Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Queremos un reconocimiento legal y social"

Pietro y Pierre (drcha) en la manifestación nacional en Berna a favor de la nueva ley federal.

(swissinfo.ch)

Pierre y Pietro están inscritos como pareja en el cantón de Zúrich y reivindican el mismo derecho para todos los gays y lesbianas en Suiza.

Viven su homosexualidad sin complejos y les gusta mostrarse juntos en público: ser gay no es un obstáculo para ser un profesional de éxito.

Pierre-André Rosselet y Pietro Morales se conocieron hace catorce años en un gimnasio, se enamoraron y decidieron unir sus vidas. El 1 de julio de 2003 este abogado suizo, de 45 años, y el diseñador gráfico chileno, a punto de cumplir las cuarenta primaveras, formalizaron su relación.

Fueron la tercera pareja del mismo sexo que se inscribió en el registro correspondiente del cantón de Zúrich. Pero Pierre y Pietro ya habían sellado su amor, tras la entrada en vigor del llamado ‘Pacto Civil de Solidaridad’ (Pacs) en Francia, ya que Pietro tiene también nacionalidad gala.

Pese a la emoción e ilusión que les produjo registrar su unión, ambos reconocen que poco o nada ha cambiado en su vida desde esa fecha.

“Pero estamos muy orgullosos de que ahora tenemos la posibilidad de ser reconocidos oficialmente por la ley y por la sociedad”, subraya Pierre. Y esta pareja reivindica el mismo derecho para todos los gays y lesbianas en Suiza.

Ventajas y desventajas

Según la nueva ley federal, las parejas homosexuales registradas podrán heredar “aunque el difunto no haya hecho un testamento” y, al igual que los cónyuges, tendrán una tributación mínima al recibir la herencia, explica Pierre. Hoy muchos se ven obligados a vender la casa o la empresa común para poder pagar el impuesto sucesorio que, dependiendo del cantón, puede ser del 40% o más.

En cambio, seguirán haciendo la declaración de la renta por separado, por lo que soportarán una mayor carga tributaria que las parejas casadas. “Tenemos que estar dispuestos a aceptar algunas desventajas, como pagar más impuestos, pero vale la pena porque queremos el reconocimiento por la ley”, señala Pierre.

Asimismo es fundamental que “tengamos el derecho de estar al lado de la pareja en caso de enfermedad”, agrega Pietro. Fue lo que ocurrió durante unas vacaciones en Miami, cuando Pierre fue ingresado en un hospital con síntomas de meningitis. “Como yo era la única persona que se presentó en el hospital tenía el derecho de poder entrar a su cuarto y de estar junto a él en un momento en que yo no sabía si se moría mañana o qué iba a pasar”.

“Estamos completamente a la merced de los doctores, a la merced de cómo es nuestra relación con los suegros”, ya que los médicos y familiares directos (padres y hermanos) “pueden prohibirnos visitar a la pareja”, puntualiza.

Y Pierre relata un caso que él llevó como abogado ante la justicia: “La hermana del fallecido no quería que la pareja, que había cuidado al difunto durante tanto tiempo, se quedara en el apartamento. Y lo echó fuera. Fue lo más triste que yo he visto”, afirma. “Afortunadamente esto ya no va a ocurrir con una ley de registro de parejas”.

Salir del armario

Pierre y Pietro se sienten “muy aceptados en Zúrich, porque tenemos la aceptación del pueblo, de todo el cantón”, que el año pasado respaldó con más del 60% de los votos el registro de las parejas del mismo sexo.

Pero son conscientes de que en las pequeñas poblaciones, “en las montañas, en el campo, es todavía muy difícil y ahí hay que ayudar a los gays y a las lesbianas para que puedan salir del armario”.

Viven su homosexualidad sin complejos y les gusta “dar la cara”, comparecer en manifestaciones públicas “para demostrar que uno puede ser exitoso como abogado o en otra profesión, siendo gay”. “Esto ha ayudado a muchos otros gays y lesbianas, pero también a la sociedad a percibirnos de una forma más positiva”, sostiene Pierre.

Sin duda ‘salir del armario’ es más fácil si uno se siente entendido, apoyado y querido por las personas más allegadas. “Lo importante es cuánto te ama la gente”, destaca Pietro.

En su caso personal fue curiosamente su padre – “el macho, el campeón de motociclismo en Chile” – quien mejor asumió su condición sexual y “se convirtió en la parte más apoyadora”. Para su madre, en cambio - “la más abierta, la primera mujer policía de Chile” - “el choque fue mayor”.

“A mí me gustó muchísimo cómo me acogió la familia de Pietro. Todo el mundo era tan amoroso conmigo y esto me encantó”, recuerda Pierre. “Mi familia me ama, ama mi felicidad y, por ende, te ama a ti”, acota Pietro.

Un sí quiero simbólico

Si algún día Suiza llegara a legalizar el matrimonio homosexual, se casarían. “Sí, claro. Yo no lo pensaría dos veces. Me casaría con Pierre por muchos motivos”. Pero además del cariño que se profesan está “el aspecto político”, la lucha por el reconocimiento de los derechos de las parejas del mismo sexo, porque “el amor no necesita un contrato. El amor es algo que no se paga, no se cobra, se deja libre”.

Y Pierre agrega que “el matrimonio es un simbolismo muy fuerte y a nosotros nos gustan mucho los gestos simbólicos”.

Si el próximo año los electores aprueban la nueva ley federal Pierre y Pietro inscribirán su unión en el registro de parejas del mismo sexo. No será un matrimonio, pero se darán un sí quiero simbólico y habrá intercambio de alianzas.

“Tendremos más anillos, porque en el dedo se supone que tenemos tres anillos: el del primer año, que es de plata; el de los cinco años, que es de oro amarillo, y el de los diez años que es este que estamos usando ahora, con tres diamantes pequeños... “

Y habrá fiesta... Pero lo más importante, concluye Pierre, es que “será un ritual, un gesto simbólico para los amigos, para los familiares... para que puedan participar de nuestra felicidad “.

swissinfo, Belén Couceiro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×