Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de EEUU, Barack Obama, saluda al público a su llegada a la Catedral de La Habana, el 20 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El presidente estadounidense, Barack Obama, inició este domingo una visita histórica a Cuba, uno de los últimos bastiones del comunismo y país con el que desea pasar la página de la Guerra Fría, aunque poco antes de su arribo decenas de disidentes fueron detenidos por varias horas.

Obama, a quien acompañan su esposa Michelle y sus dos hijas, fue recibido en el aeropuerto José Martí por el canciller Bruno Rodríguez.

"¿Qué bolá, Cuba?, escribió en Twitter, recurriendo al popular saludo cubano. "Apenas aterrizo, quiero encontrar y escuchar de primera mano al pueblo cubano", agregó.

Obama es el primer presidente de Estados Unidos en 88 años que pisa la isla.

Con esta visita quiere sellar el restablecimiento de relaciones logrado en 2015 y reforzar la imagen de un Estados Unidos diferente al que por décadas promovió intervenciones y consideró a América Latina como su patio trasero.

Antes de dejar la presidencia, a inicios de 2017, Obama debe asegurarse de que sus avances con Cuba no puedan revertirse, sea quien sea su sucesor en la Casa Blanca.

Como primera actividad, Obama se reunió con el personal diplomático de la embajada, reabierta en agosto pasado.

"Esta es una visita histórica y una oportunidad histórica", dijo. "Tener una embajada significa que podemos con mayor eficacia promover nuestros valores y nuestros intereses, y también entender mejor" las preocupaciones de los cubanos.

- Escuchar a los disidentes -

Pero sus intenciones en este viaje pueden verse empañadas por la detención durante varias horas, poco antes de su llegada, de decenas de opositores del grupo Damas de Blanco.

Los manifestantes se habían concentrado cerca de una iglesia para reclamar respeto a los derechos humanos, como suelen hacer cada domingo.

Danilo Maldonado y Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, estaban entre los detenidos que fueron acorralados por agentes de seguridad y grupos a favor del gobierno comunista y llevados en vehículos fuera del lugar.

Maldonado, Soler y su esposo, el expreso político Angel Moya, quedaron en libertad hacia las 20H00 locales (00H00 GMT del lunes), confirmó la propia dirigente en una conversación telefónica con AFP, aunque indicó que otros disidentes aún seguían detenidos.

"Obama está siendo cómplice de un gobierno, de una dictadura", había dicho Maldonado a la AFP una hora antes de ser detenido.

El lunes, Obama se encontrará con Raúl Castro para abordar, entre otros, el sensible tema de los derechos humanos, y al día siguiente tiene previsto conversar con disidentes en este país de partido único.

Soler es una de las invitadas a ese encuentro.

Ese mismo día, Obama dirigirá un discurso al pueblo cubano que será trasmitido en directo por la televisión.

- En La Habana Vieja -

Este domingo al atardecer, bajo la lluvia y extremas medidas de seguridad, la familia Obama emprendió una visita por La Habana Vieja, el hermoso casco colonial de la capital.

Al cabo del recorrido, el presidente sostuvo un encuentro con el cardenal Jaime Ortega, en la catedral.

Ortega fue facilitador del acercamiento que llevó al restablecimiento de las relaciones entre Washington y La Habana.

Entre los escasos cubanos que se acercaron a ver pasar a Obama estaba Ariel Hernández, un ingeniero civil de 42 años. "Creo que me dejaron estar aquí porque, con mi mochila, me confundieron con un turista", dijo a la AFP.

"Llegó Obama, qué bien, esto es un momento histórico. El clima podrá estar en contra y aguar su paseo, pero los cubanos estamos a favor de esta visita porque dará un impulso a esta nueva relación", comentó Daynei Abreu, de 29 años, dueña de uno de los negocios ubicados en torno a la embajada.

- Apertura pese al embargo -

Aunque no puede anular el embargo económico contra Cuba vigente desde 1962, pues es una atribución del Congreso que domina actualmente la oposición republicana, Obama ha decretado una serie de medidas de alivio a las restricciones.

El levantamiento del embargo, que cada año es solicitado por Naciones Unidas, es también la principal demanda de Cuba, que le atribuye buena parte de sus penurias económicas.

Además, las empresas estadounidenses están ávidas por hacer negocios en Cuba. El sábado, la cadena Starwood (Meridien, W, Westin y Sheraton) anunció un acuerdo para abrir dos hoteles de lujo en La Habana antes de fin de año.

También el portal Airbnb obtuvo autorización de Estados Unidos para ampliar sus operaciones en Cuba.

- Sin cambiar lo esencial -

Del lado cubano se asegura que con Obama no habrá debate sobre la situación interna.

"Nadie podría pretender que para avanzar hacia la normalización de relaciones Cuba tenga que renunciar a uno solo de sus principios", enfatizó el canciller Rodríguez.

Según la Casa Blanca, está descartado un encuentro de Obama con el líder Fidel Castro, alejado del poder desde 2006 por motivos de salud.

Obama visita Cuba cuando falta un mes para el Congreso del Partido Comunista, único en Cuba y que decide la cúpula de mando.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP