Navigation

2007, un año de tormentas para la banca suiza

La sede neoyorquina del UBS anunció pérdidas millonarias a causa de la crisis de los 'subprime'. Keystone

Prometía ganancias históricas, pero la crisis hipotecaria de los 'subprime' en Estados Unidos contagió a los dos pilares de la banca helvética: UBS y Credit Suisse.

Este contenido fue publicado el 27 diciembre 2007 - 16:48

La banca 'sostenible' y diversas compraventas pasaron a segundo término, pese a su relevancia.

La plaza financiera helvética no tiene parangón. Un tercio de la riqueza mundial es administrada por la banca suiza. Hablamos de 4 billones de francos suizos que zigzaguean entre 370 instituciones de todas las tallas y especialidades.

Curiosamente, sólo dos de ellas, el UBS y el Credit Suisse, concentran la mitad de estos recursos, de ahí la importancia de su devenir cotidiano.

Y este 2007, que comenzó como promesa de oasis para los bancos suizos, cerró como pesadilla para los exponentes más importantes del sector.

Buena imagen

Los dos primeros meses del año fueron concentrados por la banca helvética a gozar las mieles de los resultados históricos del 2006.
En el tercer mes (08.03.), la Asociación Suiza de Banqueros (ASB) dio a conocer el sondeo que realiza anualmente entre la clientela del sector bancario suizo.

Los resultados no podían ser mejores: 59% de los suizos aseguran que la banca nacional es fiable, eficaz y sólida. Y para 67% de la población –a partir de un muestreo representativo de 1.500 entrevistados-, "la banca es el sector más importante de la economía suiza".

Los clientes extranjeros tienen una mirada aún más positiva. La ASB confirma que 89% de su clientela foránea califica positivamente a los bancos suizos con los que tiene trato.

El reto por venir, opinaron entonces los consultados, era la tendencia alcista en las tasas de interés que tendría impacto sobre el crédito. No les faltaba razón.

El cambio climático

Dentro del sector financiero helvético conviven las grandes instituciones con los bancos de especialidad. Algunos de ellos, incluso, comprometidos en proyectos de corte social y ligados al desarrollo sustentable.

En julio, por ejemplo (01.07.), Pictet apostó por la innovación en busca de clientes, y sin duda, de utilidades.

El banco de Ginebra abrió un fondo que invierte exclusivamente en papel de empresas (319 alrededor del mundo) que han probado que al menos 20% de su facturación anual proviene de negocios ligados a las energías renovables.

El fondo 'Clean Energy' apoya especialmente el desarrollo de energía eólica y actualmente ya administra fondos superiores a los 100.200 millones de francos suizos.

Pictet, y otros bancos le seguirán en 2008, está convencido de que compromiso social y rentabilidad no están en absoluto reñidos.

Jauja bancaria

En el verano (14.08.), los banqueros no hacían sino frotarse las manos. El sistema crediticio como conjunto había obtenido utilidades superiores a los 42.300 millones de francos suizos durante el periodo enero-junio, según datos de la propia ASB.

Utilidades hasta 55% superiores a las del año previo, lo que convertía al 2007 en un año de jauja asegurada.

La gestión de fortunas se mantuvo como uno de los nichos más rentables. El financiamiento empresarial también fue altamente rentable durante los primeros seis meses del año.

Dichos resultados despertaron la confianza de las instituciones. De hecho, entre enero y junio se registraron 1.720 contrataciones, 85% de ellas a tiempo completo y con una remuneración superior a los 6.200 francos suizos.

Primer descalabro

El 7 de agosto comenzó el principio del fin. Suiza había conocido ya el descalabro de instituciones financieras estadounidenses y europeas durante la semana previa.

Las más importantes fueron American Home Mortgage, National City Home Equity y en Europa, las pérdidas lucían millonarias para BNP-Paribas y Deutsche Bank.

Suiza cayó herida por la misma bala un par de meses después.
El 1 de octubre, los dos gigantes del sistema financiero helvético, UBS y Credit Suisse, aceptaron que la crisis de los créditos hipotecarios estadounidenses conocidos como 'subprime' reportarían pérdidas durante el tercer trimestre en un intento de transparentar su situación e intentar salvar el año productivo.

UBS y Credit Suisse se entramparon indirectamente en la crisis de los 'subprime' al comprar títulos 'bursatilizados' de las hipotecas originales, créditos que los dueños dejaron de pagar en Estados Unidos cuando las tasas de interés subieron y su capacidad de pago se vio limitada en consecuencia.

Crisis confirmada

Noviembre confirmó lo que nadie quería escuchar. Pérdidas abultadas sobre el tercer trimestre del año. Comprar papel 'subprime' y colocarlo entre su clientela le salió caro a los dos gigantes bancarios suizos.

UBS aceptó pérdidas del orden de los 726 millones de francos suizos entre julio y septiembre, dato que remató con el anuncio del recorte de 1.500 empleos -para reducir gastos- antes del cierre de diciembre.

Credit Suisse, por su parte, anunció que sus utilidades se vieron impactadas por el equivalente 1.300 millones de francos suizos.
Y los resultados del cuarto trimestre difícilmente serán mejores.

Un asunto que preocupa tanto a la banca helvética que comenzaron, por primera vez en la historia, las capitalizaciones venidas del extranjero, concretamente de Medio Oriente y Singapur, que inyectaron 3.000 millones de francos suizos al UBS el pasado 12 de diciembre. Las megafusiones aguardan a la banca suiza en 2008.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

La banca suiza emplea a 108.300 personas.

Banco Pictet es uno de los 5 más grandes de Suiza y el único con proyectos 'sostenibles'.

La venta de Swiss Life del Banco del Gotardo a la Banca della Svizzera Italiana fue una de las operaciones más importantes del año.

La plaza financiera helvética consta de 370 institutos y emplea a 100.000 personas.

End of insertion

Contexto

La plaza financiera helvética es la más poderosa y rentable del mundo.

La conforman bancos con servicios múltiples e instituciones especializadas.

La Asociación Suiza de Banqueros (ASB) aglutina a los bancos que operan en la plaza financiera helvética y tiene por objeto promover condiciones óptimas para su operación.

UBS y el Credit Suisse son los dos bancos que lideran al sector bancario con 55% de los clientes.

El 2007 fue un mal año para ambas instituciones, pues en noviembre fueron sometidas a investigación por el gobierno del Brasil. Se les acusa de lavado de dinero.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo