Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"No es un adiós, sino un simple hasta luego"



Massimo Busacca en 2009, durante la final de la Liga de Campeones entre el FC Barcelona y el Manchester United.

Massimo Busacca en 2009, durante la final de la Liga de Campeones entre el FC Barcelona y el Manchester United.

(Keystone)

El pasado miércoles, el árbitro suizo de fútbol Massimo Busacca se retiraba de los campos para convertirse en jefe del Departamento de Arbitraje de la FIFA.

Para Busacca, al que le faltaban tres años de carrera, la noticia supone una manera de seguir ligado al balompié.

“El golpe de Busacca”, “La salida del número uno”, “Busacca sorprende con un cambio de vuelo”, “Busacca cambia de frente”: estos son algunos de los titulares de la prensa helvética, aparecidos tras el cambio repentino de funciones del tesinés.

 
swissinfo.ch entrevistó al ‘jefe de los árbitros del mundo’, como se denomina en inglés a su nueva función, dos días después de anunciarse la noticia.

swissinfo.ch: Su retirada del arbitraje ha provocado sorpresa y descontento. El exjefe de los árbitros suizos Urs Meier dijo sentirse afectado. ¿Una sorpresa?

Massimo Busacca: En realidad no. Pero para mí ha sido un gran honor escuchar frases como 'Busacca era importante' o 'Busacca tenía calidad'. Si no hubiese sido el caso, la decisión habría sido menos comentada.
 
La gente se pregunta por qué dejé mi carrera tres años antes de mi previsto retiro. Decidí aceptar el cargo de ‘jefe de los árbitros del mundo’, ya que ofrece importantes posibilidades. De esta manera puedo seguir siendo activo en el mundo del arbitraje, un área que me encanta. Además, puedo transmitir a otros colegiados la experiencia obtenida en mis 22 años de carrera. No es un adiós, sino un simple hasta luego.
 
Por esta carrera tengo que dar gracias a Dios y a mi esposa, porque en todos estos años ha habido muchos sacrificios. Incluso tengo que agradecer a mi jefe (de la administración cantonal del Tesino), porque él decía a menudo: “Sigue adelante Massimo, tómate el día libre”. Sobre todo al final no era fácil conciliar el trabajo y las actividades de arbitraje.

swissinfo.ch: ¿Está usted de acuerdo en el hecho de establecer un arbitraje profesional en Suiza, como también pidió el responsable arbitral Urs Meier?

M.B.: He sido un profesional, una idea bien fija en mi cabeza, incluso sin contar con el apoyo profesional de la federación. Mi lema siempre ha sido 'si quieres algo, tienes que sacrificar otras cosas. Así llegan los resultados'.
 
He podido ofrecer un rendimiento de calidad solo porque he dejado mi vida en un segundo plano respecto al arbitraje. Durante todos estos años he reducido mis porcentaje de horas de trabajo para poder prepararme en serio antes de los partidos.
 
Tras una larga reflexión, he tomado esta decisión, que no tiene nada que ver con la retirada de Urs Meier. Me distancio de la polémica e intento proporcionar una contribución constructiva. Y es por eso que acepté esta nueva tarea.

swissinfo.ch: Desde el 1 de agosto será el jefe del departamento arbitral de la FIFA. Es el puesto de ‘funcionario de los árbitros’ más importante. ¿Cuáles serán las funciones a realizar?

M.B.: Un poco como el entrenador de un equipo, yo soy el entrenador del equipo de los árbitros. Junto a ellos tengo que analizar las posibilidades de mejora.

swissinfo.ch: El juego se hace cada vez más rápido. Después de la Liga Europa, incluso en la Liga de Campeones hay árbitros de portería. ¿En 2014 los habrá también en el Mundial de Brasil?

M.B.: Para responder a esto todavía es demasiado pronto. En cualquier caso, haremos todo lo posible para hacer del Mundial un gran torneo para los espectadores de todo el mundo.
 
Las pruebas con los árbitros de portería no han ido inicialmente a mejor. Pero en la Liga de Campeones de este año, el empleo de los asistentes fue un gran éxito, por ello se continuará con esta actividad.
 
Además, durante la Eurocopa 2012 de Polonia y Ucrania se revisará por primera vez cómo se percibe el uso de seis árbitros en un torneo importante. Si los resultados son positivos, se continuará de la misma manera también en 2014, en Brasil.

swissinfo.ch: Después de varias polémicas decisiones arbitrales en el Mundial de Sudáfrica, las voces que piden repeticiones de vídeo se han vuelto más insistentes. ¿Qué piensa usted?

M.B.: Me opongo. Hemos hablado del quinto y del sexto árbitro. Estoy convencido de que es una buena manera de evaluar mejor la situación.

Hay dos discusiones al respecto: Tenemos que confiar en la gente al 100%. Confiamos en los grandes jugadores que hacen todo para el éxito de su equipo, para lo que ganan mucho dinero. Pero incluso las estrellas cometen errores, cosa que aceptamos.
 
Pero lo que no queremos aceptar es que un árbitro, que debe tomar muchas decisiones durante un partido, cometa un error. Para reducir esta posibilidad de error hemos aumentado el número de árbitros en las porterías e incluso la vídeovigilancia de las porterías. En cuanto a otras situaciones del juego, estoy muy en contra de la utilización de cámaras.
 
Los árbitros, ya sean profesionales o no, se deben ocupar todos los días del fútbol, igual que los jugadores. Sobre el papel cualquiera puede ser profesional, pero puede hacer un mal arbitraje en la cancha. 
 
La profesionalización se centra principalmente en la calidad. Para los árbitros, esto significa que tienen más tiempo para prepararse mediante el estudio de los análisis en vídeo y comparando  los puntos de vista dentro del grupo de arbitraje.
 
Hay que alejare de la idea de un arbitraje sin errores. Para excluir cualquier error deberíamos ser sustituidos por una máquina programada. Estoy convencido de que esto significaría el final de fútbol.

swissinfo.ch: La edad máxima para los árbitros es de 45 años. ¿Se podría ser más flexible para mantener a los árbitros de calidad?

M.B.: Es difícil de decir. Por un lado, la calidad del arbitraje no está necesariamente ligada a la edad. Por otro lado, también es una cuestión de ambición: al que abuchearon durante tantos años a un nivel alto, tal vez no esté tan motivado como antes y puede tender a hacer su trabajo de una forma menos precisa. Los árbitros deben estar siempre concentrados y apasionados. La pasión debe mantenerse.

Se espera que el efecto de un buen trabajo sea el modelo a seguir para los jóvenes árbitros de acuerdo con el lema: ‘Cuanta más alta sea la calidad al más alto nivel, mayor será la calidad de la base’.

Massimo Busacca

Árbitro durante más de veinte años, de los cuales doce como colegiado internacional, Massimo Busacca destaca por su participación en los Mundiales de 2006 y 2010 y en la Eurocopa de 2008.

Asimismo, ha dirigido las finales de la Liga de Campeones de la UEFA 2009, de la Copa de la UEFA 2007 y de la Supercopa de la UEFA 2010.

Cuenta también en su haber con una experiencia en más de 250 partidos del campeonato suizo de máxima categoría, la 'Axpo Super League'.

A sus 42 años, el suizo del cantón del Tesino está casado y es políglota (habla italiano, inglés, francés, alemán y español).

También es miembro del nuevo grupo de trabajo FIFA ‘Task Force Football 2014’ presidido por Franz Beckenbauer.

Fin del recuadro


(Adaptación: Iván Turmo), swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×