Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Acuerdo comercial Mercosur-EFTA “Esta apertura no pone en riesgo a los ganaderos suizos”

Hombre con traje oscuro sentado

Dante Sica, ministro argentino de Producción y Trabajo, augura que en dos años el acuerdo entre Mercosur y EFTA estará funcionando plenamente.

(argentina.gob.ar/produccion)

El ministro argentino de Producción y Trabajo, Dante Sica, confía en que los Parlamentos de los países miembros de EFTA y Mercosur aprueben cuanto antes el acuerdo comercial que acaban que concluir. Un acuerdo que Sica califica de muy “beneficioso y equilibrado”.

Mientras el bloque sudamericano integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay comienza a prepararse para el desafío que implica asociarse con los miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTAEnlace externo) –Suiza, Islandia, Noruega y Liechtenstein, cuatro de las economías más desarrolladas y competitivas a nivel mundial–, los ‘hermanos mayores’ de MercosurEnlace externo atraviesan momentos complicados.

Argentina, porque en medio de un año electoral está azotada por un índice de inflación que en lo que va de 2019 acumula un 25,1% y una interanual de 54,4% (según IndecEnlace externo) y porque con una economía cuasi dolarizada, la apreciación de la divisa estadounidense cotiza a más de 50 pesos la unidad, licuando salarios y devaluando el poder adquisitivo.

Y Brasil, porque la gravedad de los incendios que se extienden por el Amazonas han elevado la tensión entre los líderes mundiales y el gobierno de Jair Bolsonaro. Todo esto, sumado a las desafortunadas declaraciones que el mandatario brasileño realizó sobre el primer ministro francés Emmanuel Macron y su esposa, podrían complicar el acuerdo concluido con la Unión EuropeaEnlace externo (UE) en junio pasado. El 24 de agosto, Macron acusó a Bolsonaro de mentir sobre los compromisos medioambientales que Brasil asumió en el G-20 de Osaka, razón por la que Francia se opone a la ratificación del acuerdo de libre comercio UE-Mercosur.

“Comenzamos las negociaciones en el año 2016, donde ya veníamos bastante avanzados y acelerando la negociación con la UE, lo que nos permitió tener una base mucho más amplia. El cierre con la UE y el avance de estos últimos años nos permitió un desarrollo más dinámico con los países de EFTA”, declara a swissinfo.ch el ministro argentino de Producción y Trabajo, Dante SicaEnlace externo.

Campesinos preocupados frente al libre comercio Las granjas de Sudamérica juegan en otra liga

Los ganaderos suizos están inquietos ante la posibilidad de que se firme un Tratado de Libre Comercio con Mercosur, bloque económico integrado por ...

Las demandas de las partes garantizan el equilibrio

Los agricultores suizos se sienten en clara desventaja frente a la industria agroalimentaria de Argentina y Brasil. ¿Se han tenido en cuenta estas preocupaciones? ¿Se han tomado medidas concretas para protegerlos frente a lo que consideran una desventaja competitiva?

“Esta apertura no pone en riesgo a los productores ganaderos de Suiza. Por el contrario, creo que genera una oferta más competitiva para los propios consumidores de la región”, responde el ministro Sica.

“En general el sector agrícola europeo siempre ha visto como a un fantasma la competitividad de Argentina y Brasil. Sabemos que estos acuerdos después tienen que pasar por el Congreso [Parlamento], por lo tanto ese nivel de demandas y concesiones siempre es un tema que está bastante equilibrado”, precisa.

Argentina está consolidando la apertura económica

Las negociaciones entre EFTA y Mercosur comenzaron en 2017 y se celebraron 10 reuniones bilaterales hasta alcanzar un acuerdo el pasado viernes.

“Uno de los principales objetivos del Gobierno del presidente Mauricio Macri ha sido potenciar la integración de Argentina al mundo y hemos logrado importantes avances para ocupar un lugar en el escenario internacional”, explica a swissinfo.ch Marisa BircherEnlace externo, secretaria de Comercio Exterior del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación.

Marisa Bircher, secretaria de Comercio Exterior.

(argentina.gob.ar/produccion)

Y en las negociaciones, asegura, se alcanzaron consensos que tuvieron en cuenta todas las posiciones arancelarias y todos los sectores productivos.

“Mercosur es uno de los principales exportadores mundiales de productos agroindustriales, y tiene un importante desarrollo industrial y de manufacturas con alto valor agregado”, precisa.

Además, “el Acuerdo de Asociación Estratégica logrado a fines de junio pasado entre Mercosur y la UE, sumado al de EFTA, consolida la integración del bloque con las economías europeas, cubriendo prácticamente la totalidad de ese mercado”.

Bircher se muestra muy optimista con el cierre de este acuerdo, ya que los países miembros de EFTA poseen un ingreso per cápita elevado (82 000 dólares) y este bloque se posiciona en el quinto lugar del ranking mundial de comercio de servicios y en el noveno por su participación en el comercio de bienes.

Asimismo, la secretaria de Comercio Exterior destaca que Mercosur y EFTA constituyen en conjunto la principal fuente de inversión extranjera para Argentina, con un valor acumulado que supera los 37 000 millones de dólares.

El desafío más inmediato

El ministro Sica reconoce que el desafío más inmediato es conseguir la aprobación en los Parlamentos de los respectivos países.

“Una vez que aprobemos el acuerdo con la UE, no creo que sea complicado conseguir la aprobación [de EFTA], ya que es [un acuerdo] complementario”, afirma. El mayor desafío, en su opinión, será mantener el programa de reformas con objeto de que Argentina gane en materia de competitividad.

“Todos estos mercados nos desafían mucho. Son mercados de alto poder adquisitivo donde se compite más por calidad que por precio, pero que también requieren que nuestros productores adapten su demanda, mejoren sus costos, su competitividad y que se adapten a las normas que estos países requieren”, explica.

Sica es consciente de que aún hay que ajustar muchas cosas para poder competir con los socios europeos. Sabe también que los “mercosurianos” tienen que generar una fuerte reducción de costos.

Para resolver el desafío del transporte en Argentina, apuesta por el programa de inversión previsto hasta 2025 y que aspira a que el 25% de las cargas que hoy se transportan se hagan por ferrocarril (actualmente el 96% se traslada en camiones).

Sobre el tema de las pequeñas y medianas empresas (pymes), sector que está seriamente resentido en Argentina, el ministro asegura:

“Ambos acuerdos tienen un cuidado muy especial para que todos los instrumentos y las herramientas de apoyo que tenemos para las pymes continúen vigentes”.

Políticas de Estado

El ministro espera que se pueda vencer el flagelo de la inflación en Argentina, un mal que castiga al país desde hace décadas. Confía en que la inflación vivirá “un proceso descendente” en la medida en la que el programa antiinflacionario del gobierno pueda ir controlando la evolución de los precios y de las variables que generan los incrementos.

Las elecciones presidenciales en Argentina está previstas para finales de octubre y no está descartado que haya un cambio de gobierno. Aun así, Sica cree en estos acuerdos y considera que son políticas a largo plazo.

“La importancia de estos acuerdos trasciende una administración. Nosotros pensamos que estos acuerdos de integración internacional tienen que ser políticas de Estado”, sostiene.

“Argentina ha vivido en las últimas décadas cerrada sobre su propio mercado. Todos estos acuerdos que estamos logrando generarán en el corto y mediano plazo beneficios de inversión, mayor integración y mayor empleo”, dice. Y el ministro augura que en dos años los acuerdos estarán funcionando plenamente.

swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes