta reacción no es, de ninguna manera, un ataque generalizado contra Suiza. Es más bien una defensa contra las actividades ilícitas del UBS. Pero este caso abrió una brecha en la que muchos políticos estadounidenses y europeos se precipitan para llevar una ofensiva masiva contra el secreto bancario.

swissinfo: Los diputados estadounidenses analizan una ley contra los paraísos fiscales. Suiza forma parte de la lista negra provisional. ¿Eso le preocupa?

R.L.: Hay que tomar este asunto muy seriamente e intensificar nuestra campaña de explicación en los Estados Unidos, con una presencia más señalada en los medios de comunicación, en particular, electrónicos. Pero el asunto UBS vuelve esta tarea de comunicación de las autoridades y diplomáticos muy delicada ya que debe evitar las amalgamas.

swissinfo: Usted defendió el secreto bancario durante varios años en Estados Unidos como representante oficial de Suiza. ¿Dadas las condiciones actuales del expediente, perdió usted su tiempo?

R.L.: La promoción del centro financiero suizo y la defensa del secreto bancario formaban parte de la promoción general de Suiza en los Estados Unidos. Todos nuestros esfuerzos pues no fueron inútiles ya que el UBS no es Suiza. Entonces no perdimos nuestro tiempo, sino que perdimos mucho impacto y, accesoriamente, dinero público.

Pero queda claro que hay un sentimiento de traición respecto al socio UBS. Hay también traición frente a la gran mayoría de sus propios colaboradores, que son en general honestos y leales.

swissinfo: ¿Debe reconstruirse la imagen de Suiza en Estados Unidos ?

R.L.: No diría que debe reconstruirse. Los ataques fueron numerosos, algunos medios de comunicación estadounidenses también sirvieron para nuestra defensa. Pero es necesario intensificar los esfuerzos de promoción de la imagen de Suiza.

Es deplorable que una parte de esos esfuerzos haya sido interrumpida desde el momento en que la situación parecía haberse regularizado en la relación con Estados Unidos. Fue un error.

Interrumpimos o dejamos en suspenso los programas de promoción, por ejemplo 'swissroots', y retiramos el apoyo financiero a organismos como la 'Swiss Foundation for World Affairs'. Esta plataforma de explicación y cabildeo muy útil en Washington, que debió cerrar sus puertas, la necesitaríamos hoy con urgencia.

Estas redes deben reconstruirse o reactivarse aunque este trabajo de hormiga sea más difícil por el mal tiempo. Nosotros no nos mostramos lo suficientemente tenaces en la gestión de estos instrumentos indispensables para la comunicación política de un país en el extranjero.

swissinfo: ¿La Quinta Suiza contribuye de alguna manera en este caso?

R.L.: No directamente en la negociación de un acuerdo propiamente dicho. Pero es muy útil en el ámbito de la promoción de la imagen del país. No hay que subestimar a la 'Sexta Suiza' - el millón de estadounidenses de origen suizo, entre los cuales muchos son protagonistas significativos de la política de EE UU.

El gabinete Bush, por ejemplo, incluía a un influyente estadounidense de origen suizo, Rob Portman, que, sin ser complaciente, estaba a la escucha de Suiza.

swissinfo: ¿En términos de imagen, la llegada del ex ministro, Kaspar Villiger, al frente del UBS no es una medida desafortunada en el sentido de que en Estados Unidos y en otros lugares, será más difícil hacer la diferencia entre el UBS y Suiza?

R.L.: Es en Suiza donde ya no se hace la diferencia. En Estados Unidos, el paso del sector público al privado es usual. Es más bien la norma que la excepción. Contrariamente a los suizos, los estadounidenses no van a confundir UBS y Suiza y comprenderán muy bien la posición del antiguo presidente de la Confederación.

swissinfo: ¿Sobre el fondo, Suiza debe hacer concesiones?

R.L.: Es necesario negociar y partir siempre de una posición de firmeza. Tenemos una legislación que debe ser respetada como nuestras empresas deben respetar las leyes de los países en los que residen. Esta es la razón por la que condenamos firmemente las maniobras del UBS en Estados Unidos.

Dicho esto, evitemos las amalgamas entre la actividad del UBS en Estados Unidos y el resto de la institución, que sigue siendo un florón de la economía suiza. Para el resto, ciertamente es necesario negociar, pero evitemos desgarrarnos en público y ahorremos nuestra energía para la confrontación sobre esta cuestión con nuestros interlocutores europeos y estadounidenses.

swissinfo: El Gobierno suizo parece tener ahora el expediente bien en las manos. ¿Es suficiente?

R.L.: El tiempo lo dirá. Después de un momento de vacilación y desorden - la decisión de la FINMA tomó a todo el mundo por sorpresa - el Gobierno tuvo razón en tomarse tiempo para reflexionar - para organizar su línea defensiva y dotarse de los medios de acción. En efecto, parece haberse recuperado.

Lamentamos solamente no haber aprendido las lecciones de los fracasos de la crisis de los fondos de los desheredados y no hayamos tenido suficientemente en cuenta las características de la cultura política estadounidense.

swissinfo: ¿Suprimir la distinción entre fraude y evasión fiscal en derecho suizo, no sería ir simplemente en el sentido de la historia?

R.L.: Este elemento debe introducirse en los futuros procesos de negociación. Pero sobre todo, debemos tener las ideas claras sobre lo que queremos y podemos obtener y establecer una estrategia que nos permita retomar la iniciativa.

Debemos mostrarnos más creativos en nuestras propuestas y salir del esquema negro o blanco. Es esencial exigir en este debate la "puesta completamente" de todos los centros financieros para salir del ojo del ciclón y exigir una situación competitiva equitativa.

Sólo estoy seguro que la feria de ideas y de actos de fe - a la izquierda como a la derecha - contribuyan a crear la serenidad necesaria para elaborar una estrategia reflexionada para defender el centro financiero. Un centro financiero que ofrezca, independientemente del secreto bancario, prestaciones y una calidad de servicio que sigan siendo los mejores del mundo.

Entrevista swissinfo, Pierre-Francois Besson
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Contexto

Objetivos. En Estados Unidos pero también en el marco de la Unión Europea, el secreto bancario y las prácticas vinculadas a la evasión fiscal de Suiza, Liechtenstein, Austria y Luxemburgo, son objeto de críticas.

Lista. De aquí a la cumbre del G-20 (principales países industrializados) en Londres el 2 de abril, un proyecto de lista negra de los países "no cooperativos" (en la lucha contra el fraude fiscal) será publicada y estos cuatro países podrían figurar en ella.


EE.UU. Antes del G20, el Presidente de la Confederación (y ministro suizo de Finanzas) se entrevistará con su homólogo estadounidense Timothy Geithner en la sesión del comité director del Fondo Monetario Internacional (el FMI) el 14 de marzo en Londres.

Fisco. El Tesoro estadounidense, dirigido por Timothy Geitner, dirige al IRS (servicio encargado de recoger el impuesto sobre la renta), que pidió al UBS los expedientes de 52.000 clientes estadounidenses del banco suizo.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes