Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

50 años de un éxito de taquilla Explorando el lado suizo de James Bond

Cincuenta años después de salvar el mundo del terrible Dr No, el espía sigue sumando seguidores. Escenas de algunos de sus filmes han sido rodadas en Suiza, donde el agente se ha sentido como pez en el agua, tal vez, por sus raíces helvéticas.

5 de octubre de 1962, una joven de Ostermundigen, un suburbio de la capital suiza, deja sin aliento a los cinéfilos cuando emerge del mar haitiano con un cuchillo a la cintura y su bikini blanco.

La imagen de Ursula Andress en el papel de Honey Ryder se transformó rápidamente en el ícono de la “chica Bond” por excelencia. Medio siglo después, tras 22 filmes y seis actores haciendo las veces del famoso personaje, James Bond y sus chicas continúan llenando las salas de cine.

El agente ha vuelto a la pantalla grande con ‘007 Operación Skyfall’, que intenta romper el récord de las ganancias -586 millones de dólares- obtenidas en 2008 con la entrega precedente ‘007 Quantum o f Solace’, dirigida por el cineasta suizo, Marc Forster.

Pero la relación entre el agente y Suiza resultan más profundas, pues el personaje es medio suizo: su madre, Monique Delacroix, nació cerca del lago Léman, en las verdes tierras del cantón de Vaud, pero su muerte llegó en un accidente en Chamonix, en los Alpes franceses.

“Se dice que Ian Fleming, autor de la historia del agente 007, tenía una enamorada en Ginebra y que habría pasado algún tiempo en Suiza y Austria, donde aprendió a esquiar. Esa experiencia de vida la emplearía después en sus libros”, describe con entusiasmo Daniel Haberthür, presidente del club de fans de James Bond en el país alpino.

Fleming, que escribió 12 novelas sobre Bond entre 1952 y 1964, antes de morir a los 56 años de edad, ciertamente se inspiró en sus experiencias para crear a su personaje: Incluso Bond asistió a la Universidad de Ginebra por un breve periodo de tiempo, tal como Fleming.

Haberthür y otros 160 seguidores de Bond –dos tercios de ellos, mujeres- de vez en cuando se reúnen para comentar escenas de los filmes y compartir su devoción por estas películas de acción. Treinta de estos fanáticos incluso participaron como figurantes en ‘Quantum of Solace’, cuando se grabó una escena en Bregenz, en la vecina Austria.

“Algunos concentran su interés por el actual agente 007-, el actor Daniel Craig ; otros se inclinan más por saber todo sobre las locaciones donde se han hecho los filmes, y algunos adoran los automóviles que aparecen en las películas:  el interés es muy amplio, pero al final todo gira en torno a Bond”, describe Haberthür.

Impulso turístico

Entre las escenas memorables de esta serie de cintas se encuentra aquella en la que Geoge Lazenby empuja a un villano desde un teleférico en el pico del Schilthorn, en los Alpes berneses, en ‘007 Al servicio secreto de Su Majestad’ (1969); o aquella del salto a 220 metros de altura que bate un record mundial en la represa de Verzasca, en el Tesino, en ‘007 contra GoldenEye’ (1995).

Y estas escenas han repercutido también en el interés del turista en sendos sitios, según anota Daniela Bär, de Suiza Turismo.

“Ambos lugares muestran la mejor cara de Suiza, tal como corresponde a nuestro modo de ver el atractivo helvético: el Schilthorn, como la imagen invernal por excelencia, y la represa de Verzasca, como símbolo de la ‘experiencia suiza’”.

Las dos locaciones aprovechan sus relaciones con el agente más conocido del mundo: en la punta del Schilthorn, en el restaurante giratorio Piz Gloria, usted puede disfrutar por SFr27.50 ($28.80) del ‘Bufet Matutino James Bond 007’.

El exotismo alpino

Sea como fuere, Suiza resulta raramente mencionada, a excepción de una alusión de los gnomos de la plaza financiera en Zúrich, en ‘El mundo no es suficiente’ (1999).

Se trata de un pasaje en el que aparece un especialista financiero y Bond, donde hacen referencia a las cuentas no restituidas en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. “Solo trato de devolver el dinero a su propietario de derecho’, dice el primero; y Bond replica: “Y sabemos que tan difícil le resulta a un banquero suizo”.

“Obviamente, Suiza no estaba en la línea de fuego en la Guerra Fría, por lo que a ella solo le quedaba el exotismo como alternativa para ser atractiva a Bond”, indica Jeremy Black, profesor de Historia en la Universidad Exeter (Reino Unido) y autor de ‘Las políticas de James Bond: De las novelas de Fleming a la gran pantalla’.

“Y como las atracciones de los primeros filmes eran tiburones e imágenes subacuáticas, había un límite de lo que podía hacerse en Suiza”.

Puntos fuertes y flaquezas

Pese a no disponer de arrecifes de corales, Suiza tiene sus puntos fuertes. “Sería genial ver una persecución automovilística en la ciudad vieja de Zúrich, pero si se trata de mostrar cosas únicas, en el caso de Suiza son sus Alpes”, dice Daniel Haberthür, que conoce cada detalle de los filmes de Bond.

“Estas montañas resultan fantásticas. Si bien no hubo ninguna escena de esquí con el actor Sean Connery;  la primera fue en ‘Al servicio secreto de Su Majestad’, protagonizada por George Lazenby, después vinieron las cenas con Roger Moore, casi todas filmadas en Suiza”.

Roger Moore -que vivía en Gstaad y ahora tiene una casa de inverno en Crans-Montana-, si bien tuvo fama de muy buen esquiador, dejó a un equipo de dobles expertos que tomaran su papel en ‘007 El espía que me amaba’ (1977), en una escena de persecución filmada en St. Moritz (aunque el espectacular salto de esa trama se rodó en la Isla Baffin, en Nunavut, Canadá).

El equipo de filmación también pasó por Suiza en el rodaje de escenas en ‘De Rusia con Amor’, ‘007 contra Goldfinger’ (1964), y ‘En la mira de los asesinos’(1985).

“Fleming escribió ‘Goldfinger’ tras la Segunda Guerra Mundial, cuando la imagen de Suiza se vio afectada por guardar la riqueza de otros. Por eso la imagen del país como centro de contrabando de oro puede atribuírsele, parcialmente, a Ian Fleming”, dice Haberthür.

Pero como los responsables de promover el turismo en Suiza querrán seguir aprovechando la imagen de Bond, la plaza financiera helvética requerirá de mucha labia para convencer a los guionistas en Hollywood de que no todos los banqueros carecen de escrúpulos.

Tal como dice Bond al banquero deshonesto Lachaise en ‘El mundo no es suficiente’, con una fuerte dosis de ironía: “Si usted no puede confiar en un banquero suizo, ¿qué será del mundo?"

Suiza en 1962

21 de Febrero: Los físicos, drama satírico de Friedrich Dürrenmatt, premiado en Zúrich.

24 de marzo: Muerte de Auguste Piccard, físico, inventor y explorador suizo, y fuente de inspiración del Profesor Calculus en Tintin.

1▫ de abril: Suiza rechaza (con el 65% de los votos) la iniciativa para prohibir las armas nucleares.

 

10 de abril: Maximilian Schell gana el Oscar al mejor actor por su participación en ‘Juicio en Nuremberg’.

7 de junio: Suiza sale de la Copa Mundial de Fútbol en Chile al ser derrotado por la escuadra de Italia.

21 de junio: Nace la artista visual Pipilotti Rist.

9 de agosto: Muerte del poeta y escritor Hermann Hesse.

13 de agosto: Primera escalada por toda la cara oeste del Monte Cervino (o Matterhorn).

Fin del recuadro


Traducción: Patricia Islas, swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×