AFP internacional

Un soldado belga monta guardia fuera de la estación de metro Maalbeek-Maelbeek de Bruselas tras el atentado perpetrado por el grupo yihadista Estado Islámico

(afp_tickers)

Tres atacantes suicidas activaron sus explosivos el 22 de marzo de 2016 en Bruselas. Desde entonces, la investigación, vinculada a la de los atentados de París, se ha saldado con la detención de nueve personas y algunos interrogantes: ¿quién dio la orden atacar?

A continuación, los elementos conocidos de la investigación de los atentados reivindicados por la organización yihadista Estado Islámico (EI) y las zonas grises del caso.

- ¿Quiénes son los tres suicidas? -

Najim Laachraoui y Ibrahim El Bakraoui atentaron en el aeropuerto de Bruselas-Zaventem, mientras que el hermano menor de este último, Khalid, atacó en el metro de la capital belga. Los tres atacantes suicidas habían crecido en Bélgica.

Laachraoui, fallecido a los 24 años, luchó en Siria y está considerado como uno de los artificieros de los ataques de París del 13 de noviembre de 2015, tras hallarse restos de ADN en el material explosivo utilizado ese día. Salah Abdeslam, el único superviviente de los comandos parisinos, lo trajo a Bélgica desde Budapest en septiembre de ese mismo año.

Ibrahim El Bakraoui (29 años), condenado en el pasado por robo a mano armada en Bélgica, fue detenido en 2015 por las autoridades turcas cuando intentaba penetrar en Siria. En la investigación sobre los ataques, destaca por el "testamento" que dejó en forma de ficheros de audio en un ordenador.

A Khalid El Bakraoui (27 años) se le considera sospechoso, al igual que a Laachraoui, de alquilar con una identidad falsa uno de los escondites belgas utilizados por el equipo del 13 de noviembre. En la investigación sobre los atentados de París, contaba con una orden de arresto desde el 11 de diciembre de 2015.

- ¿Por qué Abrini y Krayem son importantes? -

Ambos presuntamente se echaron atrás en el último momento el 22 de marzo. La policía les detuvo por separado el 8 de abril de 2016 en las afueras de Bruselas.

Mohamed Abrini, de 32 años y conocido como "el hombre del sombrero", aparece en unas imágenes empujando una maleta cargada de explosivos, junto a los dos atacantes suicidas del aeropuerto. A continuación, abandonó el equipaje y huyó.

Este amigo de infancia de Salah Abdeslam aparece muy pronto en la investigación del 13 de noviembre, después de que a ambos se les pudiera ver en las imágenes de una estación de servicio cuando se dirigían hacia París la víspera de los atentados.

Osama Krayem, de 24 años, nació en Suecia de padres sirios y se confundió entre el flujo de refugiados para alcanzar Europa desde Siria, donde se encontraba todavía en enero de 2015.

Al igual que Laachraoui, figura entre la decena de hombres a los que Abdeslam ayudó en su recorrido. En su caso, desde la localidad alemana de Ulm a principios de octubre, junto a otros dos presuntos cómplices de los atentados en la capital francesa. Krayem al parecer pasó por varios escondites belgas utilizados por los comandos de París.

En la investigación del 22 de marzo, Krayem aparece en imágenes de videovigilancia, discutiendo con Khalid El Bakraoui en el metro poco antes de la explosión en la estación de Maalbeek y comprando en un centro comercial las mochilas utilizadas en el ataque del aeropuerto.

- ¿Qué se les reprocha a los otros acusados? -

La mayoría están acusados de ayudar a Abrini y Krayem, en ocasiones acogiéndolos. Tres han sido puestos en libertad a lo largo de la investigación.

Smaïl Farisi, de 32 años, y Bilal El Makhoukhi, de 28 años, continúan por su parte en prisión como dos de los principales presuntos cómplices.

El primero alquiló un apartamento que sirvió de centro logístico para el ataque del metro y en cuyos baños Krayem se deshizo de sus explosivos. Farisi supuestamente "limpió" a continuación cualquier rastro de su paso.

El Makhoukhi es un conocido de la justicia belga por estar vinculado a organizaciones terroristas. 'Abou Imran', su nombre de guerra cuando luchó en Siria en 2012, aparece en una conversación de Ibrahim El Bakraoui, según uno de los ficheros del ordenador portátil abandonado en una papelera antes de los ataques.

- ¿Quién dio la orden de atacar? -

Esta es una de las principales zonas grises del caso. Según el fiscal general belga, Frédéric Van Leeuw, los órdenes vinieron de "muy alto" en la jerarquía de mando del EI, pero algunos de los que encargaron el ataque podrían haber muerto desde entonces en los ataques contra los bastiones del EI en Siria e Irak.

Las sospechas se ciernen sobre Oussama Atar, buscado activamente desde el verano pasado. Los investigadores están convencidos de que este belga-marroquí de 32 años, un veterano de la yihad que pisó las prisiones estadounidenses en Irak en los años 2000, se esconde detrás del apodo 'Abou Ahmed'.

Un argelino, detenido a finales de 2015 en Austria procedente de Siria y sospechoso de haber participado en los atentados del 13 de noviembre, identificó a 'Abou Ahmed', en una foto que correspondía a Oussama Atar, como la persona de quien recibía órdenes en Raqa.

Otro interrogante de la investigación es la verdadera identidad del denominado 'Mahmoud', a quien Laachraoui consulta sobre la fabricación de explosivos, según otro fichero. Este podría ser la misma persona que un sospechoso en paradero desconocido de los atentados de París, apodado 'Ahmad Alkhald'.

- ¿Había otros planes? -

La investigación reveló, especialmente a partir de las declaraciones de Abrini un día después de su detención, que el objetivo era atentar de nuevo en Francia, y no en Bélgica.

"Sorprendidos" por el avance de la investigación, "decidieron finalmente en la premura atacar en Bruselas", escribía la fiscalía federal el 10 de abril.

En los ficheros del ordenador hallado, Ibrahim El Bakraoui explica que actuó precipitadamente el 22 de marzo, ya que temía su detención inminente, cuatro días después del arresto de Abdeslam el 18 de marzo en Molenbeek.

En las conversaciones entre atacantes, también se abordaban proyectos de secuestro de personalidades públicas para obtener la liberación de "hermanos" encarcelados, como Mehdi Nemmouche, autor de la masacre del museo judío de Bruselas en 2014 (4 muertos).

AFP

 AFP internacional