Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Se trata del fin del milagro económico de Túnez"

Las escenas de descontento se multiplcan en el país norteafricano.

Las escenas de descontento se multiplcan en el país norteafricano.

(AFP)

Al menos 14 personas murieron este fin de semana en Túnez, donde la tensión se mantiene entre fuerzas del orden y manifestantes.

De acuerdo con el investigador suizo Hasni Abidi, el movimiento de protesta marca el fin de un pacto informal impuesto por el régimen del presidente Ben Alí: la prosperidad a cambio de la privación de las libertades. Entrevista.























El 17 de diciembre pasado, en la ciudad de Sidi Bouzid (a 200 km. al suroeste de la capital) se produjo la inmolación de un vendedor ambulante, Mohamed Bouazizi, informático desempleado de 26 años. De allí se desencadenó una ola de protestas.

Director del Centro de Estudios e Investigaciones sobre el Mundo Árabe y el Mediterráneo (CERMAM), con sede en Ginebra, Hasni Abidi recoge las primeras enseñanzas de esta cólera social inédita en Túnez.

swissinfo.ch: ¿Cuál es la naturaleza de este movimiento de protesta?

Hasni Abidi: De ahora en adelante, la amplitud de este movimiento es inédito en la historia moderna de Túnez. Y tras el reinicio de clases, continuará. Era el gran temor del poder que se sucediesen manifestaciones en los colegios y entre los estudiantes. Ahora esto es un hecho.

Actualmente se puede hablar de una espiral de manifestaciones y de revueltas que afectan solo a Sidi Bouzid, sino también a otras ciudades y a otras categoría de la población.

swissinfo.ch: ¿Se trata entonces de un movimiento con un descontento mayor?

H. A. : El joven desempleado que se inmoló se ha convertido en símbolo del descontento general. Los jóvenes que se manifiestan actualmente muestran al poder y a los otros tunecinos que el régimen del presidente Zine el Abidine Ben Alí -descrito por mucho tiempo como estable y seguro- no es invencible. con las manos desnudas, estos jóvenes abren una brecha en la máquina policial de este régimen, conocido como implacable.

Se trata de una primicia: los tunecinos no tienen más el miedo de antes a este régimen policial. Pero aún queda en este asunto un desconocido: la capital. Si allí se producen manifestaciones callejeras, el régimen se confrontará a ponerse en entredicho.

swissinfo.ch: El poder tunecino ha logrado acallar toda forma organizada de oposición. ¿Cómo esta expresión de descontento puede transformarse en movimiento estructurado?

H. A. : En efecto, el poder ha cerrado el paisaje mediático y el campo político. El parlamento tunecino se ha convertido en una cámara de registro. El régimen ha privado a su gente de los útiles marco y de expresión para reducirlos al silencio.

De hecho, las manifestaciones (tras el caso de Mohamed Bouazizi) no tienen programa político ni líderes verdaderos, lo que se vuelve un peligro para el poder, porque así carece de interlocutores.

Este poder envejecido minado por divisiones incluso en el mismo seno del clan Ben Ali (familia y familia política) está a punto de perder sus relevos en el seno de la sociedad tunecina. No se puede ya contentar únicamente con cambios cosméticos, como acaba de hacerlo.

swissinfo.ch: El régimen tunecino ha apostado por su éxito económico por encima de la privación de libertades. ¿Un modelo que ha llegado a su límite?

H. A. : En efecto, este movimiento significa el fin del “milagro económico tunecino”, presentado por mucho tiempo como un brillante alumno del FMI y alabado por muchos jefes de Estado europeos. Estas manifestaciones, primeramente de orden económico y social, ponen en evidencia que solo una pequeña categoría social en el poder, o que gravita en torno a él, ha sacado ventajas del desarrollo de Túnez. De allí el malestar actual.

Esto significa que los derechos económicos y sociales están estrechamente relacionados con los derechos políticos. En todas las recientes manifestaciones han surgido reivindicaciones a favor de más libertades, democracia y transparencia.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son la consecuencias inmediatas de estas manifestaciones?

H. A. : Todo depende de la gestión de esta revuelta por parte de las autoridades y de la amplitud que vaya a tomar el movimiento, en particular, en la capital. Cuestión subsidiaria: ¿El presidente Ben Alí mantendrá su candidatura para un nuevo mandato presidencia en 2013, pese a su edad y a su estado de salud?

Este movimiento está en vías de ampliar las divisiones internas en el seno del poder. Es probable que en el interior del régimen, ciertas facciones aprovechen de estas manifestaciones para marcar diferencias en contra de sus rivales.

Es decir, no se excluye la amenaza terrorista para distraer y apagar este movimiento de contestación, un procedimiento clásico entre los regímenes de la región.

Protestas

Desde hace casi un cuarto de siglo que no se producían protestas del carácter que en los últimos días ha vivido Túnez.

Al menos catorce muertos y una decena de heridos el fin de semana, consecuencia de la reacción policial ante los manifestantes.

Varios sectores de la Unión General del Trabajo de Túnez, el único sindicato del país, convocó a huelgas este lunes.

Los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden han reiniciado en el centro-oeste del país.

El jefe de la diplomacia europea hizo un llamado para la liberación de los manifestantes.

Tres localidades, Kasserine, Thala y Regueb, encabezaban la ola de violencia.

La tasa de desempleo en Túnez es del 14%, pero el porcentaje de egresados de las universidades que no consiguen trabajo es el doble, lo que ha suscitado una advertencia por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Fin del recuadro

Inversiones suizas en Túnez

Suiza es el sexto inversor en ese país, tras Francia, Italia, Alemania, Bélgica y Gran Bretaña.

El volumen te intercambios comerciales en 2009 fue de 246,4 millones de francos (+36% con relación a 2008), lo que convierte a Túnez en el séptimo socio comercial de Suiza en África.

Los intercambios comerciales entre Túnez y Suiza muestran tradicionalmente un excedente en la balanza comercial a favor de Suiza, que se elevó en 2009 a 171,6 millones de francos (+62,2% con relación a 2008).

Las exportaciones helvéticas a ese país son esencialmente máquinas (36% y productos farmacéuticos (24%), además de textiles (8,5%), productos agrícolas (5,7%) y piedras preciosas (5,3%).

En cuanto a las importaciones a Suiza de productos de Túnez, se trata sobre todo en de piedras preciosas (28,2%), máquinas (18,3%) y productos agrícolas (16%)

Fuente: Secretaría de Estado de Economía

Fin del recuadro

Relaciones bilaterales Suiza-Túnez

Las relaciones bilaterales entre ambos Estados se han visto afectadas por posiciones divergentes en materia de respetos de los derechos humanos, según indica el Ministerio Suizo de Asuntos Exteriores.

Fin del recuadro


Traducción: Patricia Islas, swissinfo.ch


Enlaces

×