Navigation

A 50 años de la muerte del general suizo más popular

Altdorf, en el cantón de Uri (Suiza central), 1944. El general pasa revista a sus tropas. SF

Símbolo de la voluntad de resistir a la invasión extranjera durante la Segunda Guerra Mundial, el general Guisan murió hace exactamente 50 años.

Este contenido fue publicado el 07 abril 2010 - 14:19

En su aniversario luctuoso, se estrena un documental con una perspectiva nueva sobre esta figura mítica de la historia suiza.

Hubo una época, no muy lejana, en la que el general Henri Guisan era una figura mítica. Aquel que dirigió el ejército suizo era objeto de un verdadero culto, fenómeno extraño en un país que no se inclina por gente que sale de lo ordinario.

Para ver este impacto, es suficiente consultar los mapas de las principales ciudades de Suiza. Todas, o casi todas, tienen una calle, avenida o plaza ‘General Guisan’ y en algunas plazas se puede encontrar una estatua de su rostro.

La Sociedad Suiza de Radio y Televisión SRG SSR idée suisse (a la que pertenece swissinfo) presenta un filme de 55 minutos consagrado a esta figura, que se difunde en las cuatro lenguas nacionales: francés, alemán, italiano y romanche, justo este aniversario luctuoso.

Justo hace 50 años, el 7 de abril de 1960, el general Henri Guisan fue enterrado. Al menos 300.000 personas asistieron a la ceremonia en Lausana, convirtiéndose este sepelio en el más popular de la historia suiza.

El filme a través de diversos ángulos

La televisión, entonces, retransmitió el funeral y, ahora, medio siglo más tarde presenta el filme El General, que presenta documentos inéditos e imágenes en color de este emblemático suizo. Por ejemplo, uno de estos escritos muestra, por primera vez, su encuentro con el dictador italiano Benito Mussolini.

Pero la novedad de este documental no sólo es la del material nunca visto. La trama del filme es una novedad. “Se habían ya visto diversos ángulos de la vida de Guisan, pero nunca se había contado toda su historia”, revela el realizador del filme, Felice Zenoni.

El filme muestra el recorrido de este hombre, que de la posición de noble hacendado pasa a ser la figura mítica del ejército suizo.

Sin concepto panegírico

La imagen del general en el documental es simpática. Es la de un hombre cercano a sus tropas, en una época donde los mandos militares amaban aún cultivar cierta distancia con sus subordinados.

También es la imagen de un patriota determinado a defender su país ante la amenaza nazi. Se debe a el la defensa desde las fortalezas inexpugnables de los Alpes, un símbolo nacional.

Pero este documental no es de concepto panegírico para glorificarlo. Historiadores y testimonios desmenuzan sus actos durante ese agitado periodo. “No quisimos hacer un himno a Guisan. “Para mí, como periodista, el objetivo fue narrar lo que pasaba en esa época. Había asuntos que estaban bien, y otros menos bien”, agrega.

Entre los bemoles de la acción militar de Henri Guisan se encuentra el riesgo de amenazar la política de neutralidad suiza debido a los contactos, a veces directos, que Guisan tuvo con los beligerantes. El general mantuvo contactos con el estado mayor francés. Los documentos descubiertos por los alemanes durante la derrota francesa, en la primavera de 1940, colocaban a Suiza en posición delicada. Y en marzo de 1943, Guisan se reúne en suelo helvético con Walter Schellenberg, jefe del contraespionaje del escuadrón de defensa germano SS. Un encuentro del que no informó al gobierno.

En el plano político, el retrato de este militar deja entrever algunas zonas sombrías en el que se descubre un hombre muy conservador, hostil a los movimientos obreros. Por ejemplo, su admiración por Mussolini, incluso luego del fin de la guerra, “lo pone en duda”, según palabras del realizador Felice Zenoni.

El peso del tiempo

Pese a la popularidad observada en las últimas décadas, la imagen del general se difumina entre las nuevas generaciones de suizos.

“Nos encontramos tal vez en un periodo intermedio. Para aquellos que vivieron esta época, el general sigue siendo un poco un mito. Pero para otros ya no resulta tan interesante; no obstante, creo que eso puede volver, puesto que entre más tiempo pase, más aumenta la sed de redescubrir nuestra historia”, concluye Felice Zenoni.

Olivier Pauchard, swissinfo.ch
(Traducción del francés: Patricia Islas Züttel)

Generales en Suiza

En Suiza, este grado de general sólo se atribuye en tiempos de Guerra.

Elegido por el Legislativo, el general es el comandante en jefe del ejército suizo en periodo de guerra.

Hasta ahora, el ejército federal ha tenido cuatro generales:

- Guillaume-Henri Dufour (Guerra del Sonderbund o Guerra de la Otra Alianza, 1847)

- Hans Herzog, guerra franco-germana (1870-1871)

- Ulrich Wille (Primera Guerra Mundial, 1914-1918)
-
- Henri Guisan (Segunda Guerra Mundial, 1939-1945)

End of insertion

Biografía

Henri Guisan nació el 10 de octubre de 1874 en Mézières, en el cantón suizo de Vaud.

Tras sus estudios de agronomía y labores en una granja en Pully (Vaud), fue nombrado oficial en 1894, hasta ascender paulatinamente de rango.

Formó parte del estado mayor general con el grado de teniente coronel durante la Primera Guerra Mundial.

Hasta entonces como soldado de milicia, se convirtió en profesional del ejército con la nominación al rango de brigadista (1927), después fue comandante de cuerpo (1932).

El Parlamento lo elige general el 30 de agosto de 1939 por 204 votos de un total de 231. Se mantuvo en el puesto de comandante en jefe del ejército hasta el 20 de agosto de 1945.

Murió el 7 de abril de 1960 en Pully.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo