Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

ABB investiga pensiones indebidas y anuncia cifras rojas

Göran Lindahl, ex director ejecutivo ((izq) y Percy Barnevik, ex director general.

(swissinfo.ch)

El grupo sueco-suizo exige devolución de beneficios excesivos de dos de sus antiguos ejecutivos y da a conocer pérdidas por valor de 691 millones de dólares.

La empresa sueco-suiza ABB (Asean Brown Boveri) informó este miércoles (13.02) que investigaba la atribución de pensiones y otros beneficios indebidos, por un monto de 233 millones de francos suizos (138 millones de dólares), a dos altos ejecutivos: Percy Barnevik y Göran Lindahl.

El consejo de directores de la firma indicó que Barnevik había recibido cerca de 148 millones de francos suizos como jubilación, después de su renuncia en 1996. La pensión de Lindahl y otras indemnizaciones alcanzan la cifra de 85 millones de francos suizos.

El consejo describe la aprobación de los procedimientos para atribuir estas indemnizaciones como insatisfactoria y añade que el grupo exigirá la restitución de las sumas pagadas en exceso. El consejo indicó que discutiría sobre el asunto con los dos altos ejecutivos y que esperaba una solución amistosa.

"No hay duda de que las cifras son sorprendentemente elevadas", explicó a swissinfo Jörgen Centermann, gran patrón de ABB. Sin embargo, no hizo más comentarios al respecto.

Sin dividendos este año

Estas informaciones han sido publicadas cuando la firma ABB ha dado a conocer resultados anuales desastrosos, que incluyen pérdidas por un total de 691 millones de dólares. Este mismo miércoles la compañía sueco-suiza informó que este año no habrá dividendos para los accionistas.

Las pérdidas de ABB se deben en gran parte a los efectos del uso de asbesto en determinados materiales de construcción producidos en Estados Unidos.

El mes pasado la empresa informó que para responder a las demandas de antiguos trabajadores y clientes de una de sus unidades en Estados Unidos tuvo que incrementar sus fondos en 470 millones de dólares durante el 2001.

Jörgen Centermann se refirió además al año 2001 como el más difícil en la historia de ABB y declaró que veía pocos signos de recuperación económica para el 2002.

Aún por eliminar cerca de 5.000 empleos

El director general de ABB dijo que deseaba reducir la deuda en otros 1.500 millones de dólares en los próximos 12 meses. ABB ya ha procedido a la eliminación de 7.200 puestos de trabajo dentro de un programa de reestructuración que contempla la supresión de 12.000 empleos.

Centermann agregó que quería concluir la reorganización tan pronto como fuera posible y que no excluiría ulteriores cambios el año próximo.

"Nuestra mirada se centrará claramente en los rendimientos operacionales, única forma para volver a llevar a la empresa a los buenos resultados que queremos para ella. Estoy seguro de que volveremos a los beneficios sólidos al final de este año", declaró a swissinfo.

swissinfo


Enlaces

×