Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Suiza debería mirarse en el espejo latinoamericano"

Mandatarios sudamericanos: Nicanor Duarte (Paraguay), Tabaré Vázquez (Urguay), Cristina Fernández (Argentina) y Lula da Silva (Brasil), en Montevideo, 2007.

(Keystone)

Latinoamérica vive una situación particularmente esperanzadora, marcada por un despertar general de la conciencia y de la autoestima. Suiza debería mirar con más atención a ese continente y las nuevas formas de participación.

Así lo sostiene en entrevista exclusiva con swissinfo Walter Suter, ex diplomático suizo y agudo analista especializado en Latinoamérica.

"Constato una situación particularmente esperanzadora en el continente, especialmente en América del Sur, donde se manifiesta un despertar general de la conciencia y la autoestima", enfatiza el actual responsable del Servicio Internacional del Partido Socialista Suizo.

Añade que es manifiesta "la convicción de pueblos y gobiernos de que se puede resistir a los dictados del Norte, sea Estados Unidos o Europa. La decisión de los pueblos de ser ellos mismos, tratando de superar más de 500 años de colonialismo, autoritarismo y verticalismo".

swissinfo: ¿Encuentra una diferencia significativa entre el momento actual y su primer contacto con ese continente en los años setenta?

Walter Suter: Cuando llegué por primera vez allá, varias décadas atrás, percibía cierta resignación y cansancio. Sin embargo, se dieron procesos muy importantes. Y vemos en la actualidad un mapa político donde predominan gobiernos de izquierda –unos más y otros menos progresistas-. Un fenómeno muy nuevo que no se ve en otras regiones del mundo.

Destaco la importancia en este mapa del proceso que se da en Venezuela, a partir de la elección del presidente Hugo Chávez. Una suerte de revolución pacífica en el marco institucional, legal, no violenta. Un fenómeno muy nuevo para el continente. Dinámica novedosa que puede incluso tener un efecto global.

swissinfo: ¿Qué insinúa al hablar de impacto global?

W.S.: La determinación de encontrar una alternativa a la globalización neo liberal que se impuso en el planeta. Procesos que toman en sus manos su propio destino y que impulsan un nuevo espíritu de solidaridad que uno percibe claramente cuando se encuentra allí. Y esta realidad puede tener un valor directo también para nosotros en Suiza, en Europa. Despertarnos de cierta inercia...

swissinfo: ¿Afirma que lo que vive Latinoamérica puede ser una señal incluso para Suiza?

W.S.: Sí. En Latinoamérica se viven nuevas formas de participación ciudadana real, desde abajo. Lo comprobé por ejemplo en Venezuela con los consejos comunales donde las comunidades pueden definir aspectos esenciales de la política. Si esto no llama la atención y no moviliza el interés de mis compatriotas helvéticos, sería una lástima. Porque nosotros conocemos bien el valor de la democracia directa participativa y la importancia de alimentarla y renovarla.

swissinfo: ¿Qué se den hoy procesos tan estrechamente ligados a personalidades carismáticas, a líderes fuertes, no puede indicar una cierta fragilidad de cara al futuro?

W.S.: Veo cambios impactantes en el continente, pero estoy consciente de que esos procesos tienen algo de fragilidad. Sin embargo, estoy convencido de que no por esa relativa fragilidad pierden valor. La fragilidad principal se daría, si en el futuro, las experiencias promovidas por esos líderes se quedaran en eso, y no se encontraran fórmulas de participación renovada, amplia, activa, efectiva, de los sectores populares, en la gestión del poder.

Para tratar de contrarrestar estos peligros de fragmentación y fragilidad, el 23 de mayo del 2008 en Brasil, los doce Estados soberanos de Sudamérica dieron un paso importante prueba de la voluntad de integración y solidaridad al firmar la constitución de la nueva Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR).

Es una iniciativa que expresa que los líderes mencionados tienen conciencia de la importancia de una institucionalización de los procesos democráticos participativos para asegurar un marco sostenible para la región.

swissinfo: ¿Cuál sería hoy el desafío de Suiza con respecto a Latinoamérica?

W.S.: Para Suiza, la cooperación y la solidaridad son pilares importantes que fundamentan nuestra propia cultura política. Importantes sectores de la sociedad civil son sensibles a estos temas.

De ahí que deberíamos tener mayor interés, como país, en acercarnos más a lo que sucede en Latinoamérica. ¿Por qué? Porque los objetivos que ellos persiguen allá, las metas y los métodos para implementar dichas metas, son también nuestros. Es de altísimo interés compartir esas experiencias a la luz de nuestra propia experiencia como nación. Lo de allá es una señal para aquí.

swissinfo: Podría precisar mejor su visión...

W.S.: Quisiera recordar un concepto muy importante del preámbulo de la constitución helvética que señala que la fortaleza de una comunidad se mide en el bienestar de los más desfavorecidos. Insisto: deberíamos acercarnos más a Latinoamérica, incluso, a nivel de la diplomacia oficial, para hacer causa común en los organismos internacionales.

Por otra parte, sería importante mirar nuestra propia democracia directa en el espejo de lo que se vive en muchos procesos latinoamericanos. Con una intensa participación ciudadana. Creo que sería importante implementar aquí una auto-evaluación y una renovación. Redescubrir el valor de otros que siguen ciertos caminos participativos como los nuestros, pero que nos pueden aportar un renovado entusiasmo. Y aprender de ellos el desafío de participar más y delegar menos...

swissinfo, Sergio Ferrari

Especialista de las transiciones

Walter Suter se desempeñó durante casi 40 años como diplomático helvético en diferentes regiones del mundo.

Presenció y "acompañó" muy diversos procesos de transición: en Argentina, previo al retorno del peronismo al gobierno (1970-1973); en Chile, inmediatamente después del golpe militar de Augusto Pinochet; en España; en Paraguay, a posteriori de la salida del dictador Alfredo Stroessner; y en el Líbano, a mediados de los años noventa.

Su última misión como embajador la concluyó a mediados del 2007 en Venezuela, país en el que vivió durante cuatro años.

Agudo analista y experto en América Latina, Walter Suter participa actualmente en Suiza en diversas iniciativas de solidaridad con América Latina. Se desempeña también como miembro de la presidencia del Partido Socialista europeo.

Fin del recuadro

El 'milagro' paraguayo

Walter Suter asistirá el 15 de agosto, en Asunción, del presidente Fernando Lugo, a quien conoce personalmente.

Suter ha mantenido una relación estrecha con ese país sudamericano, cuya coyuntura política sigue con particular interés. Acerca de ese país, opina:

Ha sido una tremenda lucha desde la caída misma de Stroessner, hace 19 años, para llegar a una real transformación democrática.

En 1993, cuando a través del fraude venció en las elecciones el candidato del Partido Colorado, se abrió una etapa de decepción y pesimismo hasta que sucedió el reciente milagro de la victoria electoral de Lugo.

Un factor clave de esa victoria es la propia personalidad de Fernando Lugo.

(El presidente electo) es un religioso católico, siempre muy cerca de la gente, de la base, especialmente campesina, con un gran carisma y con la capacidad de unir a muchos sectores diferentes para derrotar al principal enemigo, el continuismo colorado.

"Esa es la gran suerte de Paraguay hoy".

Fin del recuadro


Enlaces

×