Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Lluvias? Friburgo en Sol Mayor

Empezó en Friburgo la Fiesta Federal de la Música.

(Keystone)

La mayor concentración de intérpretes del planeta y que cada quinquenio inunda de gozo el suelo helvético, arrancó este jueves en Friburgo: 25 mil artistas en la primera Fiesta Federal de la Música del nuevo milenio. Un banquete de armonía en la tierra del mundialmente apreciado queso Gruyère.

Friburgo se convierte así en la capital helvética de la música que acogerá la friolera de 430 armonías, fanfarrias y brass bands. Habrá conciertos en 12 locales, amén del derroche de melodías de los desfiles que recorrerán las calles para regalo de propios y ajenos: se esperan unos 150 mil visitantes.

Con un entusiasmo a la altura de un acontecimiento semejante, las autoridades de la ciudad y de las comunidades vecinas armaron un vasto programa a lo largo de los fines de semana del 14 al 17 y del 22 al 24 de junio. Transportes gratuitos, audiciones públicas y, muy ad-hoc: verdaderos conciertos floridos en el decorado de esa milenaria y bellísima ciudad.

"Queremos que esta gran manifestación nacional justifique su nombre de Fiesta", declararon los organizadores del evento en un comunicado y añadieron que esta será la ocasión propicia "para rendir homenaje a nuestros jardineros paisajistas" que revistieron la ciudad con fineza y buen gusto.

La Fiesta Federal de la Música, cuya edición precedente se llevó a cabo en Interlaken, incluye cuatro conciertos de gala a cargo de la Swiss Army Big Band, The Band of her Majesty's Royal Marines, Brass Band Bürgermusik Lucerne y Big Band du Conservatoire de Fribourg.

La agenda de este primer festival del tercer milenio consagra un sitio muy especial a la competencia. Lo mismo para las manifestaciones musicales al interior de los recintos, que para aquellas a cielo abierto.

Los organizadores del evento idearon además un ingenioso concurso vinculado con la mascota: un (a) pastorcillo (a) músico (a), creado por André-Paul Perret. "Lo quisimos sin sexo como los ángeles, para demostrar que, al menos en la música, la igualdad entre hombres y mujeres no es una palabra vana".

Pero el simpático personaje carece de nombre y las autoridades convidan al público en general a tomar parte en el bautizo. Desde aquí y hasta Navidad, se recibirán sugerencias y la designación elegida será recompensada.

Los comerciantes también en la lid: la vitrina más atractiva, recibirá un premio.

En suma, Friburgo se viste de gala en ocasión de la Fiesta Federal de la Música que sólo se reproduce cada cinco años y que, sin duda, es una cita con sello "ineludible".

Marcela Aguila Rubín


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×