Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Uno de los secretos mejor guardados de Suiza"

Flims, a 1.100 metros sobre el nivel del mar. (Weisse Arena)

Así se refiere a la estación de esquí que comparten los pueblos grisones de Flims, Laax y Falera la agencia española de viajes 'Tourist Forum'.

Un "paraíso" que iniciara su historia como destino invernal tras la Segunda Guerra Mundial.

"Por calidad y variedad vale la pena recorrer sus espectaculares pistas antes de que los mercados internacionales se den cuenta de su error e invadan este paraíso, hasta ahora sólo conocido por los propios suizos."

Una de las frases con las que la agencia española 'Tourist Forum' presenta a esta estación alpina en su página Internet, destinada especialmente a los amantes de los deportes invernales.

Pero también para aquellos que prefieren caminar sobre la nieve hay la opción de hacerlo por los 60 kilómetros de caminos marcados que parten desde Flims.

A pie en los Alpes

En un día se visitan los picos más destacados de la región. Existe un billete (24 francos) para utilizar todos los remontes en una jornada y de esta forma, poder recorrer a pie algunos caminos cortos.

Se puede empezar en Flims, donde se sube en teleférico a Nagens (a 2.127 m). De allí se camina hacia el Grauberg (2.229 m), un trayecto de menos de media hora.

Desde ese mirador se aprecia la insólita belleza de las cumbres nevadas, para después descender en las telecabinas que llegan a Startgels (1.590 m).

En la soleada terraza del restaurante emplazado en esa parada se puede comer algo y después reemprender la caminata hacia Foppa, donde se desciende a Flims en telesillas.

Desde esa altura ya aparece la vegetación alpina de la zona baja con las praderas cubiertas de abetos, y se puede ver cómo Flims se extiende a lo largo de una terraza sobre la garganta del Rin.

Paraje soleado

Justamente el sol del que goza la zona fue un factor decisivo para que la región se convirtiera en un punto de interés.

André Gisler, responsable de la promoción turística conjunta de Flims, Laax y Falera, indica a swissinfo cómo se inició la llegada del turismo a este emplazamiento privilegiado, que se ubica sobre una cornisa bañada de sol.

"En los albores del siglo pasado, el turismo comenzó aquí con el elegante 'Parkhotel Waldhaus', ubicado en medio del bosque y que aún pertenece a los mejores hoteles de Europa, con su centro de salud y belleza."

Un gran hotel inició la tradición turística

La historia comenzaría en 1877, cuando en pleno bosque de Flims iniciara la construcción de diversas edificaciones que durante las últimas dos décadas del siglo XIX conformarían lo que aún hoy en día constituye al famoso hotel.

"Al principio era un balneario de verano que sembraría la tradición turística en el pueblo", agrega Gisler sobre este establecimiento que en sus inicios obtuvo el derecho exclusivo de acceso al cercano Lago Cauma, alimentado por varios manantiales de agua caliente.

Pero la llegada de la Primera Guerra Mundial terminó con esa época idílica, cuyos vestigios aún quedan en el museo del Hotel.

Fue en 1945 que se construyeron las primeras telesillas en Flims y en 1962 en el pueblo vecino de Laax, para iniciar con el gran desarrollo de la estación invernal, que hoy busca mayor popularidad dentro y fuera de las fronteras helvéticas.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Datos clave

De un total de 220 km de pistas en la zona hay:
28% de pisas fáciles
32% de pistas medias
40% de pistas para expertos

Fin del recuadro

Contexto

Hace unos cien años el turismo en la zona era atraído por el sol de verano en la montaña y por el elegante balneario del Parkhotel Waldhaus, en el bosque de Flims.

Tras la Segunda Guerra Mundial comenzó el desarrollo del turismo invernal con la oferta de remontes que hicieron accesibles al público los esplendidos parajes alpinos de la región.

Hoy día, los pueblos de Flims, Laax y Falera presentan unidos su oferta para el invierno y el verano.

Fin del recuadro


Enlaces

×