Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

ABB, otra empresa suiza en crisis

ABB sigue acumulando pérdidas.

(Keystone Archive)

Continúa la serie negra que afecta a los baluartes de la economía helvética. Preocupación en los medios financieros y laborales.

Las dificultades de ABB traerán nuevos despidos, el cierre de filiales y más pérdidas en la Bolsa para los inversionistas.

El consorcio sueco-suizo anunció este jueves una pérdida de 183 millones de dólares en el último trimestre de este año, lo que provocó una inmediata caída de los valores bursátiles de la sociedad. Esta mañana acción se cotizaba a sólo 1,41 francos, contra 5 francos la semana pasada.

El presidente ejecutivo de la transnacional, Jürgen Dormann, anunció nuevas reducciones de costos, y un "plan de reestructuración" laboral que implicará el despido para 12.000 trabajadores. También se prevé la concentración de las actividades de las filiales del grupo.

ABB está presente actualmente en el sector de la petroquímica, gas, electricidad, y automatización industrial de maquinarias. El plan de reestructuración prevé separar las unidades relacionadas con el petróleo, lo que a juicio del presidente, permitiría ahorrar 800 millones de dólares.

Preocupación en medios financieros

El anuncio de los malos resultados financieros de ABB provocó de nuevo la alarma en los medios económicos helvéticos. No es para menos, después de la quiebra de Swissair y de otras empresas claves para la economía nacional, existe preocupación por el efecto de dominó que se está registrando semana tras semana.

El caso de ABB es el de una empresa nacional transformada en multinacional empujada por el proceso de fusión que impuso el nuevo orden mundial, con la liberalización de los mercados.

El grupo nació de la fusión en 1988 de la empresa suiza Brown Bovery and Cie (BBC), con sede en Baden, especializada en la producciones de turbinas eléctricas y material para la construcción de ferrocarriles, y el grupo sueco Asea.

En 1996, ABB realizó una "joint venture" (asociación de capitales) con Daimler Benz, con su sector de equipos para ferrocarriles, sector que pasó finalmente a manos de Daimler Chrysler en 1999. Lo mismo sucedió con la producción de turbinas, vendida a Alstom, que compró después toda la división de maquinarias industriales.

Amianto

ABB conservó la automatización de maquinarias, reforzando su sector de electrónica, y compró en Estados Unidos la sociedad "American Combustión Engineering", empresa que no resultó rentable, y además está envuelta en reclamaciones judiciales, pues expuso a sus trabajadores a la contaminación con el amianto.

Muchos de ellos enfermaron gravemente. Un proceso que aún no termina y se supone que obligará al pago de indemnizaciones millonarias.

Los analistas económicos manifiestan su preocupación en la prensa especializada. Estiman que el futuro de ABB se encuentra en manos de los bancos, de los cuales depende esponjar la deuda actual y acordar nuevos créditos para que el consorcio pueda llevar adelante sus planes de reestructuración.

swissinfo


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×