Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

1 de mayo en Zúrich

Una escena del 1 de mayo pasado.

(Keystone Archive)

A pesar de las medidas tomadas por las autoridades, no se descartaban nuevas manifestaciones violentas tras la celebración oficial del 1 de mayo en la ciudad de Zúrich. La presencia, entre los oradores, de una antigua pirata del aire palestina no hacia mejorar las perspectivas para este martes en Zúrich.

Es ya una tradición en Zúrich. Como en otras muchas ciudades de Suiza, se realiza un cortejo, hay oradores y una fiesta popular. Pero también está la "Nachdemo", o manifestación violenta, en la que se enfrentan militantes de extrema izquierda y fuerzas de la policía.

El balance del año pasado fue desastroso: numerosos heridos, centenares de miles de francos de daños y unas cuarenta personas arrestadas.

"No queremos que eso se repita", anunciaron las autoridades de la ciudad la semana pasada, prometiendo que harían todo su posible "para impedir cualquier forma de desbordamiento violento".

El lugar de llegada del cortejo oficial -punto de partida de la "Nachdemo"- ha sido desplazado hasta la parte delantera de la estación central del ferrocarril. Algunos se inquietan porque todo se va a desarrollar a pocos pasos de la famosa calle comercial, la Bahnhofstrasse.

"Después del cortejo, queremos llevar nuestro mensaje a la calle y demostrar que puede haber una alternativa revolucionaria al capitalismo existente", señalan los carteles firmados por la organización "Revolutionärer Aufbau" (Reconstrucción revolucionaria).

Un objetivo preciso ha sido designado este año: la plaza financiera suiza que "desempeña un papel importante para el dinero sucio de numerosos dictadores", como indica el grupo "Revolutionärer Aufbau que, en su página web, explica "Cómo comportarse antes, durante y después de la manifestación".

Otro motivo de tensión, este 1 de mayo, es la invitación, como oradora oficial de la manifestación, de Leila Khaled, una militante palestina autora, hace treinta años, de varios secuestros de aviones. En Zúrich se han levantado críticas, en primer lugar, de la comunidad judía y después de los partidos de derecha.

Pero la polémica se prolongó hasta dividir a la izquierda. El grupo socialista del Parlamento cantonal ha denunciado la invitación hecha a una ex terrorista, calificándola de una "provocación a la izquierda democrática y a las fuerzas democráticas del cantón".

Los sindicatos también se han visto implicados en la polémica. Primero apoyaron la venida de Leila Khaled antes de distanciarse y finalmente aceptar su participación.

Leila Khaled, actualmente diputada del FPLP, Frente de Liberación de Palestina, tomará pues la palabra este martes, en la celebración de otro 1 de mayo polémico en Zúrich.

Pierre Gobet, Zúrich


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×