Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

2005: año de pujanza para el sector farmacéutico

El sector farmacéutico marcó puntos en 2005.

(Keystone)

Nuevas adquisiciones y bonanza fueron dos de las constantes de uno de los sectores económicos más fuertes de Suiza.

Productos clave como el Tamiflu de Roche se volvieron íconos y desataron controversia sobre sus posibles efectos secundarios.

En 2005, la industria farmacéutica fue uno de los principales pilares de la economía helvética.

Responsable de generar 4 de cada 10 francos suizos ingresados por concepto de exportaciones, fue también el único sector productivo que ha sido capaz de incrementar sus ventas al extranjero a una tasa promedio anual del 20% durante 25 años consecutivos.

Todo ello, a pesar de que el periodo 2001-2003 fue complejo para el sector,

Un inicio de contrastes

En el balance de la industria farmacéutica correspondiente al 2005, el arranque del año se vio marcado por noticias contrastantes.

Por un lado, la policía turca (14.02.) anunció la inspección de la sede de Roche en Estambul, por la presunta comisión de actividades ilegales de la helvética como la venta de medicamentos contra el cáncer a precios por encima del mercado a las autoridades sanitarias turcas.

Y casi simultáneamente, Novartis informa (21.02) su interés por adquirir al grupo alemán Hexal, así como 67,7% de su filial estadounidense Eon Labs por un total de 8.750 millones de francos suizos, compañías que se integraron a la división Sandoz, para convertirla en la número uno de producción de genéricos.

De compras por el mundo

En el devenir cronológico, el siguiente periodo de relevancia para el sector farmacéutico suizo tuvo lugar hacia el verano, cuando en una sola jornada se hizo pública una "ola" de adquisiciones.

Primero, el gigante Roche dio a conocer su interés (18.07) por comprarle al Fondo Gilde Healthcare (manejador de inversiones por 2.250 millones de francos suizos) la empresa de origen helvético GlycArt Biotechnology.

Con esta operación, pactada en 235 millones de francos suizos, Roche se hizo de una institución suiza experta en investigación científica que hoy es su brazo derecho en la búsqueda de nuevas fórmulas y principios activos para medicamentos.

Ese mismo día, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos aprobó a Novartis la compra de los laboratorios Eon Labs que había solicitado en febrero, pero le impuso un requisito previo: renunciar a la comercialización de algunos medicamentos que serían de producción exclusiva para Amida, una competidora de EEUU.

Y al mismo tiempo, el grupo Unilabs, especialista en análisis clínico, anunció que compraba 7 centros dedicados a la biología clínica a la española Labipath por 2,6 millones de francos suizos, con ello se reposicionó en España.

Y ya en el cierre del año (02.12), la experta helvética en producción de vacunas, Berna Biotech, fue comprada por la holandesa Crucell por 591 millones de francos.

El fenómeno Tamiflu

Ya en tercer trimestre, la cima del pánico internacional a sufrir una nueva pandemia puso en la boca de los habitantes de los cinco continentes un producto hecho en Suiza.

El antiviral Tamiflu, manufacturado por Roche, se perfiló como el único compuesto químico capaz de frenar una epidemia de gripe aviar, en caso de que una mutación de esta última afectara al ser humano, según argumentos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, como los temores habían comenzado desde el inicio del año, la facturación mundial del antiviral aumentó 263% durante los primeros nueve meses del 2006, con lo que le generó a Roche ingresos por 859 millones de francos suizos durante este periodo.

Los principales consumidores: Estados Unidos y la Unión Europea (UE), quienes aumentaron su demanda de este producto arriba del 280% durante el año pasado, según confirmó el balance financiero a septiembre presentado por Roche (19.10).

Las malas nuevas

Y aunque la patente exclusiva del antiviral le pertenece a farmacéutica suiza hasta el 2016, en Taiwán un laboratorio comenzó a producir su propia versión de Tamiflu sin consentimiento de esta última en octubre.

En Hungría, por otra parte, se descubrió en noviembre una vacuna que el gobierno de esta nación califica tan o más eficaz que el Tamiflu.

Finalmente, accedió (12.12) a compartir temporalmente la licencia de producción con la china Shanghai Pharmaceutical Group.

Regresando a noviembre (16.11), Roche recibió el anuncio de la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos, y su homóloga estadounidense, de vigilar los efectos secundarios del antiviral.

Es decir, el gobierno de EEUU llegó a la conclusión de que la citada vacuna pudo haber influido en la muerte de una serie de pacientes jóvenes a quienes les fue suministrada entre el año 2000 y el 2004.

En tanto, la agencia europea refiere a dos casos de "presuntos suicidios asociados a los efectos secundarios provocados por este producto".

Una mirada financiera

Visto desde un punto de vista estrictamente financiero, el 2005 es sin lugar a dudas uno de los mejores periodos que ha vivido el sector farmacéutico suizo.

De acuerdo con sus balances contables a septiembre –que son un indicador fiable y representativo de la tendencia anual-, las ganancias habrán sido récord.

Concretamente, Novartis, número uno del sector farmacéutico helvético, cerrará el año con ventas y ganancias históricas. Las primeras crecieron 14% entre enero y septiembre, para totalizar 27.200 millones de francos suizos, mientras las segundas ascendieron a 6.200 millones.

Sus productos estrella: los dedicados a la oncología y las enfermedades cardiovasculares.

Grupo Roche logró ventas por 25.400 millones de francos suizos durante los primeros nueve meses del 2005, lo que equivale a una facturación 17% superior a la del 2004.

Sus dos productos clave: Avastin (aumenta la esperanza de vida de enfermos de cáncer colorrectal), y el controvertido Tamiflu.

swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

· El sector farmacéutico suizo factura más de 71.200 millones de francos suizos al año. Da empleo a más de 170.000 personas y es el único que en los últimos 25 años aumenta su exportación a una tasa anual de 20%.

Fin del recuadro

Contexto

· El 2005 fue un año de expansión constante para el sector farmacéutico.

· Grupo Roche se convirtió en la farmacéutica más citada del año gracias a su controvertido Tamiflu, único compuesto químico que la OMS reconoce como capaz de frenar una pandemia de gripa aviar, pero que el gobierno de EEUU cuestiona por considerar que sus efectos secundarios pueden generar incluso la muerte de los pacientes.

· Novartis mantuvo su sitio como líder del sector con ventas más de 14% superiores a las del 2004.

· "Ola" de adquisiciones en 2005: Roche compra a la experta en investigación GlycArt Biotechnology; Novartis apuesta por los laboratorios Eon Labs en EEUU; Unilabs se hace de 7 centros de la española Labipath; y la holandesa Crucell compra a la especialista en vacunas, Berna Biotech.

Fin del recuadro


Enlaces

×