Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

2006, año de las clarificaciones con la UE

Suiza deberá explicar sus futuras intenciones con la Europa Unida.

(imagepoint)

2005 fue marcado por dos importantes votaciones en Suiza sobre Europa. 2006 permitirá hacer precisiones sobre el futuro de las relaciones entre Berna y Bruselas.

La Unión Europea pide a la Confederación Helvética que defina el tipo de relaciones que desea mantener con la UE a largo plazo.

Anticipándose a esta recomendación, el gobierno suizo ha previsto la publicación de un informe sobre la cuestión europea en 2006. El proyecto deberá ser algo más similar a un acuerdo-marco modesto que a un paquete de acuerdos bilaterales.

Tiempo de reflexión

"Felicitaciones a la democracia directa suiza por el debate sobre Europa y por el resultado de las dos votaciones", decía hace poco Diana Wallis, la parlamentaria europea que preside el comité sobre las relaciones con Suiza.

"Ahora Berna debe permitirse un poco de tiempo para reflexionar, tal como lo hace la UE con relación al tema de la Constitución europea."

En 2006, las discusiones podrían, por ejemplo, abordar el sistema de navegación satelital Galileo o el capítulo de los servicios, temas que no pudieron ser tocados en el primer y segundo paquete de acuerdos ya concretados entre la Unión Europea y Suiza.

"Pero no habrá un gran expediente este año", explica Diana Wallis.

Para la legisladora europea, que espera con interés el informe del gobierno suizo, un acuerdo-marco podría ser benéfico para las relaciones entre Berna y Bruselas.

"Éste simplificaría las tareas administrativas cotidianas", pero, repite Wallis, "no habría nada sustancial".

Cuestión europea resuelta

La cuestión del acuerdo-marco había sido ya mencionada en el parlamento en 2002 y también es del interés de la federación de empresas helvéticas, economiesuisse.

"Apoyamos un acuerdo-marco que únicamente favorezca el funcionamiento de los tratados suscritos hasta ahora", precisa Stefano Modenini, responsable de economiesuisse en el cantón suizo del Tesino. Pero sostiene que un acuerdo de este tipo no deberá en ningún caso hacer de Suiza un satélite de la UE.

"Antes que nada hay que ratificar los Acuerdos Bilaterales II. También debemos hacer un balance sobre el funcionamiento de éstos. De hecho, para nosotros, la cuestión europea estará resuelta en la próxima década."

Stefano Modenini admite que Suiza podría iniciar nuevas negociaciones en años próximos, al menos, sobre el mercado de la electricidad o sobre Galileo, dos temas que figuran ya en la agenda política.

Las prioridades del gobierno

"Entrada en vigor de todos los acuerdos, análisis de los nuevos proyectos (mercado de la electricidad, Galileo, sistema de salud) e informe sobre la política europea."

Así resume las prioridades del gobierno suizo para la primera mitad del 2006 Adrian Sollberger, de la Oficina de Integración Europea

El informe del ejecutivo suizo se centrará en tres ejes: las posibles variantes del camino bilateral (acuerdo-marco, por ejemplo), la oportunidad de una colaboración multilateral con base en el modelo rechazado en 1992 sobre el Espacio Económico Europeo y la eventual adhesión a la Unión Europea.

Adrian Sollberger subraya que las dos partes (Berna y Bruselas) están abiertas a la idea de un acuerdo-marco, "para facilitar el camino bilateral y para construir una plataforma que refuerce el diálogo político entre Suiza y la Unión Europea".

En la Misión Suiza ante la UE, con sede en Bruselas, ya iniciaron las conversaciones preparatorias sobre los expedientes en torno a la electricidad, Galileo y el sistema de salud.

Pero no hay que olvidar, agrega el portavoz de la Misión Suiza ante la UE, Hanspeter Mock, que el derecho comunitario evoluciona y que los acuerdos – algunos de ellos establecidos en 1999 – deben ser actualizados con regularidad.

En ese contexto, un acuerdo-marco podría ser útil para los dos grupos.

Posiciones claras

En 2006, el mayor acontecimiento en Suiza sobre la cuestión europea será seguramente la publicación del informe del Consejo Federal (gobierno), programada para antes de otoño.

Las posiciones políticas en torno a la cuestión ya son claras. En el sector de izquierda, el Partido Socialista se perfila como el defensor de la adhesión a la Europa Unida.

En el terreno de la derecha, la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha dura) se prepara para combatir un nuevo acercamiento entre Suiza y la UE. El debate, por tanto, se anuncia muy animado.

swissinfo, Mariano Masserini
Traducido por Patricia Islas

Datos clave

En 2005, el pueblo suizo aceptó -en enero y en septiembre- la vía bilateral propuesta por su gobierno en los ámbitos de la seguridad, el asilo y el mercado laboral.

Las relaciones entre Suiza y la UE se basan en dos paquetes de acuerdos bilaterales. Para tener un mejor funcionamiento de los convenios, que contienen temas muy dispares, se ha comenzado a hablar de un "acuerdo-marco".

En el 2006 se podría hacer un análisis profundo de este modelo. Pero la UE pide a Suiza que se dé una pausa para reflexionar, para que pueda definir el tipo de relación bilateral a largo plazo que quiere tener con la Unión Europea.

El gobierno suizo publicará un informe sobre las relaciones con la UE.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×