Navigation

"No a la exclusión, no a la arbitrariedad"

Ellos dicen 2xNO: Heiner Studer, Ruth Dreifuss y Renzo Ambrosetti. Keystone

Una treintena de organizaciones políticas, sindicales, religiosas y de defensa de los derechos humanos han denunciado este lunes (21.08), en Berna, las leyes sobre el asilo y de extranjería que serán votadas el 24 de septiembre.

Este contenido fue publicado el 22 agosto 2006 - 09:56

El comité 2xNO está presidido por la ex ministra Ruth Dreifuss, quien juzga esas leyes de arbitrarias y habla de verdaderas 'fábricas de indocumentados'.

"No a la exclusión, no a la arbitrariedad". Bajo este lema el Comité 2xNO, promotor de los referendos contra las leyes de asilo y de extranjería, ha vuelto a la carga este lunes (21.08), a un mes de las votaciones federales.

Las dos leyes testimonian el mismo espíritu de dureza y desconfianza hacia los extranjeros, considerándolos como abusadores potenciales, declaró la ex ministra Ruth Dreifuss, presidenta del comité.

Ambas derogan los valores democráticos suizos y no resuelven ningún problema. Por el contrario, esas leyes son 'verdaderas fábricas de indocumentados', añadió.

En el dominio del asilo, la revisión de la ley entraña el riesgo de no tomar en cuenta la realidad de las personas perseguidas, según teme el comité.

Esa agrupación critica particularmente la regla de 'no entrar en materia' si el solicitante de asilo no presenta un documento de identidad o pasaporte en el plazo de 48 horas. La ley sólo aumentará el problema de los solicitantes obligados a la clandestinidad, dice.

A juicio del diputado del Partido Evangélico, Heiner Studer, esa reglamentación restrictiva es inadecuada para combatir los abusos, porque las personas verdaderamente perseguidas no tienen documentos.

Ismaïl Türker, miembro del comité romad (Suiza francófona) 2xNO, observa que los solicitantes sabrán procurarse documentos falsos.

Regularización imposible

En cuanto a la nueva ley de extranjería, el limitar el acceso a las personas que no provienen de los países de la Unión Europea (UE) o de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), no toma en cuenta el mercado del trabajo, señala.

La norma imposibilita la regularización de unos 80.000 indocumentados que viven en Suiza y trabajan sobre todo en la hostelería, la restauración, la economía doméstica, la agricultura y la construcción.

Esa ley va a legalizar y alentar el trabajo en la penumbra. Como los indocumentados ya no podrán ser declarados, los seguros sociales y los impuestos perderán 400 millones de francos por año, estima Ismail Türker.

Política incoherente

Esas leyes no corresponden a una política migratoria coherente y humana, que responda a las necesidades nacionales y a los derechos de las personas concernidas, denunció Ruth Dreifuss.

Una vez admitidos en Suiza, los refugiados seguirán siendo discriminados -como lo permitirá la nueva ley de extranjería.

El Comité 2xNO está integrado por los Verdes, Solidaridad sin Fronteras, Foro para la Integración de Inmigrantes y el sindicato UNIA. La agrupación está respaldada por el Partido Socialista, entre otros.

swissinfo y agencias

Contexto

El Gobierno, una mayoría del Parlamento y una buena parte de la derecha (demócratas del centro, radicales y deócrata-cristianos) favorecen la revisión de las leyes de asilo y de extranjería.

No obstante, un comité burgués se ha unido a la izquierda para combatir el endurecimiento de la política suiza de asilo.

Además de ese comité burgués, los opositores se han agrupado en el seno del Comité 2xNO y la Coalición por una Suiza humanitaria.

End of insertion

Los cambios principales

La ley sobre el asilo suprime la ayuda social a los solicitantes cuya demanda fue rechazada, y eleva a dos años el periodo máximo de detención mientras espera la vuelta forzada a su país.

Asimismo suprime la admisión por motivos humanitarios. En cambio facilita la reagrupación familiar y el acceso al mercado del trabajo para los solicitantes admitidos a título provisional.

La ley de extranjería da preferencia a los ciudadanos de la Unión Europea y limita la admisión de otros inmigrantes a quienes son trabajadores de alta calificación.

Marca igualmente un endurecimiento de las condiciones para la concesión de permisos de trabajo y la reunificación familiar.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.