Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, en un mitin de campaña de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) en Munster el 22 de agosto de 2017

(afp_tickers)

"Merkel o Merkel ¿la única opción para Alemania?". Este tema de la principal emisión política del domingo ilustra el ambiente reinante a un mes de las legislativas, en las que la canciller alemana aspira a un cuarto mandato.

"Ningún deseo de cambio ni nada por el estilo. A los alemanes les va demasiado bien como para que se desarrolle una real insatisfacción frente al gobierno", afirma esta semana, casi lamentándolo, el diario conservador Die Welt.

La canciller, de gira hasta el 24 de septiembre por medio centenar de ciudades, parece saberlo y -fiel a su reputación- no toma ningún riesgo, evita las promesas precisas y se presenta como la garante de la estabilidad en un mundo de crisis tras las conmociones electorales del Brexit y de Donald Trump.

Y repite que, pese a llevar 12 años en el cargo, su motivación sigue intacta: "Estoy totalmente concentrada para ganar, para que la CDU gane".

Los sondeos siguen invariables. Los socialdemócratas (SPD), de Martin Schulz, con un 22-25% de intenciones de voto, están hasta 18 puntos por detrás de la unión conservadora CDU-CSU, de Angela Merkel (38-40%), cifras muy similares a las de la elección de 2013.

Schulz dice sin embargo que "luchará hasta el último minuto". Y la última encuesta del instituto Allensbach para el Frankfurter Allgemeine Zeitung puede reconfortarlo: el 46% de los interrogados está indeciso, 7 puntos más que en la misma época de 2013.

- Schulz "puede lograrlo" -

El SPD, hoy aliado a la CDU en el seno de la "GroKo" (gran coalición) en el poder, sueña con una corta victoria y denuncia las desigualdades sociales, amparándose en el carisma de Martin Schulz, considerado más humano que la canciller.

"Martin Schulz es directo con la gente, tiene una posición clara, un lenguaje claro, un rumbo claro", subraya el presidente de los diputados SPD, Thomas Oppermann, en la prensa regional.

"Empezamos la remontada, el SPD quiere más del 30% y con Martin Schulz lo conseguiremos", asegura.

Schulz atacó el martes en un mitin en el norte del país: "Contrariamente a lo que dice Merkel, siempre hay alternativa".

En cambio, la canciller ni siquiera pronuncia el nombre de su adversario.

Pero los socialdemócratas se enfrentan a un dilema: ¿como diferenciarse de la canciller con la que están gobernando en alianza, sin por ello renegar de un buen balance económico?

Además, sobre los aspectos más controvertidos del último mandato de Merkel, el SPD no podría objetar nada. Era favorable a acoger a más de un millón de refugiados desde 2015 y los propios socialdemócratas están igualmente implicados en el escándalo de las emisiones contaminantes de los automóviles.

"Alemania va bien cuando el SPD está en el gobierno (...), pero Alemania puede ir mejor con un canciller socialdemócrata", alega no obstante Schulz, expresidente del Parlamento Europeo.

- ¿Qué mayoría? -

En este contexto, los adversarios más radicales de la canciller están resignados, como los populistas de derecha del AfD, que esperaban hasta hace algunos meses robarle suficientes votos a la CDU para obligar a Merkel que deje el poder.

Alice Weidel, cabeza de lista del partido, admite así que "según los pronósticos y los sondeos para las legislativas del 24/9, Merkel se va a quedar".

El orden de llegada y los resultados de los pequeños partidos son la gran incógnita de la elección y probablemente determinarán al final el perfil del nuevo gobierno.

¿Habrá GroKo, gran coalición? ¿Los liberales del FDP se impondrán como socios de Merkel? ¿La prevista entrada de AfD en el Bundestag complicará la formación de una mayoría?

Estos interrogantes tendrán respuesta tras el 24 de septiembre. Y quizá haya que esperar largas negociaciones entre partidos. Mucho dependerá de la opción que decidan los socialdemócratas.

"Nada parece indicar que el SPD pueda alcanzar (a la CDU-CSU) (...) Si el SPD no quiere una nueva GroKo, debe prepararse para estar en la oposición", resume en Bild el presidente del instituto de sondeos INSA, Hermann Binkert.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP