Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos partidarios de la candidata a la presidencia de Francia por el ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, colocan un cartel el 14 de abril de 2017 en Dieppe

(afp_tickers)

Si la líder de extrema derecha Marine Le Pen o el centrista Emmanuel Macron se convierten en mayo en presidente de Francia cabe preguntarse si serían capaces de conseguir una mayoría parlamentaria para poder gobernar.

Los sondeos pronostican que Francia podría elegir el 7 de mayo a un presidente que no pertenezca ni a la derecha ni a la izquierda tradicional por primera vez desde que se proclamó la Quinta República en 1958.

Por lo general, los franceses otorgan al presidente electo una mayoría parlamentaria para poder gobernar en las elecciones legislativas que se celebran pocas semanas después de las presidenciales.

Pero este año, ninguno de los dos grandes partidos de izquierda y derecha que se alternan en el poder -el Partido Socialista y Los Republicanos- superaría la primera ronda del 23 de abril.

Las elecciones legislativas en Francia son consideradas una "ratificación" del resultado presidencial, pero este año podría ser diferente, predijo Pascal Perrineau, politólogo de Sciences Po.

Ni Macron ni Le Pen, que encabezan las encuestas, tienen por el momento "ni un principio de mayoría", señaló este analista. "Cuando un presidente no tiene mayoría, es como una elección inacabada", agregó.

Además de Le Pen y Macron, el líder de la izquierda radical, apoyado por los comunistas, Jean-Luc Mélenchon, que ha registrado en las últimas semanas una subida notable en los sondeos, también tendría que luchar para conseguir una mayoría parlamentaria.

- Negociaciones -

Las negociaciones comenzarían inmediatamente después de la publicación de los resultados de las presidenciales, con partidos que intentarán alcanzar acuerdos entre sí para maximizar sus probabilidades en las elecciones legislativas del 11 y 18 de junio.

El conservador François Fillon aparece actualmente como el único candidato que podría conseguir fácilmente una mayoría parlamentaria si se alza con la presidencia pese a sus problemas judiciales.

Su partido, Los Republicanos, selló una alianza con el centrista UDI en más del 90% de los 577 distritos electorales de Francia.

"Si soy elegido, tendré una mayoría parlamentaria, lo que no sería el caso de Macron ni Le Pen", señala repetidamente Fillon, que perdió su condición de favorito salpicado por un escándalo de presuntos empleos ficticios.

Pero el pronóstico más extendido actualmente predice que Le Pen y Macron pasarían a la segunda vuelta y que éste último ganaría en el duelo final.

Macron, ministro de Economía del presidente saliente, el socialista François Hollande, se lanzó a la presidencia como candidato independiente tras formar su movimiento En Marcha!, "ni de derecha ni de izquierda", hace apenas un año.

Puede contar con el apoyo de algunos socialistas, así como de algunos miembros del partido conservador Los Republicanos, y del pequeño partido centrista Modem, con el que ha formado una alianza.

Macron, que ha prometido que la mitad de su lista de candidatos para las elecciones legislativas serán nuevos rostros, afirma que la cuestión de saber si puede o no obtener una mayoría "no es algo que le preocupe".

"No tengo duda de que el pueblo francés será coherente con su elección y nos dará los medios para gobernar", estima.

- Incógnita FN -

Otra incógnita es saber cuántos parlamentarios tendrá el ultraderechista Frente Nacional. Los analistas prevén un aumento considerable respecto a los comicios de 2012, en los que obtuvo apenas dos escaños.

Si Marine Le Pen triunfa en las presidenciales, tendría que atraer a legisladores fuera de su partido para conseguir una mayoría, aunque sea relativa, en el Parlamento.

El vicepresidente del Frente Nacional, Louis Aliot, espera reunir "una mayoría de ruptura", en torno a su programa, que incluye la renegociación de los tratados con la Unión Europea (UE) y la convocación de un referéndum sobre la adhesión de Francia a la UE en sus primeros seis meses de Gobierno.

Entre bastidores, el Frente Nacional ya ha comenzado a preparar el terreno, con la esperanza de atraer a una veintena de diputados de derecha, lo que inquieta al partido Los Republicanos, que ha advertido a sus miembros de que cualquier acuerdo con el FN significaría una exclusión inmediata.

Por su parte, los socialistas esperan ganar un número de escaños considerable en el Parlamento, incluso si su candidato, Benoît Hamon, sale derrotado, como pronostican todas las encuestas.

"En las legislativas, la notoriedad local cuenta. La gente me dice que votarán 'útil' por Macron en las presidenciales, pero me darán su voto en junio", explica el diputado socialista Michel Pouzol.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP