Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Galileo partirá sin Suiza?

Con Galileo, la UE pretende independizarse de EE UU.

(Keystone)

Las naciones europeas desarrollan su propio sistema de navegación satelital para independizarse de Estados Unidos.

Suiza contempla la posibilidad de participar en ese proyecto. Una decisión que deberá tomar antes del 2006.

Una constelación de 30 satélites europeos, con capacidad de enviar señales con gran precisión, deberá estar en órbita, a 20.000 kilómetros de la Tierra, para el 2008. La red permitirá determinar la posición exacta de vehículos, barcos e inclusive teléfonos celulares.

Con un costo estimado de 3 mil 500 millones de euros (5 mil 500 millones de francos), Galileo es uno de los proyectos más ambiciosos que han lanzado la Unión Europea y la Agencia Espacial Europea (ESA).

Miembro de la ESA, Suiza ha tomado su tiempo en manifestar interés por el proyecto.

Dependencia estadounidense

Galileo constituye un intento europeo por romper la dependencia del ‘Global Positioning System’ (GPS) de Estados Unidos que, con excepción de un más pequeño sistema ruso, es el único servicio que ofrece informaciones en materia de ubicación.

El GPS, controlado por el Pentágono, tiene limitaciones notables. El Ministerio de Defensa estadounidense tiene el derecho de interrumpir la transmisión de la información en cualquier momento y puede cambiar las señales por motivos estratégicos, lo que hizo durante las guerras de Kosovo y del Golfo.

Incluso en tempos de paz, las señales de posicionamiento son del dominio exclusivo de los militares de Estados Unidos.

Los civiles pueden determinar posiciones sólo en un radio de 50 metros, lo que es demasiado impreciso para algunos usos como el de la navegación o el de las rutas de vuelo.

Donación suiza

A diferencia del modelo estadounidense, el sistema europeo será controlado por una dirección civil y no tendrá restricciones de señal, con lo que podrá ofrecer un alto nivel de precisión.

Ese es uno de los motivos por los que el proyecto despertó el interés de Suiza, que, como miembro de la ESA, aporta al proyecto 35 millones de francos. Esa suma, sin embargo, será insuficiente para una participación a largo plazo.

En diciembre pasado, el gobierno suizo encargó al Ministerio del Transporte estudiar la situación. Las oficinas federales de Caminos y de la Integración encabezan las negociaciones correspondientes y ya tuvo lugar un encuentro preliminar con expertos de la Unión Europea.

Empero, según Adrián Sollberger de la Oficina de la Integración, Suiza no ha tomado una decisión.

Un mercado millonario

Desde el punto de vista económico, la participación suiza sería muy interesante. La navegación satelital es considerada como la tecnología clave del futuro con un alto potencial de aplicaciones.

En algunos años, la mayor parte de los automóviles estarán equipados con sistemas de navegación, además de que, para establecer con precisión la posición de los teléfonos celulares, se recurrirá a la señal satelital.

Entre la multiplicidad de usos del sistema está, por ejemplo, el establecimiento de un sistema de rastreo para niños mediante el simple uso de etiquetas.

Un estudio de la Unión Europea estima que Galileo tendría mil 500 millones de usuarios directos e indirectos, crearía 140.000 empleos y generaría utilidades anuales de alrededor por 9 mil millones de euros.

El sector de la alta tecnología de Suiza también quiere una rebanada del pastel. El Observatorio de Neuchâtel y su accionista Temex obtuvieron un contrato para la fabricación de relojes atómicos de uso espacial.

Sin duda, otras empresas suizas cosecharían también las ventajas de una eventual participación helvética en el proyecto Galileo.

Aplicaciones militares

A pesar de que el proyecto Galileo estará en manos civiles, Bruselas no ha excluido usos militares.

La Comisión Europea anunció en forma reciente que sus proyectos espaciales estarían estrechamente vinculados con la ambición de la Unión Europea de crear su propia política de seguridad y defensa.

"Las dimensiones militares de Galileo tienen una enorme relevancia para Suiza", dijo Sollberger. Un punto clave es decidir si el empleo militar del proyecto contravendría la neutralidad suiza.

swissinfo, Katrin Holenstein
Traducción y adaptación, Marcela Águila Rubín

Datos clave

El proyecto Galileo tiene un costo de 3 mil 500 millones de euros.
Los costos de financiamiento se elevarán a 220 millones de euros por año a partir del 2008.
Un estudio de la UE prevé que mil 500 millones de personas utilizarán el sistema.
Galileo dejará ingresos por 9 mil millones de euros anuales, según esa investigación.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×