Navigation

"Se requiere más para la paz"

Ruth-Gaby Vermot impulsó la candidatura de las mil mujeres. Keystone

Mohamed el Baradei ganó el Premio Nobel de la Paz por su labor en la agencia nuclear de la ONU. En Berna, hubo decepción en la Asociación 1000 Mujeres para el Premio Nobel de la Paz 2005.

Este contenido fue publicado el 07 octubre 2005 - 19:34

Su presidenta, la diputada Ruth-Gaby Vermot, advierte que la paz es mucho más que sólo dejar las armas; es la seguridad de la persona.

El Premio Nobel de la Paz 2005 va a manos de Mohamed ElBaradei y al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) que este egipcio dirige.

El comité noruego del Nobel reconoce con esto a "un valiente defensor" de las medidas para acabar con la proliferación nuclear.

Cabe recordar que ElBaradei se destacó al demostrar la inexistencia de armas de extermino en Irak, antes de la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003.

Este representante la agencia de la ONU ya se perfilaba como favorito, en un año en el que se conmemora el 60 aniversario del lanzamiento de las dos bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki.

Atrás quedaron 199 candidaturas para obtener la reconocida distinción este año, entre ellas, las de las 1000 Mujeres para el Premio Nobel de la Paz, una iniciativa surgida desde Suiza.

La batuta del proyecto la tomó la diputada suiza Ruth-Gaby Vermot-Mangold: "Estamos verdaderamente decepcionados. Pero nuestro trabajo no acaba aquí",

"Exitoso proyecto"

"Nuestro proyecto es exitoso porque muchas mujeres en el mundo se hicieron visibles por su trabajo a favor de la paz", afirma la también representante en el Consejo de Europa.

Sobre la decisión de que el Nobel recompensara la lucha antinuclear, la diputada suiza advierte que es importante que ese tipo de instituciones existan, pero advierte que su corazón está con esas mujeres que diario se hacen a la tarea de lograr un mundo más humano.

"La paz es la seguridad de la persona, no sólo dejar las armas. La paz no es simplemente no tener una bomba atómica, eso es muy poco. Se requiere más para la paz y cuando veo a esas mujeres cómo trabajan y cómo exigen a sus gobiernos, cómo pelean por agua limpia, por educación, para terminar con el abuso sexual de menores... en todas partes hay mujeres que asumen esta responsabilidad. Que no hayan obtenido el premio es lamentable, pero esto no les quita las ganas de seguir".

Mil mujeres de millones

De las mil mujeres incluidas en la candidatura conjunta, había cinco de Suiza. Entre ellas, Irene Rodríguez, de origen argentino y quien desde pequeña debió afrontar violencia, abuso y violaciones.

Fuertes experiencias que la dignifican aún más, que la ayudan a comprender a las mujeres que llegan al Centro de Información para Mujeres de África, Asia, América Latina y Europa del Este (FIZ, en sus siglas germanas), con sede en la ciudad de Zúrich, en donde historias de desamparo o explotación sexual, no faltan.

Allí hace un trabajo voluntario para escucharlas, para tenderles la mano en momentos de desesperación, por eso fue que el FIZ la nominó para sumarla a la lista de las 1000 Mujeres. (Ver en Más sobre el Tema: Irene escapó del infierno y hoy camina hacia la paz)

Irene este viernes también se sintió algo decepcionada, pero advirtió que con o sin candidatura "de todas formas, seguiríamos luchando".

Esta mujer llena de fuerza, destaca especialmente la cadena solidaria que ha surgido con el proyecto, que compara con "un tren que me gustaría que fuera por todos los caminos del mundo y que abra brechas más amplias y civilizadas. Un mundo más digno para todas las mujeres y, lógicamente, sin olvidar a los hombres, pero en un mundo de igualdad, que no tenemos todavía".

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Contexto

A mediados de octubre, en Zúrich se presentará un libro de 2200 páginas en el que se muestra el trabajo de las '1000 Mujeres para el Premio Nobel de la Paz'.

También se organiza una exposición que se presentará en diversos puntos del globo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.