Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Afición futbolística solidaria con el pueblo argentino

Uno de los hinchas saltó la grada para izar la bandera argentina y fue expulsado del campo.

(Keystone)

Durante el encuentro en Ginebra entre las selecciones de Argentina y Camerún se recordó la crisis que vive aquel país.

Argentina con todas sus estrellas - a excepción de Batistuta y Crespo - y Camerún con las suyas, midieron sus fuerzas en el partido amistoso disputado anoche (27.03.) en el estadio ginebrino de Charmilles, a dos meses del Mundial de Fútbol que este año comparten Corea del Sur y Japón.

El duelo deportivo concluyó con un agónico empate a dos logrado por los campeones africanos casi al final del partido, marcado por diferentes muestras de cercanía con la compleja situación social que vive el país latinoamericano en la tribuna de los seguidores argentinos.

Pancartas y consignas

'Menem es mafia' o 'FMI go home' son algunos de los textos que aparecían en una decena de pancartas y banderolas alzadas por los hinchas del equipo albiceleste, ante los ojos atentos de un grupo de policías que controlaba el sector y exigía que las mismas fueran desmontadas por tratarse de "mensajes de contenido político".

Durante el descanso, un numeroso grupo de argentinos, latinoamericanos y suizos solidarios entonó consignas que denunciaban el modelo económico imperante en Argentina.

"El que no salta es un neoliberal" ; "Salta, salta, salta, pequeña langosta, que Duhalde y De la Rúa es la misma... " o "Piquetes, cacerolas, la lucha es una sola", se escucharon decenas de veces en la tribuna, al ritmo de los bombos tradicionales que caracterizan a la afición futbolística.

Manifestaciones de solidaridad

La convocatoria a un 'cacerolazo en el estadio de Charmilles' se lanzó espontáneamente el pasado sábado (23.03.), durante una manifestación de apoyo a las protestas sociales en Argentina promovida por varias organizaciones suizas y latinoamericanas, entre ellas Memoria Viva, Hijos, el Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo y Acción Global de los Pueblos.

Esa movilización, que contó con más de 500 participantes según las cifras brindadas por los organizadores, recorrió las calles ginebrinas en un clima de fiesta y solidaridad con un país latinoamericano pocas veces visto en los últimos años.

El último sábado (23.03.) se celebraron actos de protesta también en Lausana, Friburgo y Zúrich, en los que se denunció el comportamiento de algunos bancos suizos en la actual crisis financiera argentina.

Un día antes, un grupo de activistas del Movimiento por el Socialismo se manifestó frente a la sede de Nestlé, en Vevey, para exigir que la multinacional distribuya sus productos en Argentina a precios calculados en pesos, lo que conllevaría un abaratamiento de los artículos alimentarios.

Nuevo despertar de la solidaridad helvética

Luego del repudio a las dictaduras de Chile, Argentina y Uruguay en los años setenta, del apoyo a Centroamérica en los ochenta y al zapatismo en el primer lustro de los noventa, el movimiento suizo de solidaridad con América Latina vivió un particular proceso de aletargamiento o bien de incorporación al movimiento antiglobalización.

Las movilizaciones de las últimas semanas en apoyo a las protestas sociales en Argentina y a sus principales actores marcan un nuevo despertar de la tradicional solidaridad helvética con un país específico.

Sergio Ferrari


Enlaces

×