Navigation

ABB entra en números rojos

La sede central de ABB en Zúrich-Oerlikon. Keystone

El grupo tecnológico helvético-sueco anuncia pérdidas por valor de 55 millones de dólares en el segundo trimestre del 2003.

Este contenido fue publicado el 29 julio 2003 - 10:57

Para recortar costes, ABB decide ceder su sector informático al gigante estadounidense IBM.

Asea Brown Boveri (ABB) cierra el segundo trimestre del 2003 con una pérdida neta de 55 millones de dólares, después de registrar un beneficio de 38 millones de dólares en los tres primeros meses del año.

Los resultados anunciados este martes no se corresponden con las expectativas de los analistas. El déficit se deriva fundamentalmente de la cesión de varias actividades, así como de las pérdidas de capital debidas a una serie de desinversiones.

Aún así, el resultado operacional (EBIT) del grupo aumentó un 14% en el segundo trimestre y la cifra de negocios un 12%, hasta alcanzar los 5.061 millones de dólares (cerca de 7.000 millones de francos).También el volumen de pedidos registró un incremento del 6%, hasta alcanzar 4.929 millones de dólares (cerca de 6.600 millones de francos).

En un comunicado, el presidente del grupo helvético-sueco, Jürgen Dormann, subraya que la empresa ha emprendido el buen camino. Para el conjunto del ejercicio en curso, ABB prevé aumentar el beneficio en un 4%. El objetivo es duplicarlo de aquí al 2005.

Sector informático pasa a IBM

Este lunes (28.07), ABB anunciaba la cesión de la casi totalidad de su sector informático al gigante estadounidense IBM. ABB desembolsará 1.100 millones de dólares y cederá más de 1.200 empleados a IBM, según los términos del acuerdo suscrito.

El contrato por un periodo de diez años se inscribe en la estrategia de ABB, que pretende concentrarse en sus actividades industriales básicas para reducir costes.

El portavoz de ABB, Thomas Schmidt, explica que la externalización del sector informático permitirá al grupo ahorrar 500 millones de francos anuales en los próximos diez años (50 millones cada año).

ABB sólo conserva el 10% de su unidad informática. En Suiza, el sector emplea a 116 personas, pero no todas serán cedidas a IBM. El grupo conservará un pequeño equipo para supervisar y coordinar las actividades con IBM. Thomas Schmidt asegura que no habrá despidos.

Un paso lógico

La colaboración entre ABB e IBM se remonta a fines del 2001, cuando los grupos helvético-sueco y estadounidense firmaron un acuerdo ‘piloto’ por valor de 600 millones de dólares, que afectaba a 510 empleados. A ellos se suman ahora 780 colaboradores, según los términos del nuevo contrato.

En la práctica esto significa que IBM Global Services asumirá la responsabilidad de las operaciones e infraestructuras informáticas de ABB en catorce países de Europa y Norteamérica.

La gestión de los servidores, del sistema operativo, redes, ordenadores personales y del escritorio de ayuda (helpdesk) será competencia de IBM. La cesión de estas actividades está prevista para septiembre.

Amplia reestructuración

Tras verse al borde de la quiebra por falta de liquidez el año pasado, ABB procedió a una reestructuración de fondo. Además de múltiples cesiones de pequeñas unidades, el grupo ha vendido su división financiera.

Asimismo quiere deshacerse de su sector de gas, petróleo y petroquímico (OGP) para reducir una deuda que actualmente se eleva a 8.300 millones de dólares.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.