Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Para un consenso, se necesita a los siete"

Moritz Leuenberger quiere promover el diálogo con los jóvenes durante su mandato presidencial.

(swissinfo.ch)

Durante su año presidencial, Moritz Leuenberger espera trabajar en colaboración con todas las fuerzas del país, en especial, los jóvenes.

En una entrevista acordada a swissinfo, el que será presidente Suiza en el 2006 insiste en la necesidad de preservar el principio de colegialidad en el gobierno.

swissinfo: ¿Se alegra del mandato presidencial, pese a que la UDC (Unión Democrática del Centro, derecha populista) intentó obstaculizar su elección?

Moritz Leuenberger: Por supuesto, incluso me alegra mucho más. Mi designación no fue un simple procedimiento ritual, sino una elección reñida en la que obtuve muchos votos.

swissinfo: Usted desea involucrar a los jóvenes en su trabajo político. ¿Qué proyectos concretos tiene?

M.L.: Estamos trabajando, por ejemplo, en el tema de las energías del futuro. Se trata de elaborar un sistema de abastecimiento energético en nuestro país para los años 2020, 2030. Con ese fin he reunido a un comité de jóvenes que estudia esta problemática.

Asimismo este año el gobierno no será retratado por la cámara de un fotógrafo del Palacio Federal, sino por un alumno de una escuela profesional.

swissinfo: ¿Qué viajes están previstos para el 2006 y cuál es la imagen de Suiza que desea proyectar en el extranjero?

M.L.: Una de las más importantes para mí será la visita al continente africano. Nos permitirá mostrar nuestro compromiso y solidaridad con las regiones económicamente más desfavorecidas, ya sea aquí, en Suiza, o en el extranjero.

swissinfo: Últimamente se ha hablado mucho de las peleas y de la falta de colegialidad entre los miembros del Gobierno. El ministro Blocher (miembro de la UDC), en cambio, sostiene que las relaciones en el seno del Ejecutivo son buenas. ¿Son buenas o el ambiente está caldeado?

M.L.: Es reconfortante saber que todos los miembros del gobierno están comprometidos y desean preservar el espíritu colegial.

No es fácil encontrar un consenso en un gobierno colegiado que integra a personas con trayectorias políticas muy diversas y opiniones a veces divergentes. Es lógico que afrontemos discusiones arduas, pero esa es nuestra tarea y nuestro deber.

Lo importante es poder hacerlo en un tono democrático y guardando las formas. Y una vez tomadas las decisiones, la obligación del gobierno colegiado es defenderlas en bloque.

swissinfo: El presidente de la Confederación tiene un papel de mediador en un gobierno colegiado. ¿Cómo prevé asumir ese papel para restablecer un ambiente más sereno?

M.L.: Quiero subrayar que Samuel Schmid supo asumir ejemplarmente el papel de mediador durante su año presidencial.

Pero se necesitan siete para lograrlo... El presidente de la Confederación no puede conseguirlo solo. En cambio, es verdad que puede contribuir con su tono y forma de dirigir las reuniones a serenar el ambiente.

swissinfo: En este momento, los temas medioambientales no encuentran un terreno fértil en el Gobierno. Hay dudas sobre si se lograrán cumplir los objetivos de Kyoto. ¿Está perdiendo Suiza su buena reputación en materia medioambiental?

M.L.: Antes, las preocupaciones ecológicas tenían una mayor importancia a todos los niveles. Cuando se produjo la catástrofe de Schweizerhalle y la muerte de los bosques llenaba las portadas de los diarios, se despertó la conciencia ecológica y todos se sumaron a los esfuerzos por preservar el medio ambiente.

No hay que olvidar que hemos avanzado mucho, pero esto no impide seguir defendiendo una política respetuosa del medio ambiente, incluso si a veces tengo que asumir alguna que otra derrota en este campo.

swissinfo: El anuncio de la privatización de Swisscom y la prohibición de que la operadora invierta en el extranjero ha generado mucha polémica. Los ministros Blocher y Merz interfirieron en el Ministerio que usted encabeza. ¿No han ido demasiado lejos?

M.L.: Hay razones que justifican la privatización de Swisscom. Ya lo dije antes de que el gobierno anunciara su decisión. Mis dudas eran de otra índole, es decir: si el Parlamento y la población respaldarían esta decisión en un periodo en el que reina un gran miedo de que se vendan las empresas más valoradas del país. Aún así, yo apoyo plenamente la decisión.

swissinfo: Sus discursos son famosos y a veces incluso sobresalientes. ¿Cuál es la receta del éxito?

M.L.: En primer lugar, creo que se debe al público con el que establezco un diálogo virtual. Suelo redactar un primer esbozo, un segundo y un tercero. El quinto o el sexto ya me atrevo a mostrárselo a mis colaboradores. Este diálogo proseguiría hasta el infinito, de no ser porque llega el momento de pronunciar el discurso.

swissinfo: Lleva diez años en el Gobierno y es el miembro más veterano en el Ejecutivo. Tras serle adjudicada la presidencia rotativa para el 2006, usted dijo que todavía no ha llegado el momento de abandonar su mandato político. La UDC quiere que usted se vaya.¿Es por ello que no se retira?

M.L.: No haría jamás nada en contra de mi voluntad por causa de la UDC, porque la vida me gusta demasiado. Fui elegido miembro del gobierno por cuatro años y si miro las perspectivas que tienen los colegas mayores que yo, no entiendo porqué soy yo quien debería retirarme, que soy el segundo miembro del gobierno más joven.

swissinfo: ¿Qué significado tiene para usted la Quinta Suiza?

M.L.: La comunicación con la Quinta Suiza es muy importante para mí, porque suele tener una imagen algo estereotipada, nostálgica de nuestro país. Muchos suizos residentes en el extranjero conservan una imagen de un país en los tiempos de Heidi.

Durante mucho tiempo, su único contacto con la patria era el discurso del presidente, con motivo de la Fiesta Nacional, un discurso que recibían grabado en cinta y que se cerraba con el repicar de las campanas de algún pueblo suizo. Durante mi primer mandato presidencial, opté por el jazz y el cuerno de los Alpes como nota musical. El resultado fue que recibí cartas de protesta del mundo entero.

Hoy las nuevas tecnologías nos permiten difundir las emisiones de la televisión y las radio suizas en el extranjero y ofrecer a nuestros compatriotas en el exterior una visión más real y precisa de lo que es hoy Suiza.

swissinfo: ¿Cree apropiado que la Confederación y la SRG SSR idée suisse (ente público) ofrezcan a los suizos en el extranjero un servicio de información como swissinfo?

M.L.: No sólo es apropiado, sino que constituye un pilar de nuestro concepto de Estado. Quienes participan en la vida de este país, tienen derecho a recibir información, incluso si residen en el extranjero.

Entrevista swissinfo: Gaby Ochsenbein
(Traducción del alemán: Belén Couceiro)

Datos clave

Moritz Leuenberger nació en 1946.
Hijo de un pastor protestante, comenzó a interesarse por la política en el marco del movimiento del 1968, cuando estudiaba Derecho en Zúrich.
A los 26 años, asumió la presidencia de la sección zuriquesa del Partido Socialista.
Entre 1974 y 1983 fue miembro del Parlamento de la ciudad Zúrich.
En 1984 fue elegido diputado en el Parlamento suizo.
De 1991 a 1995 fue miembro del gobierno cantonal de Zúrich.
Leuenberger es miembros del gobierno federal desde 1995 y está al frente de la cartera de Medio Ambiente, Transporte, Energía y Comunicación.
Fue presidente de Suiza en el 2001.
Moritz Leuenberger es autor de dos libros: 'Träume & Traktanden' y 'Die Rose und der Stein'.

Fin del recuadro

Contexto

La presidencia de Suiza es anual y rotativa. Cada uno de los siete miembros que integran el gobierno colegiado asume ese mandato. El próximo año es el turno de Moritz Leuenberger.

Durante el año presidencial, Leuenberger se propone que los jóvenes participen más en la vida política. También quiere reforzar la colegialidad en el Consejo Federal.

Asimismo visitará África, Austria y Finlandia, dos países que en el 2006 asumirán la presidencia rotativa de la Unión Europea. Leuenberger visitará también Rumania y Bulgaria, candidatos a la adhesión a la UE.

Fin del recuadro


Enlaces

×