Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Somos testigos de una especie de esquizofrenia"

El activista francés, José Bové, nunca pasa desapercibido.

(Keystone Archive)

José Bové se refiere al Foro Económico Mundial de Davos como un club privado que habla de abrir los mercados, pero que se esconde detrás de una amplia protección militar.

El activista francés concedió una entrevista a swissinfo en el Foro Social Mundial de Bombay.

El líder del movimiento antiglobalización José Bové es hipercrítico y un gran comunicador. El dirigente de la Federación Campesina Francesa y de Vía Campesina nunca pasa desapercibido y sus convocatorias suelen ser multitudinarias. Como cada año, el activista francés ha acudido a la cita anual del Foro Social Mundial que en esta ocasión se celebra en Bombay, India.

swissinfo: Fiel asistente a los Foros anteriores de Porto Alegre, ¿cómo ve esta edición del Foro Social Mundial (FSM) que se desarrolla desde el pasado viernes en Bombay?

José Bové: Como una formidable movilización popular. Destaco particularmente la riqueza de los movimientos sociales aquí presentes, así como su fantástica vitalidad.

swissinfo: ¿Bombay y Porto Alegre, dos mundos muy lejanos?

J.B.: La diferencia más notable radica, sobre todo, en el tipo de debate que se daba en Porto Alegre, su rasgo ‘intelectual’. Aquí, son los movimientos sociales, la gente que vive y que trabaja directamente en el terreno, los que se apropiaron de este foro. Además, el hecho de celebrarse en Bombay permite tener una imagen bastante aproximativa de la India, que es un ejemplo muy sintomático y demostrativo de los efectos nefastos que puede acarrear la globalización.

swissinfo: De Bombay a Davos, de la India a Suiza. A punto de comenzar otra edición del Foro Económico Mundial de Davos, ¿cuál es su reflexión?

J.B.: Somos testigos nuevamente de esta especie de esquizofrenia, de ese miedo. Vemos, paradójicamente, un club privado que habla de abrir el mundo al mercado, pero que está obligado a esconderse, protegerse y militarizarse al máximo. Con esta forma de funcionar demuestran muy bien la imagen del mundo que ellos quieren. Cuanto más se militaricen, más razón hay para continuar nuestra lucha. En todas partes...¿Por qué no en Marte, dado que los Estados Unidos han decidido dirigirse hacia allá?

swissinfo: ¿Cuáles son las prioridades del movimiento altermundialista?

J.B.: Al mismo tiempo consolidar el espacio del FSM, que es fundamental, que permite abrir el debate y demostrar la realidad del mundo. Y también fortalecer el aspecto organizativo para ser capaces de presionar a los Estados, a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y otras instituciones multilaterales. Veo dos estrategias: acción-foro-debate, por un lado, y acción- presión sobre nuestros gobiernos y las instituciones multilaterales, por otro.

swissinfo: En sólo 3 años, se han celebrado cuatro ediciones del Foro Social Mundial y se ha observado una creciente participación ciudadana en temas económicos, sociales y de desarrollo. ¿Qué significa esto?

J.B.: Que la resistencia existe, que se manifiesta en el mundo entero y en este FSM tenemos la prueba. Nos da una verdadera esperanza. El movimiento está en proceso de crecer, se desarrolla. Y al mismo tiempo las alternativas que proponemos conciernen tanto a lo local como lo internacional. Hay una riqueza, una multitud de cosas que pasan y que representan una esperanza de diversidad en el mundo.

En ese sentido, no creo mucho en la consigna ‘Otro Mundo es Posible’, sino más bien en un eslogan en plural: ‘Otros mundos serán posibles’. Porque no creo que sería bueno un mundo único para reemplazar el actual.

swissinfo: ¿Qué necesita, en su opinión, el movimiento altermundialista para poder seguir avanzando?

J.B.: No sé lo que falta. La cuestión consiste en demostrar que tenemos alternativas, que hay una sociedad civil organizada capaz de hacer proposiciones. Todavía hoy no hemos logrado ser incluidos en el proceso de toma de decisión internacional al mismo nivel que los Estados y el poder económico.

Es evidente que la sociedad civil influye en todas las esferas del proceso económico y político a escala mundial y su tarea es central. Es importante que encontremos los medios para que nuestro espacio, nuestro aporte, sea reconocido incluso en el ámbito institucional.

Va a ser algo complicado porque tenemos reticencias internas y, además, oposición del poder que tenemos enfrente. Una gran apuesta de cara al futuro: la de saber si vamos a asumir esta responsabilidad, también en el terreno institucional, lo que podría incluso implicar sentarse a comer con el mismo diablo...

swissinfo, Sergio Ferrari, Bombay

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes